La importancia de la cultura previsional

La Republica
Priscila Andrade

Los fondos previsionales dejaron de ser un tema administrativo, económico o político para convertirse en algo personal.

Hablar de cultura previsional es hacer referencia a una suerte de respaldo económico y protección social que permitirá afrontar situaciones como la vejez, encontrarse frente a enfermedades o ser víctima de algún accidente. Estos panoramas cotidianos, deberían significar un motivo para que los ciudadanos de a pie piensen en su bienestar futuro, en la calidad de vida que pretender tener, tanto ellos como sus familias. En línea general, la previsión se traduce en una búsqueda de seguridad económica y personal.

“Existen términos que debemos volver coloquiales, familiares y cercanos. Hablar de cultura de ahorro y de salud preventiva es igual a hablar de satisfacción personal. Pensando en ello es que Derrama Magisterial ofrece a los docentes nombrados por el Ministerio de Educación de los niveles de inicial, primaria, secundaria y superior, el acceso a un fondo previsional”, señala Walter Quiroz, presidente de la Derrama Magisterial.

La cultura previsional está anclada en tres aspectos que se deben tener en cuenta y que son los principales diferenciales que motivarán a las personas a optar por un fondo previsional:

1) Cultura de ahorro: El consumo y los estímulos que motivan al gasto son parte del día a día; sin embargo, se debe generar un cambio en las personas, es decir, mostrarles la importancia de ser precavidos a través del ahorro responsable y voluntario ya sea para afrontar momentos o para realizar alguna compra grande o realizar actividades placenteras como un viaje.

2) Prevención de riesgos a lo largo de la vida.: Una sociedad saludable significará siempre mejores condiciones de convivencia, mejor capacidad de productividad y óptimos entornos de desarrollo personal y social. Aquí radica la importancia de tomar medidas que eviten mitigar situaciones negativas impredecibles.

3) Satisfacción personal y profesional: Este último punto decanta en el poder de saber administrar nuestro dinero, el mismo que generará siempre equilibrio entre el éxito y nuestros intereses emocionales.  

“En el caso de los maestros, contar con un fondo previsional en nuestra institución es encontrar un beneficio económico frente a una situación de retiro, es decir, cuando un docente cesa definitivamente su labor magisterial; pero también acceder a beneficios por fallecimiento, destinando el dinero a su familia; o por invalidez, al presentarse un accidente o enfermedad de grado total. Entre 2007 y septiembre de 2018, la Derrama Magisterial ha desembolsado 518 millones de soles como pago de beneficios por retiro, invalidez y fallecimiento a más de 62 mil maestros en todo el Perú”, finalizó Quiroz.