#ConfíoPerú

“Y resulta que lo digital, reduce costos y simplifica procesos –cuando están bien definidos–”

Maite Vizcarra
09 Jul 2019 | 5:06 h

“¿Y se puede confiar en los peruanos?”, me preguntó uno de los representantes de los varios delegados técnicos que estuvieron presentes en Lima, a propósito de la última cumbre de la “Alianza del Pacífico”. Sí, respondí rotundamente. ¿Fui demasiado optimista? Este es un país con un índice de desconfianza interpersonal alto –al igual que en la mayoría de los países latinoamericanos–, pero es cierto también que, en determinados escenarios, la confianza puede elevarse altamente. La desconfianza explica también los altos niveles de informalidad en la economía –70%–. La informalidad y la desconfianza son caras de una misma moneda, porque si no creo en el sistema, es altamente probable que vea la forma de “sacarle la vuelta”, evadirlo. También es cierto que podemos formalizar de manera indirecta: a través de la digitalización de procesos, pues esto permite hacer seguimiento transparente y eso es un gran incentivo para generar confianza en “algo”, cuando este “algo” sí cumple. El mercado de los taxis y las “apps” es un caso interesante. Ser informal y desconfiado es una solución, porque lo opuesto es o muy difícil o costoso. Y resulta que lo digital reduce costos y simplifica procesos –cuando están bien definidos–. Luego de nuestra final en la Copa América 2019, es probable que lo imposible ya no nos sea tan esquivo. Tenemos que encontrar un “San Gareca” y una selección peruana que capitalice lo digital y consiga ese otro sueño: Más formalidad, más confianza para y por el Perú.

Video Recomendado