Perros

Siete lecciones empresariales que podemos aprender de los perros

En el mundo de los negocios, la productividad y las cualidades laborales curiosamente coinciden con el comportamiento canino.

Economía LR
20 Oct 2019 | 16:50 h

En el mundo de los negocios el ámbito laboral podría equivaler a distintos campos, como el de los canes. Aunque suene incluso, más ridículo, podemos aprender sobre aspectos empresariales con ellos.

Según la revista de negocios, Forbes, estas son las siguientes lecciones de los perros, los cuales, podrías estar ignorando:

PUEDES VER: Consejos para comprar el mejor pasaje de avión

Todo el mundo necesita tiempo para jugar

Ser el perro no puede ser solo cuidar de la casa y proteger a las personas. Al igual que en el trabajo no puede ser siempre todo serio o vendrá el estrés.

Si quieres que tu equipo de lo mejor sí mismo cuando lo necesitas, dales espacio para divertirse y dar paso a la creatividad. Dales la oportunidad de entrenar sus habilidades y probar nuevas ideas. Disfruta de la innovación.

Todos necesitamos comer bien y hacer ejercicio

No puedes encerrar a un perro todo el día y esperar resultados positivos, todos necesitamos equilibrio. Si solo trabajamos y no jugamos, los trabajadores no somos felices.

Todos necesitamos tiempo para ir al gimnasio, para nuestras familias, nuestros intereses fuera del trabajo. Esto hace que los trabajadores aumenten su productividad.

Algunos cachorros necesitan más tiempo de entrenamiento que otros

Algunos perros son muy ágiles y cogen la pelota al vuelo en el primer intento, o simplemente saben hacer un montón de trucos. Otros necesitan más ayuda, es comprensible, por eso existen líderes y mentores.

Con paciencia y persistencia, la mayoría de las personas aprenden a dominar una habilidad, pero cada una se acerca a ella de forma distinta. Identifica lo que motiva a tus trabajadores y trabaja con ello.

Todos tienen diferentes habilidades

Lo has intentado mil veces, y tú perro no te devuelve la pelota. Sin embargo se sienta cuando se lo dices, y se hace el muerto como nadie

En la oficina, algunas personas son muy buenas con los detalles, otras resolviendo problemas, otras motivan a las personas. Encuentra las habilidades de tus trabajadores y mejóralas al máximo.

Puedes enseñar nuevos trucos a un perro viejo

Es triste ver como observan los perros más viejos a los cachorros. A lo mejor ya no tienen el entusiasmo que tenían hace unos años, pero tienen mucha sabiduría, e ignorarles supone privarnos de una gran experiencia.

Presta atención, no pases por alto su lealtad y toda su experiencia, esto hará crecer su entusiasmo. A veces, solo necesitan sentirse apreciados.

Todos cometemos errores

A veces es un problema de entrenamiento, otras veces un exceso de entusiasmo. No todos conseguimos hacerlo todo bien a la primera. Lo mejor es que tu equipo sienta seguridad ante el fracaso. Así es como aprenderán y crecerán.

Algunos perros son más bien ovejas negras, pero identificar las razones subyacentes es la clave del éxito

Tristemente, como los humanos, algunos perros te van a mirar fijamente a los ojos mientras hacen pis en la alfombra. Pero aquí es cuando tú tienes que mirar más allá. A lo mejor han tenido una mala experiencia en el pasado, puede que tengan miedo. A lo mejor no están entrenados para hacerlo mejor.

Cuando las personas o los perros se comportan de esta forma, es por miedo o por dolor. Identifica las razones y trabaja con ellas.

Video Recomendado