CASO BYRON CASTILLO - FPF pide al TAS excluir a Ecuador de Qatar 2022 y que Perú juegue el Mundial
ELECCIONES 2022 - ¿A qué hora comienza la ley seca?
Economía

“El debate por la extensión del régimen agrario expresa una pugna distributiva”

La Republica
Enrique fernández-maldonado. Sociólogo. Editor de TrabajoDigno.pe

El sociólogo Enrique Fernández-Maldonado explica que el régimen merece una revisión por dos factores: las agroexportadoras se han consolidado con la ley y la distribución de esa consolidación económica no se ha distribuido adecuadamente con los trabajadores.

- ¿Cuál es el tema de fondo de la discusión por el régimen agrario?

Este debate por la extensión del régimen agrario, muy al margen de los beneficios que le ha generado al sector, expresa una pugna distributiva. Acá lo que estamos viendo es cómo se reparte el excedente económico que genera una actividad que creció sustancialmente en los últimos años.

PUEDES VER No son negociables los contratos temporales para Comex y AGAP

- ¿Este régimen fue determinante para el crecimiento del sector?

No es el régimen laboral ni el tributario lo que ha permitido que el sector crezca. Lo que ha permitido que crezca es el crecimiento de la demanda internacional por productos de calidad orgánica, lo que se llama la dieta posmoderna. En segundo lugar, están los tratados de libre comercio que permiten que la agroexportación sea competitiva en más mercados. Un tercer factor que permitió que el sector crezca, independientemente del régimen laboral, es la calidad de la tierra. Los valles de la costa son altamente productivos y junto con los demás factores hizo que el sector crezca.

- ¿El régimen merece ampliarse por 21 años más? ¿Qué factores han cambiado?

En un inicio, a fines de los 90, el sector todavía no había despegado y se creía un régimen promocional que fue el que aprobó el exministro Chlimper, en un claro conflicto de interés. Se estableció el régimen laboral para facilitar la formalización en un régimen laboral casi al 100% informal. Luego de casi 20 años, lo que tenemos es que las exportaciones ya se consolidaron, los mercados están definidos, hay altos márgenes de rentabilidad. Entonces, un régimen que reduce a la mitad los derechos laborales en estos momentos no tiene mayor sentido porque existen empresas que tienen altos niveles de ganancia. Eso ameritaría que el régimen sea revisado. Podría generarse una variante que ya no se aplique a las empresas con más de 50 o 100 trabajadores, sino solo a las micro y pequeñas, o que se oriente a otras zonas geográficas del país.

- ¿Se logró mejorar la distribución de los ingresos entre los empleadores y sus empleados?

Los trabajadores tienen remuneraciones muy bajas. Se dice que el salario está por encima del mínimo pero eso es mentira, porque esa remuneración que están contabilizando ya tiene incorporada la CTS y la gratificación, y eso hace que se infle. Si tu quitas las gratificaciones y la CTS, el básico está muy cercano al mínimo. Son trabajadores que laboran jornadas de 10 u 11 horas al destajo, que tienen que trabajar tiempo extra para elevar su remuneración. Solo el 4% de los trabajadores en el régimen está sindicalizado, o sea, podrían negociar con su empleador. El 96% está al margen de la negociación colectiva. Sus salarios son establecidos discrecionalmente por la empresa o en función de la ley de oferta y demanda del mercado laboral. En algunas zonas como en los valles costeños tienen una alta densidad poblacional, ha existido migración y esto ha reducido la base del salario.

- ¿Un cambio del régimen laboral podría afectar al sector?

El régimen ya no puede estar centrado en la gran empresa y en la mediana porque ya han crecido. Las empresas agroexportadoras ahora tienen utilidades millonarias y si se elimina el régimen van a ganar un poco menos, pero van a seguir invirtiendo y van a seguir ganando. Es mentira que no se va a invertir en las 160 mil hectáreas que están esperando ser producidas. Hay demanda en los productos peruanos, la calidad de la tierra es altamente rentable, tenemos ventajas arancelarias, no hay salarios altos y no hay sindicalización. Es un negocio redondo