- Yenifer Paredes se entregó y permanece en la Diviac
Domingo

A Cristina nadie le pisa el poncho

A punto de editar el último libro de su trilogía textil, Cristina Gutiérrez se luce como curadora de la exposición “Ponchos de Libertador”, organizada por la Asociación Cultural textil del Perú.

Cristina Gutiérrez presenta la exposición “Ponchos de Libertador”. Foto: La República
Cristina Gutiérrez presenta la exposición “Ponchos de Libertador”. Foto: La República

Cuenta la tradición que fue un guerrero mapuche el que obsequió un poncho a don José de San Martín para que el libertador pueda soportar el duro y gélido trajín de cruzar la cordillera de los Andes y emancipar Chile. Cuentan también que Simón Bolívar recibió como ofrenda decenas de ponchos durante toda su larga marcha emancipadora continental.

En ambos casos, los ponchos se convirtieron en verdaderos símbolos de poder que ostentan iconografías andinas de gran atractivo para los semiólogos (estudiosos de los símbolos) como Cristina Gutiérrez, curadora de la exposición “Ponchos de Libertador, Identidad, rescate e innovación”.

La muestra estará hasta el 26 de agosto en los ambientes del Centro Cultural Inca Garcilaso (Palacio de Torre Tagle) y ha provocado gran expectativa porque convocó a investigadores, arqueólogos, diseñadores y especialistas en rescate de técnicas ancestrales y fibras originales. No solo presentan un poncho diseñado especialmente para esta muestra, también exponen y participan como panelistas en los diversos talleres que acompañan la exposición. Es así como podemos contemplar ponchos diseñados por la propia Cristina Gutiérrez y por los maestros Alejo Rojas, Yuki Seo, Julián Bravo Esteban Nazario, Gabriela Ponce de León, entre otros.

Identidad textil

Gutiérrez ya tiene todo listo para la publicación de Sagrado y profano: estudio semiótico del origen y destino del textil en el Perú, siempre con el Fondo Editorial del Congreso de la República. Con este título se cierra la trilogía que incluye el reciente Mapa etnográfico del textil artesanal en el Perú; y Lambayeque, algodón nativo y artesanía textil, considerado un libro de lectura obligada para entender todo el proceso de recuperación del milenario algodón de colores del Perú.

Cristina Gutiérrez señala mediante los textiles la identidad cultural de nuestros ancestros. Foto: La República.

Estas publicaciones vienen a compensar un sueño que aún no se ha hecho realidad para Gutiérrez: la declaración de la actividad textil peruana como patrimonio inmaterial de la humanidad. “Presenté una propuesta el 2008, pero fue rechazada en el entonces Instituto Nacional de Cultural. No entendieron que esas múltiples manifestaciones textiles locales están presentes en el espíritu de toda nuestra civilización, desde el principio, y abarca espacios que van desde las sofisticadas técnicas hasta la es piritualidad, el ámbito social, la pertenencia”, sostiene la experta.

Gutiérrez ha dedicado su vida a rescatar y desarrollar la idea de la actividad textil como base de la identidad nacional: “Me refiero al textil en toda sus manifestaciones, es una actividad que se mantiene viva desde hace cinco mil años y nosotros, los peruanos, lo podemos demostrar desde que Junius Bird descubrió ese pequeño textil en Huaca Prieta (valle de Chicama, región La Libertad) elaborado hace cinco mil años. O con las shicras tejidas con fibra vegetal que aún siguen vivas en San Andrés de Tupicocha, en la provincia limeña de Huarochirí. En el mundo nadie tiene un patrimonio textil tan antiguo. Aquí primero fue lo textil, luego lo cerámico. Es un caso único”.

Será por todo esto que la exposición “Ponchos de Libertador” ha generado tanta expectativa en las redes sociales y en las redes de tejedoras de todo el Perú. “El poncho tienen un derrotero singular -añade Gutiérrez-: tiene origen en el uncu andino, pero se extendió y abrió por los costados con el aporte del vestuario campesino español impuesto a fines del siglo XVI por el virrey Francisco de Toledo. Desde entonces está sujeto a modificaciones propias de la moda, pero es y será una opción de vestimenta propia del Perú”.

Lo más visto de Domingo

La soledad de un tatami vacío

Flor Salvador, la chica que escribe historias tristes