La gran deuda de los empresarios: luchar contra la corrupción

Redaccionlr
28 11 2018 | 16:00h

Contradicciones. Estudios académicos abundan sobre las consecuencias de ese delito en la economía y los negocios, pero ejecutivos peruanos no parecen preocuparse mucho por ello.

Un reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el Perú señala que la corrupción es identificada como el principal problema para hacer negocios.

En efecto, el reporte de julio de este año del FMI afirma que las consecuencias del "caso Odebrecht" ilustran bien el caso: grandes proyectos de inversión "congelados", (entre ellos el gasoducto del sur), junto a una reducción en el crecimiento del Producto Bruto Interno estimado en 0.8% durante el 2017.

PUEDES VER: Confiep niega que dinero recibido de Odebrecht en 2011 haya sido para apoyar a Keiko

El reporte de la organización añade que entre las funciones estatales más relevantes para la actividad económica, las que aparecen más vulnerables por la corrupción, son: la inversión pública, la gobernanza a nivel subnacional, y la integridad y transparencia financieras.

El Perú tiene una deuda pendiente en la lucha contra la corrupción. La Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE, que empezó el miércoles, aborda el tema con un par de mesas. Habrá que ver si hay resultados efectivos.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Perú está entre los países que han empeorado en su control de la corrupción. Armando Lara, experto del BID, señala: " La corrupción empobreció a los países. Crecieron las economías, pero no se permeó la riqueza hacia abajo. La población no siente un bienestar”.

Un análisis similar presenta el profesor Francisco Durand, autor de "Odebrecht: La empresa que capturaba gobiernos", publicado recientemente por la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Dice el autor que los "arreglos" entre las grandes empresas constructoras y los gobiernos que se han sucedido en el país hacen que el país crezca, pero no que se desarrolle.

Así, es la lógica del crecimiento a "cualquier costo". Primero se crece, después se pregunta cómo.

Empresa y corrupción

Lava Jato ha sido un golpe duro contra la reputación de las grandes empresas peruanas. Es claro que la corrupción perjudica a la economía y a los negocios. La pregunta es si los empresarios lo creen así.

La Encuesta Global sobre Delitos Económicos y Fraude 2018, elaborada por PwC ofrece pistas importantes.

PUEDES VER: Elmer Cuba: "El abuso del poder monopólico está matando al empresario chico"

Los delitos económicos afectan a las empresas. Según el estudio " no existe compañía invulnerable independientemente de su tamaño". El 55% de los encuestados peruanos manifiesta "haber sido víctima de este tipo de delito en los dos últimos años, cifra que supera en 6 puntos porcentuales a la situación global". Una tasa alta que, incluso, podría ser mayor porque solo se contabilizan los casos que lograron ser identificados por las víctimas.

Sin embargo, cuando a los entrevistados peruanos les consultan sobre el impacto de la corrupción sobre la reputación de las empresas, solo el 2% responde que este es "muy alto". Asimismo, el 52% de los encuestados peruanos cree, según este trabajo de PwC que abarca 123 países, que la corrupción no genera ningún impacto sobre la reputación de las marcas.

Hay más. Apenas el 2% de los ejecutivos peruanos dice que el impacto de la corrupción sobre las relaciones comerciales es "muy alto". Mientras que el 29% dice que es "bajo" y el 28% afirma que no hay "ninguno".

Dicho de otro modo, si bien la corrupción –de acuerdo con estudios del FMI, del BID y académicos– genera graves consecuencias sobre el desarrollo nacional y sobre las posibilidades de hacer negocios, los ejecutivos peruanos no parecen haber asimilado (lamentablemente) la real magnitud del problema al que se enfrentan.

Lo que se necesita es un compromiso que sea efectivo

- El director de Semana Económica, David Reyes, alerta sobre el "negacionismo" que afecta a los empresarios peruanos.

- "La agenda de CADE pone a la lucha contra la corrupción en el prime time. Pero urge un compromiso real, pues a las palabras y a los acuerdos se los lleva el viento. Que el evento sirva de excusa para que dejemos de rehuir al tema y acabemos con este absurdo negacionismo", escribe Reyes.

- La primera mesa de CADE se llamó "Las mejores prácticas a nivel mundial y en Latinoamérica para combatir la corrupción en los negocios y los perjuicios que ocasiona". Expusieron Daniel Linsker, Senior Partner de Control Risks y Alexander Wagner, Profesor de Finanzas en la Universidad de Zurich.

Video recomendado