MELGAR VS INTER - Cuadro arequipeño clasificó a semifinales de la Copa Sudamericana
Domingo

Música sin límites

Un músico y un actor que compra instrumentos que no sabe tocar. Temas únicos grabados en conciertos en el teatro Canout que se pasan por YouTube. Todo eso es Edición Limitada, un nuevo programa que quiere darle el lugar que merecen a los músicos locales.

La dupla a cargo de este prometedor espacio. Va por la señal de No
somos TV en YouTube. Fotografía: Gerardo Marín
La dupla a cargo de este prometedor espacio. Va por la señal de No somos TV en YouTube. Fotografía: Gerardo Marín
Sandy  Carrión

Óscar López Arias y Marcial Rey, llamado también ‘El Marshall’, llevan un mes trabajando juntos, pero sienten que se conocen de toda la vida. Dicen que esa química se multiplica cuando conducen Edición Limitada, el programa musical de No somos TV, un nuevo canal de Youtube, que busca llevar lo mejor de la música peruana a otro nivel, con una puesta en escena en el remodelado teatro Canout y colaboraciones inéditas entre artistas consagrados y emergentes.

Amén, con Marcelo Motta a la cabeza, y Renata Flores brillaron en el programa inaugural de Edición limitada. Foto: Gerando Marín/ LR

El Marshall se siente como pez en el agua cada vez que está en escena. La música ha sido parte de su vida desde los 12 años, cuando su madre lo llevaba a una iglesia evangélica. Allí abrazó la fe y también logró tocar junto a una orquesta de músicos religiosos. Todo iba bien hasta que se rebeló porque le prohibieron ir a un concierto de Juan Luis Guerra en el Jockey Club. Ya a los 16 años, hizo de la música su estilo de vida. Luego formó parte de la banda Kanaku y El Tigre, llegó a la radio y condujo un programa musical por cable.

Óscar López Arias no tiene el mismo recorrido que su compañero, pero también es fanático de la música, a tal punto que remató su bicicleta, con la que iba a la universidad para no gastar en combis, para comprar una entrada a un concierto de Fito Páez en Lima. Como no le alcanzaba, se tuvo que endeudar. Aunque la actuación llegó a su vida y le dio fama local, la música no le ha sido indiferente. Cada vez que puede, compra instrumentos musicales, pese a que los toca mal, dice risueño. Afortunadamente, su hijo les da un mejor uso.

En lo que sí es bueno es disfrutando del rock mientras trabaja, mejor si suenan Nirvana, Radiohead o Led Zeppelin. También le apasiona ir a conciertos. Su mejor recuerdo es cuando acudió al show de Jarabe de Palo en la explanada de lo que ahora es el Gran Teatro Nacional, acompañado de sus mejores amigos.

Para El Marshall, seguidor de los Beatles, Bob Marley y Chabuca Granda; el concierto más emotivo de su vida fue el segundo que Paul McCartney ofreció en nuestro país, en el 2014. Aquel día la emoción lo embargó.

“No entendía muy bien qué me estaba pasando, estaba llorando como un niño, claro con unos cuantos tragos encima”. Quizá fue porque tres años antes se quedó sin ver a su ídolo británico, porque tuvo que trabajar en el desaparecido programa La noche es mía, donde paradójicamente tuvo que vestirse como un ‘Beatle’ junto a Tongo.

La gran propuesta

“Imaynallam kachkanki” (¿Cómo están?), dice Renata Flores, mientras ingresa al escenario del teatro Canout. Han pasado 60 minutos desde que Amén, liderada por Marcelo Motta, empezó un concierto que debía alcanzar su clímax en este encuentro, en esta fusión del estilo rockero de la banda chalaca y el rap quechua de la intérprete ayacuchana. Y la cosa es explosiva. “El uyari nisqayki” de Renata, de su tema Tijeras, hace match con los poderosos riff de Motta. Es la esencia de Edición limitada. Los conductores sonríen. Saben que tienen entre manos un tema único. Y apenas es la primera edición del programa.

Cuando El Marshall se enteró de este proyecto audiovisual, no dudó en sumarse. No por él, sino por la industria. Asegura que la cantidad de música que se hace en Perú sobrepasa los límites de nuestra imaginación, por lo que cree que Edición limitada es la plataforma ideal para mostrar el trabajo de “gente muy capa”. La motivación de Óscar fue parecida, pero lo que más disfruta es compartir con el baterista y guitarrista. “Poder trabajar con alguien que la rompe en música es prácticamente como meterme a su mundo. Admiro su chamba. Cuando me dijeron ‘oye, ya, ¿te vacila?’, yo dije: ‘Vamos, normal, no me pagues’”.

Lopez Arias, de 44 años, afirma que con todo lo que no sabe de música, nunca ha huido de las oportunidades, pues el miedo no debería de paralizarnos ni limitarnos. “Eso es lo que me ha convertido en un hombre osado para tantas cosas. Entonces sin saber de música dije: ‘Vamos, ¿por qué no?, ya aprenderé en el camino’”.

Engranaje perfecto

Los conductores de Edición limitada coinciden en que lo mejor del programa, hasta ahora, son los dúos que ya grabaron. Poco a poco los irán soltando en YouTube, pero aún no saben qué más harán con todo el material que tienen. Lo que sí creen es que muchos de estos temas mixtos se perfilan como éxitos radiales.

“La de Mauricio Mesones con Kalé la tienen que grabar ya y mandarla a la radio porque es el hit del verano. Es una rolaza. La cantaron dos veces porque el público la pidió, para que vean el nivel pues”, adelantan sobre el tercer episodio.

Estas colaboraciones quedarán inmortalizadas en Youtube, pero también podrían terminar en un disco. El Marshall cree que ya están haciendo historia con este programa, mientras que Óscar asegura que Edición limitada no sería tan mágica si hubiese llegado primero a la pantalla chica, pues -dice- la TV sigue sin adaptarse a las exigencias del público.

“YouTube se acomoda tranquilamente a tu teléfono y puedes ver las sesiones donde te dé la gana. Si esto fuera televisión, nos vería menos del cinco por ciento de la población que nos ve ahora”.

El Marshall y Óscar, quienes también graban Noche de patas, no quieren dejar de resaltar el trabajo del equipo de producción, la calidad del sonido -que se puede sentir en el primer episodio que protagonizan Amén y Renata Flores-, la disponibilidad de las bandas para dar un show en vivo, que no han puesto excusas para grabar con otros artistas quizá con menor recorrido.

“Asu, qué tal calidad de músicos que nos han tocado y qué bonito tener la ventana para poder mostrarlos”, concluyen emocionados los conductores.

Lo más visto de Domingo

Flor Salvador, la chica que escribe historias tristes