MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
Domingo

Las becas y la religión

Las becas y la religión
Las becas y la religión
La República

El fin de semana pasado se conoció que el Ministerio de Educación había reducido el número de vacantes de Beca 18 del próximo año, de las 5 mil que otorgaba cada año a solo 1.194, es decir, apenas la cuarta parte. Expertos en educación, congresistas y medios de comunicación advirtieron sobre el perjuicio que la medida podía causar a los miles de chicos y chicas en pobreza y pobreza extrema que esperan alcanzar una de las ansiadas becas para seguir una carrera profesional o técnica y sacar adelante a sus familias. Un puñado de ellos, residentes en pequeñas ciudades y pueblos de Apurímac, San Martín y el VRAEM, hicieron colectas para pagarse los pasajes y llegaron a Lima a hacerse escuchar ante las autoridades. Primero, ante el Ministerio de Educación y después ante el Congreso. Fueron pocos, pero sus voces representaban a miles. El último jueves, el ministro de Educación anunció que darían marcha atrás: las 5 mil becas se mantendrían. Una sana rectificación de las autoridades. Una victoria de los jóvenes.

Irán

Mahsa Amini era una joven de 22 años que el 16 de setiembre pasado murió en custodia de la Policía de la Moral de Irán. Su falta fue no usar de forma correcta el hiyab, un velo que las mujeres musulmanas deben llevar como parte de un código de vestimenta. Es una de las tantas obligaciones que las iraníes deben cumplir y que coactan su libertad (más detalles en la infografía de la página 7). Tampoco pueden elegir con quién casarse; y son condenadas a latigazos si tienen relaciones prematrimoniales; o son atacadas con ácido. Lo ocurrido con Mahsa ha prendido la furia de la población. Cientos han salido a las calles. Las mujeres marchan sin el velo y en las redes aparecen cortándose el cabello en señal de protesta. Se queman vehículos de la Policía de la Moral, y al presidente Ebrahim Raisi lo llaman “dictador”. Las iraníes están hartas y decididas a cambiarlo todo.