Es mejor usar la tarjeta de crédito o pedir un crédito efectivo: ¿Tú que elegirías?

A continuación te mostramos las diferencias para que tomes la mejor elección

A continuación te mostramos las diferencias para que tomes la mejor elección

Existen diversas alternativas de financiamiento para ayudarnos a cumplir nuestros planes. Las opciones más populares que ofrecen los bancos y entidades son la tarjeta de crédito y el préstamo en efectivo. Ambos productos son similares; sin embargo, en ocasiones conviene más usar una opción que la otra, de acuerdo al plan que quieres realizar.

Antes de tomar una decisión, toma en cuenta algunas recomendaciones del BCP:

Ten claro tu plan y analízalo: Antes que nada, debes tener en cuenta para qué destinarás el dinero prestado porque es muy distinto querer comprarte ropa, a pagar un curso especializado en algún instituto o universidad. Recuerda que la tarjeta de crédito te puede prestar montos más pequeños, pero con una tasa de interés mayor a la de un crédito efectivo. Por otro lado, el crédito efectivo tiene una tasa de interés menor, pero te pueden prestar montos altos. De esta manera, si quieres comprarte una blusa es más seguro que uses tu tarjeta de crédito porque es un monto pequeño que podrás pagar más rápido y así evitar los intereses, pero si quieres matricularte en un diplomado te conviene pedir un crédito efectivo, pues el monto es mucho más alto y la tasa de interés será más baja.

Establece tus límites: Calcula, en base a tus ingresos y deudas, cuánto dinero tienes para poder cumplir con tu objetivo financiero, para que puedas saber el monto y la cantidad de cuotas que puedes asumir en tu pago mensual del crédito que pidas, ya sea de tu tarjeta o de un crédito efectivo. Esto te ayudará a tener un control en tus finanzas y evitarás pedir un monto mayor al que puedes pagar realmente.

Elige: Luego de saber tu objetivo financiero y saber cuánto puedes llegar a pagar mensualmente, elige el producto que más te conviene. Recuerda que, para compras pequeñas, como ropa y accesorios, deberías usar tu tarjeta de crédito y para compras con un costo elevado como un curso o un viaje al extranjero, te conviene un crédito efectivo por tratarse de un monto más alto.

Es importante que analices cada detalle de tu situación financiera, así como el costo de lo que estás próximo a pagar. De esta manera, podrás acumular menos deudas a fin de mes y evitar preocupaciones.

Ahora qué lo sabes: ¿Por cuál te decidirás?

 

Te puede interesar