“Dragon Ball Super: Super Hero” llegó a los cines: lo que debes saber sobre la nueva película
CONGRESO EN VIVO - Aníbal Torres y el gabinete ministerial se presentan ante el pleno
Domingo

Los enseres más antiguos del Perú

En medio del desierto de Chao, en el litoral de La Libertad, fueron descubiertas dos antiquísimas piezas en medio de una ofrenda intacta que asombró y espantó a los arqueólogos.

Los enseres más antiguos del Perú. Foto: La República/Rommel Gonzales
Los enseres más antiguos del Perú. Foto: La República/Rommel Gonzales

La pieza que usted, amigo lector, ve a su izquierda mide 13 centímetros (como un lapicero), es de hueso (posiblemente de lobo marino) y en el mango está grabado un misterioso personaje sentado con los brazos cruzados. Su rostro luce erosionado por el tiempo y la sal marina. Pudo ser un punzón o un puñal, y tiene un orificio entre el mango y la hoja. Fue hallado en el contexto de una tenebrosa ofrenda que tiene desconcertados a los arqueólogos.

La pieza de la derecha mide casi el doble (25 centímetros), es de madera y también tiene grabado el rostro de un misterioso personaje. Fue hallada en un sitio que los arqueólogos marcaron para una posterior investigación, pero llegaron los huaqueros y destruyeron todo. Solo quedó este frágil bastón de madera y algunos huesos dispersos.

Chao debe ser el desierto menos conocido de la costa peruana, pero se trata de un yacimiento arqueológico que promete reescribir la historia del Perú.

Si ambas piezas tienen algo en común es que fueron sometidas a sucesivos fechados de radio-carbono y demostraron una antigüedad de 5500 años, es decir, son las más antiguas del Perú. También comparten su procedencia: la zona conocida como Los Morteros, en medio del enigmático desierto de Chao, en la región La Libertad.

Chao debe ser el desierto menos conocidos de la costa peruana, pero se trata de un yacimiento arqueológico que promete reescribir la historia del Perú. Está ubicado casi equidistante entre Chimbote y Trujillo, y el año pasado también hizo noticia mundial por el descubrimiento del adobe más antiguo del Perú y, quizás, de América. Y todo gracias al equipo de arqueólogos liderado por la doctora Ana Cecilia Mauricio Llonto, de la PUCP.

Ofrenda siniestra

La pieza de la izquierda fue descubierta en el contexto de una ofrenda que tiene desconcertados a los arqueólogos. Así lo explica su descubridora: “En un momento determinado la gente decidió no usar más las estructuras de adobe e hicieron una ceremonia de clausura que incluía una ofrenda con cuerpo de siete niños y parte del cráneo de dos adultos. También enterraron partes de lobo marino, choros, vasos y herramientas de piedra. En algún momento de la ceremonia usaron fuego, algunos de estos objetos fueron quemados, como el cuerpo de uno de los niños. Con esa ceremonia marcaron el fin del uso de las construcciones de adobe, desmantelaron parte de los muros y enterraron todo. Poco tiempo después construyeron estructuras de piedra sobre las que habían enterrado”.

Investigación. El equipo de arqueólogos liderado por la doctora Ana Cecilia Mauricio en la zona de Los Morteros, en Chao.

La arqueóloga reconoce que ambas esculturas pueden ser las más antigua del Perú. “Hay figurinas de arcilla en el norte chico (Caral, Vichama, Áspero) pero tienen alrededor de 4500 años. En el actual territorio de Ecuador, la denominada cultura Valdivia tiene esculturas de piedra con incisiones que tienen más de 5000 años de antigüedad. Estas esculturas de piedra son geométricas y se parecen un poco al estilo de las esculturas que hemos hallado en Los Morteros. En el sitio Huaca Prieta (Chicama) se encontró un mate decorado con incisiones como parte del ajuar funerario de una mujer. Este mate tenía el rostro, aparentemente de un felino, en un estilo geométrico que recuerda también a la cultura Valdivia. Este mate tiene al rededor de 5000 años de antigüedad”, explica.

Ambas piezas son un indicio de la creatividad y complejidad del trabajo de los pobladores que habitaron el actual desierto de Chao hace más de 5000 años. “Construyeron los primeros espacios comunales de abobe del continente, eran expertos pescadores y como parecen indicarlo estas esculturas, interactuaban con regiones distantes, como los pueblos Valdivia al sur de Ecuador”, afirma Mauricio.