ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora inicia la ley seca y todo sobre los comicios de este domingo
Economía

Ahorros: Los ocho errores más comunes en las finanzas personales

Un buen reto o meta para el año próximo año es aprender a manejar tu dinero.

La Republica
Ahorros

La llegada del nuevo año siempre implica plantearse nuevos retos. En un país como el nuestro, en el que es necesario mejorar el nivel de educación financiera de la población, una buena resolución para el año 2020 es aprender a manejar las finanzas personales.

Por eso, revisemos cuáles son los ocho errores más comunes que se suelen cometer en el manejo del dinero personal y las recomendaciones que hace BBVA.

No realizar presupuestos mensuales

Comparar los ingresos y gastos personales o familiares permite conocer la realidad económica a la que nos enfrentamos. El presupuesto permitirá saber cuáles son los conceptos que conforman esos gastos y, ante alguna necesidad de ajuste, será más sencillo identificar de cuál se puede prescindir.

No hacerlo generará preocupaciones ante la aparición de pagos inesperados.

No construir un fondo de emergencia

Tener un “colchón” de dinero es una necesidad para estar preparados ante imprevistos (electrodomésticos malogrados, una enfermedad grave, un robo, etc.). No tener este respaldo nos obligará a pedir préstamos o utilizar la tarjeta de crédito, con lo que el monto a pagar aumentará por los intereses.

Realizar compras innecesarias

Caprichos en el supermercado, gastos en ropa que no son necesarios, un nuevo smartphone solo por tener el último modelo. Estos son ejemplos de compras de las que se pueden prescindir y nos permitirán tener una mejor organización de nuestros gastos y ajustarnos a nuestros ingresos.

No pensar en el futuro

La jubilación se ve muy lejana para aquellos que recién ingresan al mercado laboral. Muchos no piensan en esa posibilidad y es probable que enfrenten problemas al encontrarse con ingresos más bajos y varios gastos fijos (por salud, sobre todo).

Para evitar esta situación, es conveniente desarrollar una forma de ahorro que permita contar con un buen fondo complementario y disfrutar con tranquilidad de esta etapa de la vida.

No invertir

“El dinero no debería estar quieto”. Es una clásica recomendación de los especialistas: rentabilizar el ahorro. No es una tarea sencilla y requiere dedicarle tiempo o seguir los consejos de un asesor.

Es importante entender las diferentes posibilidades (depósitos, bolsa, fondos de inversión) y sus respectivos grados de riesgo, para elegir el más conveniente y obtener las ganancias que esperamos.

Tener una sola fuente de ingresos

Crecer profesionalmente en una empresa llena de satisfacción, pero no conviene dejar que se convierta en el único ingreso familiar. Siempre está presente la posibilidad de perder el trabajo o tener que asumir más gastos.

Por ello, es recomendable ver qué cuáles son los posibles nichos para obtener ingresos extra. La docencia o un emprendimiento son algunas alternativas que podrían ayudar a conseguir dinero extra que complemente el ingreso principal.

Abusar de los créditos

Obtener un crédito para financiarse es una buena idea, siempre y cuando sea planificado. Utilizar este método como alternativa para pagar deudas de forma constante y sin control nos empujará a un espiral de deudas del que cada vez será más complicado salir.

‘Hobbies’ descontrolados

Es normal tener una afición: coleccionar algo, ir a conciertos, viajar, etc. Sin embargo, esto no significa comprar sin control. Una buena práctica podría ser determinar un presupuesto anual exclusivo para nuestros “hobbies”, que esté de acuerdo a nuestras posibilidades económicas.

De esa forma sabremos que lo gastado no afectará otros pagos y disfrutaremos más de ese pequeño capricho.