Economía

De vendedora de hot-dogs a gestora de millones de dólares

Laila Pence nació en Egipto, pero la guerra obligó a su familia a mudarse a Nueva York cuando ella era una niña. Hoy es una de las mejores asesoras financieras de Estados Unidos, según Forbes.

La Republica
Laila Pence

La cadena BBC ha compartido en su portal una gran historia de emprendimiento de quien es hoy considerada como una de las mejores asesoras financieras de Estados Unidos, según Forbes.

Todo comenzó en 1967, en medio de la Guerra de los Seis Días, cuando Egipto, Jordania y Siria unieron sus fuerzas contra Israel. Laila Pence, cuyo nombre de nacimiento es Laila Ibrahim, tenía 12 años en aquel entonces, y cuenta que antes del conflicto su familia tenía “una vida maravillosa” en una “casa muy agradable”.

Sin embargo, la guerra obligó a la familia de Pence a trasladarse de Egipto a Estados Unidos, donde su padre tenía contactos.

Laila y su madre llegaron a Staten Island, uno de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York. Su padre les dio el encuentro un año y medio después, luego de recuperarse de una fractura en el pie.

“Fue realmente un momento bastante difícil”, dice Pence. Ni ella ni su madre hablaban nada de inglés, y como al principio no tenían recursos, tuvieron que compartir una habitación individual con una familia puertorriqueña.

La joven Laila también tuvo que lidiar con los fríos inviernos de Nueva York, mientras viajaba diariamente a la escuela. “Nunca lo olvidaré”, dice. “No sentía mis orejas ni los dedos de los pies por el frío que hacía mientras esperaba el autobús”.

En la escuela, Pence se hizo amiga de una joven que también era egipcia, y esta compañera de clase le ayudó a conseguir un trabajo, vendiendo hot dogs después de las clases en el Ferry de Staten Island. “Después de las cinco en punto, la gente venía corriendo a la sección de comida” en el barco, recuerda.

Durante el viaje en ferry de 25 minutos de regreso a Staten Island, Pence tenía que correr para servirle a los viajeros hot dogs y knishes (un bocadillo similar a un pastel).

El trabajo, donde le pagaban unos 3 dólares por hora, ayudó a la familia a financiar el alquiler. Pence dice que también le sirvió mucho en su posterior carrera en finanzas, porque le enseñó la necesidad de cuidar siempre a sus clientes.

A estudiar finanzas en California

Cuando terminó la escuela, Pence cruzó Estados Unidos para estudiar economía en la Universidad de California, Los Ángeles. Dice que el clima cálido durante todo el año era más adecuado para ella que el severo clima de Nueva York.

Para pagar sus estudios trabajó como camarera y comenzó a aprender cómo manejar los hilos de la planificación financiera. En su último año de universidad, encontró a su primer cliente, quien le dio 20.000 dólares para invertir. En aquel entonces llevaba apenas ocho años en Estados Unidos.

Ese primer cliente la recompensó con una larga relación profesional. “Tuve este inversionista durante 17 años, antes de que falleciera”, recuerda Pence.

De piel oscura, extranjera y mujer

Después de la universidad, la emprendedora se casó con Dryden Pence, y en 1980 formaron juntos su negocio de asesoría financiera: Pence Wealth Management.

“Tengo la piel oscura, soy extranjera y soy mujer. Tres golpes, ¿cierto?”, comenta riéndose. El sexismo lo vivió cuando quedó embarazada en el 2002. Un hombre le dijo que se llevaría su cuenta porque ella iba a estar "demasiado ocupada cuidando a su hijo”.

Pence dice que luego le preguntó a su esposo si él pensaba que perdería más clientes durante su embarazo. “Me dijo: ‘Cualquiera que tenga ese tipo de actitud realmente no debería ser tu cliente’”.

Después de casi cuatro décadas de arduo trabajo, la compañía de Laila y Dryden tiene en la actualidad 1.500 clientes y más de 1.500 millones de dólares bajo su administración.

Y la revista Forbes ubicó a Pence en el cuarto lugar de su ranking de las mejores asesoras financieras femeninas de Estados Unidos. Sin duda su historia es inspiradora.