Guerra comercial: Xi Jinping realza que China será más abierta al mundo

Anie Torres
15 May. 2019 | 15:00h

En medio de las tensiones por la guerra comercial que mantiene con Estados Unidos, el mandatario chino aseguró que su país es un "sistema abierto". 

China no se cierra. Por el contrario, su mandatario Xi Jinping, anunció este miércoles, en Pekín, que su país será aún más abierta al mundo, asegurando que la civilización china es un "sistema abierto" que continuamente ha intercambiado y aprendido de otras culturas.

"La China de hoy no solo es la China de China. Es la China de Asia y la China del mundo. En el futuro, China adoptará una posición aún más abierta para abrazar al mundo”, declaró el presidente chino en su primer discurso público desde que se intensificó la semana pasada la disputa comercial con Estados Unidos.

PUEDES VER Guerra comercial: ¿Qué es y cómo afecta al Perú?

“Las civilizaciones perderán vitalidad si los países vuelven al aislamiento y se separan del resto del mundo”, sostuvo. “La gente de los países asiáticos espera alejarse del aislamiento y que todos los países se adhieran al espíritu de apertura y promuevan la comunicación de políticas, la conectividad y el comercio sin problemas”, agregó.

Xi hizo estas declaraciones en un foro en Pekín organizado por el Ministerio de Propaganda, llamado Conferencia sobre el Diálogo de las Civilizaciones Asiáticas. Y aunque no hizo referencia directa a la guerra comercial ni a Estados Unidos, sus declaraciones se enmarcaron en los últimos resultados de su gobierno, que reportó un crecimiento sorprendentemente más débil en las ventas minoristas y la producción industrial de abril.

Cabe recordar que China y Estados Unidos están inmersos en una creciente guerra comercial que tiene a ambos países imponiendo aranceles recíprocos a las importaciones. Por un lado, el gigante asiático anunció el lunes aranceles más altos a una serie de bienes estadounidenses valorados en 60.000 millones de dólares a partir del 1 de junio, en represalia a una decisión de Estados Unidos de aumentar los gravámenes a importaciones chinas por 200.000 millones de dólares.