¿Por qué los inversionistas están comprando más oro?

Los datos económicos hacen prever que las empresas no van a generar las ganancias esperadas ¿Por qué esto genera una mayor demanda del metal dorado?

La República
17 08 2019 | 19:14h

Guerra comercial, caída en los mercados y en definitiva miedo una recesión. Esta es la principal razón que ha llevado a inversores de todo el mundo a dejar de apostar por las compañías que cotizan en las bolsas y a poner su dinero en el oro, informó el portal de la BBC en español.

Es decir, los inversionistas demandan el metal dorado porque los datos económicos sugieren que las empresas no van a generar los beneficios esperados, y por el temor a un cambio de ciclo.

PUEDES VER: Los diez países con mayores reservas de oro en el mundo

Así, los agentes prefieren limitar sus riesgos y su exposición a las bolsas acudiendo a activos que consideran más seguros como el dólar, el franco suizo y el yen, o también la deuda emitida por países como Alemania o Estados Unidos, además del oro.

Otros factores como las tensiones geopolíticas o el escaso valor del mercado de bonos no han hecho más que apuntalar esta incertidumbre.

Con esto en mente, el precio de la onza de oro superó por primera vez en más de seis años los 1.500 dólares, el nivel máximo marcado en marzo de 2013.

Solo en los tres últimos meses y medio ha repuntado desde los 1.270 a los 1.516 dólares en los que cotizó en la sesión de este jueves. Esto supone una subida de casi el 20%.

“El mercado se está preparando para un cambio de ciclo y eso ha hecho que el oro se dispare”, afirma Javier Molina, portavoz de la plataforma eToro.

Los motivos del miedo

En primer lugar, el miedo de los inversionistas se debe a la desaceleración del crecimiento. A escala mundial la economía podría haber entrado ya en una fase de recesión, según la BBC.

La primera señal ha llegado de la mano de un indicador clave: la curva de rentabilidad, como explicamos en este otro artículo: Conoce el indicador económico que puede predecir una recesión.

Por primera vez desde 2007, un año antes de gran crisis financiera mundial, la curva de rentabilidad se ha dado la vuelta. En simple, esto significa que a los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido les sale más barato emitir deuda a 10 años que a dos (pese a que el riesgo es mayor cuanto más tiempo le dejas dinero a alguien).

Este fenómeno es inusual y suele anunciar una recesión o, al menos, una desaceleración significativa en el crecimiento económico a escala global.

“Sin duda, durante este trimestre, el colapso de la rentabilidad de los bonos ha sido el principal impulsor del repunte del oro”, le dice a BBC Mundo Ole Hansen, jefe de estrategia en materias primas del danés Saxo Bank.

Sin embargo, a lo anterior se suma las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, la contracción de de la economía de Alemania en 0,1% en el segundo trimestre del 2019 (afectada por el Brexit) y los resultados de las elecciones primarias en Argentina que hacen prever el regreso del peronismo al poder.

Video recomendado