Conoce cómo Singapur pasó de ser una isla pobre a uno de los países más ricos del mundo

La República
h

Conocida como "La perla de Asia", esta pequeña ciudad estado es en la actualidad uno de los mayores centros financieros del mundo. 

Hace apenas medio siglo Singapur no era más que una isla pobre con pocos recursos naturales. Hoy es el cuarto país más rico del mundo, superado por Qatar, Luxemburgo y Macao según el poder adquisitivo de sus habitantes según informó la BBC. 

Esta pequeña ciudad estado, conocida como "La perla de Asia", cuenta con tan solo 5,6 millones de habitantes y es el lugar que más millonarios produce y además el más caro para vivir según un estudio del Economist Inteligence Unit. 

PUEDES VER: Más de 8 millones de peruanos trabajaron en la informalidad durante el último año.

Luego de lograr independizarse de Malasia y dejar atrás el dominio británico, Singapur se convirtió en un estado autónomo liderado por Lee Kuan Yew, quien estuvo a la cabeza por más de 30 años y logró el llamado milagro económico

Lee diseñó un amplio programa de reformas para sacar a Singapur de la pobreza y convertirlo en un país industrializado y moderno bajo un modelo capitalista controlado por el estado. Su ubicación geográfica fue su más grande arma para lograr el desarrollo, ya que le permitió estar un una ruta clave de comercialización entre gigantes como China, India y Asia. 

Singapur inició dedicándose a la producción de manufactura intensiva en mano de obra para exportar a mercados desarrollados. Hacia fines de los 90 entró en una nueva etapa de transformación económica y se convirtió un un centro financiero global y desde ahí no ha parado de crecer. 

Otra de las claves en su desarrollo han sido sus instituciones sólidas y la ausencia de corrupción, además de la capacidad de sus pobladores de hablar chino e inglés. Esto sumado a una gran inversión en vivienda, salud y educación.

PUEDES VER: China: Presidente Xi realza que gigante asiático será más abierta al mundo.

Además, se entregaron incentivos a los inversionistas extranjero para que se instalen en la ciudad, sumado a acuerdos de comercio con Estados Unidos, China, la Unión Europea y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. De esta forma se incentivó el flujo de capital. 

Muchos expertos coinciden en que el sistema educativo de Singapur es la base para que el crecimiento continúe a lo largo de estos años. A esto se añade una muy buena gobernanza y política económica

Cabe mencionar hay algunos desafíos que pueden dictar el futuro de este próspero país. Como el bajo crecimiento de su productividad, el rápido envejecimiento de su población y la desigualdad.