Un niño en Colombia tendría que esperar 330 años para salir de la pobreza

Carmen Merino
h

Un informe de la OCDE concluyó e que la desigualdad en el mundo aumentó en la última década.

Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y el Desarrollo Social (OCDE) que se extendió por cuatro años e incluyó a más de 20 países en distintas partes del mundo señala que la movilidad social se estancó y la desigualdad aumentó en la última década.

Entre sus conclusiones, el informe establece que para salir de la pobreza un niño tendría que esperar 2  generaciones en Dinamarca, 3 en Finlandia y 5 en Estados Unidos. Mientras que en América Latina, deberá esperar 6 generaciones en Chile, 9 en Argentina, 9 en Brasil y 11 en Colombia.

Mientras que en el Perú, la tasa de pobreza aumentó un punto porcentual durante el último año, quedando en 21,7% según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), un niño tendría que esperar 330 años para salir de la pobreza en Colombia, convirtiéndose este último en el país más desigual de América Latina. Según Ramos, esto se debe a su alta concentración de ingresos.

"El problema es que ha habido un crecimiento excepcional de la riqueza, pero vemos al mismo tiempo cómo hay familias que siguen atrapadas en la pobreza o en trabajos informales de mala calidad", asegura Gabiera Ramos, directora general de la OCDE.

En el estudio de la OCDE los investigadores analizaron el ingreso de los hogares del 40% de la población con menos recursos económicos  del 10% más rico y ahí observaron las brechas en la distribución del ingreso, pero les llamó la atención las diferencias regionales del país y la baja calidad en el acceso a trabajos de buena calidad.

"No tienen cobertura médica, ni pensiones, ni servicios básicos. Entonces las dificultades se reproducen porque el impacto redistribuido del sistema de impuestos y de la seguridad social no le llega a los más pobres", agrega Ramos.

En varios países de América Latina hay familias que logran salir de la pobreza pero que pronto vuelven a caer, algo que los analistas suelen llamar como una clase media vulnerable que regresa a su situación original ante cualquier imprevisto

Ramos plantea que el papel del Estado es nivelar las desventajas que se producen en el mercado, pero asegura que las últimas políticas públicas no han sido exitosas en Colombia. Por el contrario, varios países de la región no han terminado de construir sistemas de protección social y se han enfocado más en paliar los efectos de la pobreza.