¿Existe vida digital después de la muerte?

No es un capítulo de Black Mirror. Redes sociales y aplicaciones permiten gestionar la huella digital de las personas que mueren brindándoles la oportunidad de seguir presentes en el espacio virtual.

No es un capítulo de Black Mirror. Redes sociales y aplicaciones permiten gestionar la huella digital de las personas que mueren brindándoles la oportunidad de seguir presentes en el espacio virtual.

Debido a la gran cantidad de información personal que almacenan, diversas plataformas han adoptado, a lo largo de los últimos años, diferentes formas para proceder con las cuentas de aquellas personas fallecidas con el objetivo de respetar su memoria y preservar su privacidad. Es así como la muerte adquiere una nueva dimensión virtual.

En el caso de Facebook, una de las redes sociales más usadas, la plataforma pone a disposición de los allegados del fallecido la opción de deshabilitar la cuenta y desaparecerla por completo o crear lo que consideran una “página conmemorativa” en la que los amigos y familiares pueden seguir haciendo llegar sus mensajes y muestras de afecto.

Para proceder con cualquiera de las dos opciones que brinda Facebook es necesario que se presente ante la red social documentación que acredite la defunción y demostrar que exista vinculación con el fallecido.

Una plataforma con prestaciones parecidas a las de Facebook es Elysway, espacio digital que permite a los allegados del difunto crear un perfil en recuerdo añadiéndo fotos, videos y una descripción de la persona para que los seres queridos puedan mantener viva la memoria del fallecido.

Pero el universo virtual ofrece otras alternativas un poco más excéntricas para aquellos que prefieren “seguir manteniendo contacto” con el fallecido.

En ese sentido, el sitio web Eternime plantea la idea de ofrecer a las personas la posibilidad de ir construyendo en vida un legado virtual incorporando a la página fragmentos de recuerdos, videos, escenarios y destinos favoritos e incluso consejos.

La plataforma procesa la información y con ayuda de inteligencia artificial, genera un ávatar con el que otras personas podrán interactuar cuando fallezca. Gracias al material facilitado en vida, este ávatar podrá comunicarse a través de mensajes, consejos e incluso puede llegar a establecer una conversación.

Por otro lado, InMemoriam se presenta como una red social que brinda a familias y amigos la posibilidad de honrar a sus seres queridos creando una huella digital para mantener vivo su recuerdo.  La página ofrece diferentes posibilidades como la creación de panteones virtuales, un servicio de generación automática de esquelas, de condolencias, de perfiles de los difuntos en los que compartir mensajes y fotografías o la creación de árboles genealógicos familiares editables con información de quienes ya no están en vida.

Finalmente, Tellmebye es una empresa que se dedica a gestionar el rescate de datos guardados en la nube, tramitar el cierre de cuentas, designar herederos de dinero virtual, dejar mensajes programados que se enviarán a familiares o realizar un Documento de Voluntades Anticipadas. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO