Riesgo financiero del adulto mayor de la región es del 50%

La República
7 04 2019 | 21:00h

Desprotegidos. Según estudio, si un adulto mayor gasta más del 15% de sus ingresos es considerado un gasto catastrófico que podría llevarlo, inclusive, a la pobreza.

Los gastos que realizan los adultos mayores en salud es, sin lugar a dudas, mayor que la de los jóvenes, tanto así que en muchas ocasiones ese gasto puede llegar a afectar la situación financiera de la persona.

Según el estudio que realizó Daniel Cotlear, exfuncionario del Banco Mundial, sobre la vulnerabilidad financiera de los adultos mayores frente a los gastos en salud en Perú y América Latina, el riesgo que tiene una persona mayor de 60 años es del 50%, encontrándose con dos problemas de desprotección financiera.

PUEDES VER Madre de exsoldado pide ayuda económica en Puno [VIDEO]

El primero de ellos es el "empobrecimiento", ya que si es una persona que se encuentra por encima de la línea de pobreza, al realizar un gasto en salud podría a convertirse en pobre; lo otro que podría suceder es el riesgo "catastrófico", lo cual podría perjudicar la situación financiera de toda una familia teniendo gastos mensuales en temas de salud del adulto mayor.

"El problema en América Latina es que la desprotección financiera es muy grande y está especialmente marcada para los adultos mayores y hasta ahora no existe un reconocimiento de este mal y no existe una política para responder a ello", advirtió Cotlear.

PUEDES VER Estos son los 10 países más desdichados del mundo

Asimismo, según el estudio, se considera que si un adulto mayor gasta más del 15% de sus ingresos es considerado un gasto catastrófico. Entre las cosas que se han hecho para poder resolver este problema fue la creación del Seguro Integral de Salud (SIS), al cual accede la población sin ninguna contribución, y Essalud, al cual se paga para acceder.

No obstante, el estudio advierte que ambos sistemas no son suficientes para poder solucionar el problema, ya que no hay una adecuada atención y los equipos necesarios, además que se generan gastos externos que lo paga el adulto mayor, algo que no debería suceder si se trata de un seguro de salud. Por ello se sugiere que el Estado mida la eficiencia de ambos sistemas.

PUEDES VER Nueva estrategia de inclusión financiera será aprobada antes de 28 de julio

"Hay muchos problemas en ambos, en el SIS no es muy claro cuál es su objetivo y en el caso de Essalud se les ha recortado varias veces el financiamiento que originalmente estaba destinado para recibir y entonces hay un problema de desfinanciamiento y que se expresa en la poca y mala atención que le da a los usuarios", agregó.

Pedro Francke, profesor de la PUCP, comentó que otro tema importante es el gasto no hecho, en donde el adulto mayor va a Essalud o al SIS y le dicen que se haga tomografías o que compre medicamentos costosos y la familia hace un esfuerzo para tener ese servicio de Essalud, pero no siempre puede hacerlo. “Esta situación puede empeorar la salud y en familias pobres esto puede ser duro”, comentó.

Video Recomendado