Machupicchu pueblo: los negocios y abusos con turistas en Cusco

La República
16 Dec. 2018 | 01:00h

MALTRATO. Es el paso obligado de los turistas que quieren conocer la ciudadela inca. A diario se cuentan a cuatro mil visitantes. Ese flujo genera seis millones de soles y una serie de atropellos contra los foráneos.

Machupicchu Pueblo o Aguas Calientes es una suerte de torre de Babel. Sus pequeñas calles son transitadas por miles de turistas que hablan lenguas distintas. A este pueblo, ubicado a cuatro horas de Cusco, se llega en tren. A diario arriban cuatro mil por día.

Las edificaciones casi en su totalidad son hoteles, hospedajes, restaurantes, cafeterías, markets, tiendas de recuerdos o cualquier otro negocio. Más que un pueblo parece un mercado persa o un supermercado gigante en medio de cuatro montañas inmensas de roca.

PUEDES VER: Cusco: Choquequirao entre los 25 mejores destinos turísticos para La Nación de Argentina

En las calles Manco Cápac, Pachakuteq, Inca Roca, Antisuyo, Imperio de los Incas, Hermanos Ayar y Wakanki, predominan los negocios. Según la estadística a 2016 de la Subgerencia de Turismo y Desarrollo Económico de la Municipalidad Distrital de Machupicchu, en este pequeño pueblo, funcionan 101 locales como restaurantes.

Cada espacio tiene entre cuatro y 50 mesas; además, emplea de dos hasta 15 trabajadores que atienden al turismo. Cada restaurante puede atender diariamente entre 20 y más de 200 clientes.

Otro reporte de la misma entidad, a ese mismo año, señalaba que en Machupicchu Pueblo funcionan 120 tiendas, boticas, cajeros automáticos, centros de masajes, galerías, multiservicios, centros de artesanía, bancos, ferreterías y lavanderías. De hospedajes no se conocen cifras, pero serían altas. La mayoría de esos locales tienen la condición de alquilados. Eso quiere decir que los dueños no necesariamente viven en Machupicchu Pueblo, sino que alquilan sus locales y prefieren vivir de sus ingresos por alquiler en Cusco, Lima u otras ciudades del país.

ABUSOS AL TURISTA

Por su condición comercial, también se cometen abusos contra los turistas nacionales y extranjeros. Una práctica indebida es el cobro de tarifas irregulares en los restaurantes, también los montos ajenos al precio del servicio prestado como propina o uso de tarjetas.

Asimismo, se cuestiona que muchos negocios se nieguen a dar facturas por montos inferiores a S/ 30 soles. La norma indica que ese documento es de obligatoria emisión a partir de S/ 5.

Indecopi inició procesos a 37 restaurantes y 17 centros de hospedaje. En 51 casos hay procesos sancionadores. En estos días deben emitirse las sanciones. “En algunos casos, hemos verificado que al precio publicado, al momento de pagar o contratar el servicio, le incrementan un precio que ellos indican verbalmente por un impuesto al servicio como propina o puede ser por uso de tarjeta de crédito o débito, que no son informados de manera previa”, explicó Paola Aragón, jefa de Indecopi.

Pasa a menudo. Un menú, en casi todos los restaurantes, cuesta S/ 15 soles. Al final, suelen añadirle la propina y el servicio termina costando más de S/ 20 soles.

El equipo de Indecopi viajó a Machupicchu Pueblo para verificar que hoteles y restaurantes cuenten con libro de reclamaciones, un aviso de la existencia de este y que los reclamos hayan sido respondidos oportunamente.

Asimismo, dijo Aragón, esos negocios están en la obligación de publicar la lista de precios de los productos que ofrecen en dólares y soles, y que el monto publicado sea el cobrado. Una gran mayoría incumple esas obligaciones e impone cobros irregulares a los turistas.

PUEDES VER: Compran por US$ 3,200 mllns al único grupo hotelero que funciona en Machupicchu

La infracción de esas obligaciones amerita desde una amonestación hasta una multa equivalente a 450 Unidades Impositivas Tributarias (UIT). Eso equivale a S/ 1 867 500. No obstante, Aragón explicó que las multas, en los casos que se están resolviendo, se calculan en función del tamaño y los ingresos de los establecimientos. “Si hay mayores ingresos, es porque hubo más usuarios que pudieron verse afectados”, anotó.

La funcionaria sostuvo que las sanciones de Indecopi podrían ser enviadas a la Municipalidad Distrital de Machupicchu en casos graves: “Si son graves, sí se podría oficiar a la municipalidad, para que pueda evaluar el tema de las licencias e inclusive los cierres de los locales”.

Aquel 2016 la comuna distrital hizo cálculos de los ingresos que obtenía cada sector. La estimación se hizo con base en la cantidad de turistas que cada día llegaban y los servicios que usaban en su estadía.

Los resultados fueron sorprendentes. En un día, cuando a la ciudadela ingresaban 4100 turistas, la Dirección Desconcentrada de Cultura recaudaba 502 330 soles; las empresas de transporte, S/ 2 287 273; hoteles y  restaurantes, S/ 3 103 700; tiendas de artesanía, S/  345 082, y otros rubros, S/ 45 875.

En un solo día, el turismo en Machupicchu genera ingresos por S/ 6 284 260 soles. Una millonada.