Huancavelica, Ayacucho, Huánuco, Apurímac, Pasco, Loreto y Cajamarca se encuentran en un estado serio de hambre.
Huancavelica, Ayacucho, Huánuco, Apurímac, Pasco, Loreto y Cajamarca se encuentran en un estado serio de hambre.

El hambre ataca de forma seria a 7 departamentos

Resultado. Huancavelica lidera lista de zonas con mayor índice de hambre al registrar 24 puntos, según Alliance 2015.

Maricarmen Chinchay
25 Oct 2019 | 8:04 h

Siete departamentos del país se encuentran en un estado serio de hambre al presentar valores por encima de 20 puntos del Índice Global del Hambre (IGH), así lo revela el estudio elaborado por Alliance 2015, integrado por las organizaciones Ayuda en Acción, Cesvi, Helvetas, Hivos y Welthungerhilfe.

Huancavelica, Ayacucho, Huánuco, Apurímac, Pasco, Loreto y Cajamarca se encuentran en un estado serio de hambre en una escala que va entre 0 y 100 puntos.

PUEDES VER Empresas que usan material reciclado ahorran hasta 30%

“Cuanto más alejados del valor cero se encuentra una determinada población, más preocupante es el panorama respecto de la incidencia de hambre. Esto significa que en estos siete departamentos la ingesta calórica en cantidad y calidad es deficiente entre su población y no garantiza salud alimentaria”, señala William Campbell, vocero de Alliance 2015.

De acuerdo con el vocero, el IGH se calcula a través de dos variables, tres dimensiones y cuatro indicadores entre los que figuran niveles de desnutrición aguda y crónica. Estos datos se promedian y se construye el índice.

PUEDES VER The Economist: “Modelo chileno necesita ser reparado, pero no reinventado”

“Trabajamos con datos oficiales que los obtenemos de la encuesta Endes del Instituto Nacional de Estadística e Informática, información que nos permite afirmar que hay una mayor afectación en las zonas rurales, donde el índice de hambre está en 19 puntos y en la zona urbana está en 13,4”, agrega Campbell.

A modo de recomendación, el estudio señala que urge que el Gobierno transforme los sistemas alimentarios, cambiando aquellos patrones culturales que no contribuyan a la sanidad alimentaria, así como continuar con los programas de alimentación complementaria en zonas de emergencia con la entrega de hierro y demás suplementos alimenticios.

Estrategias y diferencias según realidad

“Es un error hacer políticas basadas en indicadores nacionales sesgados que esconden una realidad subnacional alarmante, además de diferencias socioeconómicas”, recomienda el estudio, esto se explica porque los problemas del malnutrición o mortandad en los territorios más alejados, desconectados o donde el Estado tiene poca presencia o no llega, son muchas veces el doble o el triple de lo que suelen mostrar los indicadores a nivel general.

Video Recomendado