¿Ya no más Coca-Cola? Consumo de gaseosas y carnes se reduce ante avance del cambio climático

La Republica

Un 16% de la población mundial está emprendiendo acciones para reducir el impacto que tienen su hábitos alimenticios en el medio ambiente.

Publicidad

Los consumidores preocupados por el medio ambiente están bajando sus gastos en carne y gaseosas, y están tratando de disminuir los residuos plásticos. Dicha tendencia se acelerará a medida que aumente la conciencia sobre el cambio climático, según una encuesta mundial publicada el martes. Así lo informó la Agencia Reuters.

Alrededor de un tercio de las personas encuestadas en 24 países de Europa, América Latina y Asia están alarmadas por el cambio climático. De ese grupo, la mitad, o el equivalente a un 16% de la población mundial, está tomando medidas activas para reducir su huella.

PUEDES VER: El cambio climático le podría costar al país hasta US$ 510 millones al 2030

El cambio climático le podría costar al país hasta US$ 510 millones al 2030

La encuesta realizada a más de 65.000 personas mostró que los consumidores en Europa occidental eran más proclives a tratar de reducir su impacto ambiental. En contraste, la mayoría de la población en Asia y América Latina tiene poco o ningún interés en el tema.

Chile es la excepción en la región, ya que es el país con los consumidores más comprometidos con el medio ambiente en el mundo, con un 37% de los encuestados tratando de hacer un cambio activamente.

“Ya estamos viendo pequeñas reducciones en el gasto en carne, bebidas embotelladas y productos como toallitas desmaquillantes”, dijo la empresa de análisis de datos Kantar en un informe sobre la encuesta.

“A medida que los mercados son más ricos, aumenta el foco en problemáticas sobre ambientalismo y plástico. En el futuro podríamos esperar que aumente la proporción de compradores ‘ecoactivos’ en países que experimentan un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI)”, añadió la empresa.

Detrás de Chile, la encuesta ubicó a los compradores de Austria y Alemania, seguidos no muy lejos por los británicos, dijo Kantar. Dicha consultora pronosticó que las ventas de carne fresca en Reino Unido podrían caer hasta un 4% en los próximos dos años si la conciencia ambiental continúa extendiéndose.

“Nuestro estudio muestra que hay una gran demanda de productos ecológicos a precios competitivos y fáciles de conseguir”, dijo la firma de análisis.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU dijo el mes pasado que el consumo mundial de carne debe bajar para frenar el calentamiento global y que los alimentos de origen vegetal podrían contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono.