No todo es Facebook: Consejos básicos de marketing digital para tu primer negocio

Anie Torres
h

¿A punto de iniciar un negocio? Conoce algunos detalles extras para potenciar el alcance de tu emprendimiento en la era tecnológica. 

El gran número de personas conectadas a través de las redes sociales nos puede hacer creer que es el espacio correcto para hacer crecer nuestro negocio. Sin embargo, no muchas veces suele ser así. Y seguramente te darás cuenta en el poco alcance que pueden tener tus publicaciones.

Y es que el Facebook, Instagram u otra red social es sólo una parte de toda una estrategia digital que debe existir en tu plan de negocio si quieres crecer y tener éxito.

PUEDES VER Cinco consejos claves para emprender un negocio por primera vez [FOTOS]

“Internet nos da muchas posibilidades para crecer, pero todavía los emprendedores se fijan más en el producto que en la comunicación con sus clientes. Yo puedo tener una Startup buenísima, pero si el diseño no es comprendido por mi público o si la publicidad en redes no llega a mis clientes potenciales, mi servicio podría fracasar”, señala Victor Pairazamán, mentor del OpenPUCP y del Centro de Innovación y Desarrollo emprendedor (CIDE PUCP).

Para las empresas que recién empiezan, el especialista recomienda crear un plan de comunicación integral, donde se contemple tanto el marketing tradicional como el digital. Además, “hay que concentrar todos los esfuerzos en conquistar no a todo el mundo, sino en mi público objetivo”. Toma nota de los siguientes consejos.

Claves

1. La web es su primer hogar

Aunque muchas empresas prefieran iniciar su negocio a través de redes sociales, tener una página web aún es imprescindible, pues es el hogar de la marca. La web no solo debe tener toda la información que el cliente requiera, sino que también debe ser de fácil navegación para los Smartphones, pues más del 40% de tráfico de clientes proviene de los celulares.

2. Redes sociales con sabiduría

Las redes sociales pueden ser una pérdida de tiempo si no se usan correctamente. Antes de abrir Facebook, Instagram o Twitter pensemos en nuestros clientes: qué edad tienen, si son asiduos a las redes, cuál de ellas son las que más utilizan, con qué frecuencia, qué tipo de contenido les gusta más, etc. Si sabemos eso, solo nos queda crear contenido acorde a los valores de mi empresa y mantener el tono comunicativo en todos los canales.

Cabe resaltar que no hay que saturar las redes sociales de promociones porque no son un muro publicitario. Su función es la de afianzar lazos con los clientes leales o atraer a otros, por lo que es mejor usarlas para mostrar información interesante, divertida, que llame la atención a los clientes y en la cual la interacción constante nos dé más información sobre sus necesidades.

3. Posicionarse en los buscadores

Cuando los usuarios buscan respuestas en Google casi siempre eligen las opciones que aparecen en la primera página y desechan las últimas. Para mejorar mi posicionamiento en la web (SEO, por sus siglas en inglés) es vital crear un mensaje poderoso que gane visibilidad entre los clientes. La única forma de lograrlo es conociendo realmente a mis clientes.

Los mensajes deben contener palabras claves para que los clientes ubiquen rápidamente la página. El contenido debe ser original, interesante y responder a las preguntas habituales de los clientes. Todo lo que sea necesario para ser una parada obligatoria en los motores de búsqueda.

4. Utilice material audiovisual con sabiduría

La página web o las redes sociales pueden tener muy buena información, pero lo audiovisual es lo que jala la vista. Por ello cada publicación debe estar acompañada por fotografía, videos, muy bien realizados y con un mensaje acorde a su público objetivo. Un ejemplo son los videos de Netflix. Los usan para anunciar una nueva temporada o serie, hablar sobre un personaje o dar anuncios, y su lenguaje suele ser juvenil, irónico y muy celebrado por su público. Esto genera que las personas lo vuelvan viral y la marca esté presente todo el tiempo.