Cambio cultural

12 Ago 2018 | 6:00 h

La creciente demanda femenina de carreras técnicas responde a tres factores convergentes. Primero es económico: la mayor participación de mujeres en los mercados de trabajo (tendencia que se registra desde mediados del siglo pasado), exige al mismo tiempo mayores niveles de calificación técnica o profesional para acceder a mejores oportunidades y condiciones laborales.

Al mismo tiempo, viene operando un cambio cultural: hoy las mujeres no solo trabajan en industrias y ocupaciones que antes eran exclusivamente masculinas (como la minería o construcción), sino que asumen también cargos de dirección o supervisión que exigen mínimamente competencias técnicas o profesionales. Finalmente, la oferta educativa viene adaptándose también a esta mayor participación femenina.

Te puede interesar