Antonio Gomes: “Es una prioridad para el Perú establecer un control de fusiones”

En el marco del Día de la Competencia, el Ejecutivo le dio nuevas herramientas a Indecopi para el combate contra las prácticas anticompetitivas. Antonio Gomes, representante de la OCDE, lo considera un avance positivo pero también habla de la necesidad de implementar un régimen de control de fusiones.

¿Cuán importante son las políticas de competencia para una democracia, como las que integran la OCDE?

La política de competencia es fundamental porque es la base del funcionamiento del libre mercado, en el que los que trabajan con mérito y con más eficiencia son quienes ganan. Eso es bueno para los consumidores porque significa que tendrán los mejores productos a los mejores precios. Para las empresas es bueno, no solo porque se tornan más eficientes, sino también porque utilizan insumos de otras empresas. Habiendo competencia esas empresas pagan menos por sus insumos y eso es mejor para la economía. También se promueve la innovación. Es bueno para el Estado porque significa que, con más competencia y más productividad, hay más competitividad, hay más desarrollo y crecimiento económico; significa que el Estado también recaudará más en el fisco y, por otro lado, pagará menos por bienes y servicios que quiere contratar con las empresas, porque hay libre competencia. La competencia es fundamental para una democracia saludable, sólida y para una economía dinámica y robusta.

En ese sentido, ¿cuán necesario es regular las fusiones y adquisiciones?

Si miramos a los países de la OCDE, todos tienen un control de fusiones. Solo en Luxemburgo el control es hecho a nivel de la Unión Europea. A mi entender, es una prioridad para Perú establecer un régimen de control de fusiones por varias razones. Primero, sin un régimen de control de fusiones significa que los mercados pueden concentrarse sin límite. Eso significa que estamos aceptando que en algunos mercados podremos pasar de competencia a una situación de monopolio, en que seguramente los precios van a ser más altos, en que la variedad será menor y en que la innovación también será menor. Entonces es muy importante. Considero que el control de fusiones es una de las grandes prioridades en materia de competencia en el Perú, pero debe ser un control de fusiones bien regulado y establecido, con las mejores prácticas internacionales.

¿Qué recomendaciones brinda la OCDE al momento de regular las fusiones y adquisiciones? El Congreso tiene más de diez propuestas con criterios distintos.

La OCDE tiene un conjunto de principios generales sobre fusiones para los gobiernos que debe ser seguidos. Recomiendo que se lean estas recomendaciones. La OCDE está siempre disponible para cooperar con las instituciones en Perú. Yo he enviado cartas al Congreso sobre una de las propuestas del control de fusiones y estamos disponibles para ayudar en esa discusión. Hay cosas que son materia de discusión política y hay cosas que son materia de consenso internacional, no solo a nivel de OCDE, sino también de la Red Internacional de Competencia (ICN). Es importante que los congresistas estén informados y preparados dentro del margen político, pero que también estén preparados en términos de lo que es la experiencia técnica de los países desarrollados.

¿Qué tan importante son las recompensas y los programa de clemencia para poder desactivar los cárteles?

El programa de clemencia es una de las formas, sino la más importante, de detección de cárteles. Es verdad que no funciona de la misma manera en todos los países, pero un país que seriamente quiera combatir los cárteles no puede no tener un programa de clemencia. Si el programa de clemencia no tiene credibilidad o no da los incentivos necesarios es lo mismo que no tener. Entonces, se debe tener y también proteger. También hay programas complementarios a la clemencia, como es el programa de delación o recompensas. Es una forma más de tener informadores. Los cárteles son por naturaleza secretos, difíciles de identificar pero con impactos muy significativos en la economía y en los consumidores. Eso justifica los medios de tener un sistema de clemencia que promueva la inmunidad al primer aplicante, eso justifica tener un programa de recompensa para tener información. Los beneficios de destruir un cártel y de disuadir otros cuantos es mucho mejor que cualquier coste de investigación.

¿Qué tan necesario es para la OCDE penalizar conductas anticompetitivas como los cárteles y las colusiones?

Existen países de la OCDE que tienen la criminalización. No puedo decir que eso debe pasar aquí en Perú. Eso es una opción de cada país. Lo cierto es que cuanto más duras las sanciones, más es la capacidad de disuasión. La importancia de sancionar este tipo de comportamientos es enorme porque los cárteles, en particular los de contratación pública, tienen un impacto enorme en la comunidad.

¿La OCDE está pendiente de cómo está avanzando la política de competencia de Perú?

Sí. Perú es un participante activo del Comité de Competencia de la OCDE. Los estados miembros de la OCDE consideran que Perú tiene una experiencia importante para compartir con nosotros. Significa también que la Secretaría de la OCDE acompaña todo lo que sucede en materia de competencia en Perú. Debo decir que el régimen de competencia en Perú está en línea con las mejores prácticas internacionales, con excepción de la regulación de fusiones. Estamos haciendo un análisis del régimen de competencia, de las instituciones, de la legislación en Perú. Hay un examen de la situación en Perú y vamos a producir un reporte que será discutido en la próxima reunión del Foro Latinoamericano de Competencia en Argentina. El próximo 19 de setiembre será la sesión en la que Perú será examinado. Hay cosas muy positivas, hemos verificado progresos significativos desde nuestra última evaluación en 2012, pero también hay algunas cosas para desarrollar y mejorar. Una de esas es, claramente, la introducción del régimen de control de fusiones.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO