La lucha frontal contra la corrupción, un camino sin retorno

Redaccionlr
4 12 2018 | 16:00h

"Todos los gremios que integran la CONFIEP cuentan con Códigos de Conducta actualizados".

Somos más de 30 millones los peruanos que deseamos un Perú más próspero y desarrollado. Sin embargo, aún tenemos mucho camino por recorrer. Y, en ese proceso, es imprescindible ejecutar acciones conjuntas –entre el sector privado y público–, que permitan acabar con todo aquello que impide el avance y nos reste competitividad. En concreto, me refiero a la lucha contra la corrupción.

En la CADE 2018 expuse el trabajo que venimos realizando seriamente desde la CONFIEP en la lucha frontal contra la corrupción. Sin embargo, mayor atención captó mi posición respecto a la existencia de una campaña de deslegitimación en contra del sector privado, en lugar de los hechos concretos que venimos realizando desde el interior de todas las organizaciones que integran el gremio de gremios empresariales del Perú.

No se trata de una labor que surge ahora a raíz de los lamentables hechos que han menoscabado la imagen del empresariado, sino que esto viene de años atrás. Promover una actuación empresarial con valores y principios éticos es uno de los principios rectores suscritos en el acta fundacional de la CONFIEP, allá por el año 1984.

La empresa privada en el Perú reconoce que tiene un rol importante en esta problemática nacional. Hemos dicho públicamente que existe corrupción entre los privados, entre público y público y entre privado y público. En CONFIEP estamos comprometidos en esta lucha, y somos conscientes de que no es solo una tarea de corto plazo, sino de mediano y largo aliento. Pero nosotros ya iniciamos ese camino.

En el 2016, lideramos la creacción del Consejo Privado Anticorrupción (CPA), una asociación que cuenta con 24 instituciones privadas y que busca combatir y plantear recomendaciones contra la falta de transparencia, promoviendo una cultura de valores en la sociedad. A través del CPA, impulsamos el hoy Decreto Legislativo (DL) que busca sancionar la corrupción entre privados.

Además, todos los gremios que integran la CONFIEP cuentan con Códigos de Conducta actualizados. En el 2015, reforzamos nuestro Código de Conducta con una potente reglamentación que considera hasta la pérdida de la calidad de gremio asociado y además fortalecimos el control interno hacia los gremios con el fin de fiscalizar y sancionar.

Promovemos la implementación de una cultura de integridad al interior de las organizaciones a través del sistema de Compliance, crucial para la prevención, gestión y control de riesgos, generando mayor reputación, competitividad y sostenibilidad.

Promovemos, además, espacios de diálogo, alianzas público-privadas y trabajo colaborativo a nivel nacional e internacional en materia de integridad. Muestra de ello son las recomendaciones y planes de acción sobre la lucha contra la corrupción que entregamos a los 33 Jefes de Estado de la región durante la Cumbre de las Américas que se organizó junto al BID en nuestro país en abril de este año. Dicho documento enfatiza la necesidad de una gobernabilidad transparente para alcanzar un crecimiento económico sostenible.

Otro trabajo colaborativo en esta materia es el que realizamos junto con los gremios empresariales, durante la XXIX Reunión de Presidentes de Organizaciones Empresariales Iberoamericanas donde la transparencia e integridad para la productividad y el crecimiento económico fueron parte importante del debate.

Nuestras líneas de acción en la lucha contra la corrupción también las daremos a conocer en la Conferencia Anual del Americas Society que organiza junto a la Cancillería, evento que tiene como tema central el “Rol del sector privado en la Lucha por la Transparencia”, donde hemos sido invitados como representantes del sector empresarial peruano.

Estamos próximos al Bicentenario de nuestro país y necesitamos enfocarnos en aquellos temas que son relevantes para las nuevas generaciones de peruanos, aquellos que van a heredar nuestro trabajo. Tenemos claridad en que la sociedad exige al empresariado más apertura, transparencia y capacidad de escucha. No somos indiferentes a ello. Y, al respecto, también venimos trabajando.

Hemos generado muchos espacios en redes sociales para lograr acercarnos a todos los ciudadanos. Sabemos que el objetivo es ambicioso, que existe mucho camino por recorrer para alcanzarlo y contar, así, con un país con igualdad de oportunidades. Para eso, todos, tenemos que ser receptivos para lograr atender las necesidades reales de los ciudadanos.

Con esta visión país, reiteramos nuestro compromiso en esta lucha frontal contra la corrupción que nos permitirá construir un país donde se respeta la ley y donde la presunción de inocencia siga siendo un derecho fundamental para todos los ciudadanos.

Empecé diciendo que aún tenemos mucho camino por recorrer en la lucha contra la corrupción, y terminaré afirmando que este es ya un camino donde el sector empresarial peruano ha asumido un rol relevante de responsabilidad con el Perú

Video recomendado