Cinco empresas chilenas acumularon más de 400 inspecciones laborales al 2018

La República
h


Saga Fallabella, Cencosud (Wong, Metro, Paris), Ripley, la empresa de productos de higiene Protisa y la empresa de distribución de gas Abastible. Cinco empresas chilenas que operan en Perú y que sostienen sus actividades gracias a la mano de obra peruana.

Estas cinco empresas, en los últimos 4 años, han acumulado un total de 427 informes de inspección laboral realizados por la Sunafil. ¿La razón? Temas vinculados a la libertad sindical, la seguridad y salud ocupacional, despidos entre otros.

PUEDES VER: Comisión de Economía aprobó proyecto que permite que menores de edad tengan cuentas de ahorros

Así lo revela el estudio “Impacto de los Derechos Humanos de empresas chilenas en Perú” elaborado por el Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos EQUIDAD.

Tal como se muestra en la gráfica, Ripley y Cencosud son las empresas que han tenido el mayor número de inspecciones. Además, son aquellas que registran el mayor número de inspecciones que terminaron en sanción.

Para el caso de Cencosud, los comités de seguridad ocupacional en la empresa no funcionan y tampoco sesiona inmediatamente cuando se producen accidentes de trabajo.

La misma situación se vive en Ripley. Se registra que la empresa no cumple con una serie de factores relacionados a la seguridad y salud en el trabajo. Como consecuencia de ello, en el 2014 fue sancionada por Sunafil por no acreditar capacitaciones en técnicas de postura y posicionamiento a trabajadores impulsadores.

El sindicato interno también demuestra que en la empresa se han registrado varios casos de fibromialgia, siendo las trabajadoras mujeres más incidentes.

Otra falta que registran las empresas chilenas son contra la libertad sindical. Para Ripley, por ejemplo, se sostiene que la empresa “no favorece el normal ejercicio de la libertad sindical”.

En el 2013, Ripley decidió prohibir a los trabajadores el uso de un cintillo utilizado como colgador del carnet del trabajador que tenía un diseño particular que distinguían a los trabajadores sindicalizados.

Al respecto, el actual Sindicato Único de Trabajadores de Ripley se encuentra en un largo proceso por que la empresa acepte un pliego de reclamos presentado en diciembre del 2018, en el cual se piden mejoras remunerativas y también optimizar las condiciones de trabajo. Este pliego ya agotó la etapa de trato directo y se encuentra en el Ministerio de Trabajo.

En paralelo, ocurrieron algunos actos que han sido denunciados por los trabajadores como afrentas a su derecho por la huelga. Han sido notificados son suspensiones de uno, dos o tres días por acudir a la huelga. “Nos manifiestan que estamos registrados como trabajadores indispensables, aún cuando esos oficios corresponden a trabajadores que no son sindicalizados. Ripley ha tercerizado todos los servicios que serían considerados como indispensables”, afirmó Hugo Visosa, secretario de organización del sindicato, quien también denunció que la empresa está haciendo pagos de S/80 como beneficio a aquellos trabajadores que no están sindicalizados, lo que para ellos constituye un desincentivo a la colectividad.