De esto te vas a enfermar si sigues trabajando demasiado

Los sueldos, por altos que sean, no compensan los daños irreparables que dejan a tu cuerpo las extensas jornadas laborales.

Los sueldos, por altos que sean, no compensan los daños irreparables que dejan a tu cuerpo las extensas jornadas laborales.

Los sueldos, por altos que sean, no compensan los daños irreparables que dejan a tu cuerpo las extensas jornadas laborales. Si insistes en no descansar, probablemente, todo tu dinero termine en manos de un médico o en medicinas.

Toma nota de lo que puedas sufrir:

1-Estrés:  Sin duda la enfermedad más común causada por exceso de trabajo. La excesiva carga laboral deriva en estrés liberando hormonas que a su vez elevan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, metabólicas y mentales. Se le conoce como estrés laboral.

2-Obesidad: El exceso trabajo hace que olvidemos comer sano, lo que nos lleva a comer comida rápida, una de las principales causas del sobrepeso y la obesidad. A esto súmale el sedentarismo del cual eres protagonista a causa de tu trabajo. Conclusión: mala calidad de vida.

3-Gastritis: Tener tantas cosas que hacer en la oficina hace que olvidemos comer sanamente y a las horas correctas: muchas veces la alimentación pasa a un segundo plano. Sin embargo, estos son hábitos nocivos para nuestra salud. Procura no caer en este error común.

4-Hipertensión arterial: Las largas jornadas de trabajo pueden causar tensión, lo cual puede traer consigo la hipertensión arterial. Además del estrés que ayuda en la aparición de problemas cardiacos, este estado de tensión del que te hablamos puede hacerte grandes daños.

5-Enfermedades visuales: Como el síndrome del ojo seco y el glaucoma. Son muy comunes en personas que trabajan largas horas frente a la pantalla de una computadora. En estos casos, se recomienda hacer una serie de descansos durante el día para no forzar la visión.

Ahora que lo sabes, descansa. Tu cuerpo te lo agradecerá. De lo contrario, vas a terminar así

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO