Préstamos de particulares, un nicho en expansión

Plataforma_glr

administracionweb@glr.pe

16 May 2015 | 18:30 h

COMPARTIDA. Inversores aportan a fondo que da créditos con bajas tasas a personas con deudas en Estados Unidos.

KEN SWEET, Associated Press. AP
 
Cuando me di cuenta de que estaba pagando seis tarjetas de crédito y no bajaba mi deuda, decidí consolidarla, al igual que muchos consumidores. Visité a mi banco y solicité un préstamo de US$ 15.000, pero el interés que me ofrecía era mayor al que me cobraban las tarjetas.
 
Fue entonces que busqué en internet y descubrí un nicho creciente en la llamada economía compartida conocido como préstamos entre particulares, un sistema donde inversionistas aportan a un fondo que brinda créditos a personas como yo.
 
Primero acudí con la empresa Upstart, quien me prestaba el dinero pero a intereses muy altos. Luego me acerqué a Prosper, la segunda del sector, y en cinco días ya tenía mi dinero. Nunca visité una sucursal u oficina. Y la tasa de interés menor a 9% mejora por mucho el 13% que ofrece mi banco. Pero quería saber más.
 
Este mercado permanece bajo el radar de la mayoría de los reguladores, a diferencia de corporaciones que cotizan en Wall Street como Blackrock o Goldman Sachs. Los préstamos entre particulares ("peer-to-peer lending") todavía necesita ponerse a prueba en caso de crisis y los analistas opinan que representan un gran riesgo para los inversionistas.
 
Decir que es de "particular a particular" es un poco desconcertante. Aunque sí hay particulares que prestan, la mayoría de los recursos provienen de fondos de riesgo, aseguradoras o empresas de inversión, o de asesores acaudalados.
 
Otra empresa en el sector es Lending Club, que comenzó a cotizar en bolsa en diciembre, y espera que sus créditos crezcan 100% año con año. Upstart se especializa en préstamos para deudores jóvenes con historial crediticio limitado, y OnDeck, se enfoca en los pequeños negocios.
 
Los préstamos entre particulares pueden cobrar menos que los bancos tradicionales porque sus gastos son bajos. Y esto también hace bajar sus tasas. Por ejemplo, los créditos de Prosper costaron en promedio 16,8% en 2013 y este año están en 13,3%.