Columna de Patricio Quintanilla

¿La informalidad puede ser positiva?

La informalidad comprende varios aspectos de la vida económica, siendo el laboral el más analizado, desde que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) acuñara este concepto en 1972.

La República
17 Nov 2019 | 10:02 h

Patricio Quintanilla Paulet

Rector U. La Salle

Comprendo que la pregunta del texto pueda ser polémica o que la respuesta parezca obvia; sin embargo, antes de tener una posición concluyente, debemos analizar el tema.

La informalidad comprende varios aspectos de la vida económica, siendo el laboral el más analizado, desde que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) acuñara este concepto en 1972, con énfasis en los derechos de los trabajadores, lo cual evidentemente es válido.

PUEDES VER: Menor crecimiento, mayor pobreza

Otra manera de enfocar el problema, es la informalidad de las micro y pequeñas empresas, con impacto tributario.

Informalidad laboral

Por la propia naturaleza de la OIT, esta es su principal preocupación, por cuanto los trabajadores en condición de informalidad no cuentan con los derechos, beneficios ni protección de un régimen de acuerdo a ley, lo que debilita su situación.

Cabría preguntarnos la razón de este tipo de informalidad. La primera respuesta son los sobrecostos laborales de la formalidad; en promedio, el costo que asume la empresa por un trabajador formal es aproximadamente del 45% sobre el salario pagado, lo que en algunos casos no puede ser asumido por la empresa, especialmente en las pequeñas, o implica un menor ingreso efectivo para el trabajador para compensar los mencionados sobrecostos.

La alta tasa de informalidad laboral en el Perú, que llega al 70% de los trabajadores, nos lleva a preguntar: ¿cuán importante es la fijación de la remuneración mínima, que solo alcanza a un porcentaje minoritario?, ¿las acciones de supervisión laboral llegan a los empleadores informales?

Informalidad empresarial

Además del aspecto laboral, se encuentran muchas empresas que no están en el sistema tributario, por lo que simplemente no pagan impuestos ni están registradas en los órganos de control. Otra versión de la informalidad es la evasión, que se manifiesta al omitir la entrega de comprobantes de pago, lo que incluye a profesionales con rentas de cuarta categoría (recibos por honorarios).

Esto tiene impacto en la recaudación y, consecuentemente, en la presión tributaria, que es muy baja en el país, lo que lleva al aumento de tasas a los contribuyentes registrados.

Aspecto positivo

Las empresas informales es cierto que no contribuyen con el pago de impuestos, pero permiten generar ingresos a un segmento vulnerable de la población, lo que reduce la brecha de desigualdad en el país.

Estamos viendo la caótica situación de Chile, que, a pesar de tener un ingreso per cápita que es el doble del peruano, tiene un mayor nivel de desigualdad y, al menos por ahora, una mayor conflictividad social.

Como hipótesis de trabajo no comprobada (estamos investigando el tema), podríamos proponer: ¿una mayor tasa de informalidad reduce la brecha de la desigualdad y, en alguna medida, contribuye a evitar desórdenes sociales?

El tema es complejo y debatible, pero es importante su análisis y discusión.

Video Recomendado