CIERRE DE CAMPAÑA POR ELECCIONES 2022 - Sigue los eventos principales por la Alcaldía de Lima
ELECCIONES MUNICIPALES 2022 - Conoce dónde votar este domingo 2 octubre
Domingo

Retrato de un sicario juvenil

Acaba de aparecer “Gringasho”, la historia de uno de los sicarios más jóvenes del país, que hace unos años atrás hizo temblar a las familias en Trujillo. Charlie Becerra suma otro título a su investigación criminal.

Autor. Charlie Becerra escribió Gringasho, que ya se vende en Crisol. Se ha vuelto un conocedor del delito en el norte peruano. Foto: archivo
Autor. Charlie Becerra escribió Gringasho, que ya se vende en Crisol. Se ha vuelto un conocedor del delito en el norte peruano. Foto: archivo
Carlos Páucar

Si uno dice Alexander Pérez Gutiérrez, algunos, muy pocos, casi nadie, lo tomarán en cuenta. Pero si se menciona a Gringasho, al instante recordaremos al joven que hizo temblar a las familias trujillanas, que desde chiquillo se convirtió en un despiadado sicario y escapó de reformatorios, prisiones, del celo policial. Charlie Becerra ha estrenado un libro sobre él.

Becerra es un cronista dedicado a escarbar el mundo de la delincuencia, a investigarla, a retratar sus figuras y sus códigos, su desarrollo. Su primer libro, El origen de la hidra: crimen organizado en el norte del Perú, salió en el 2017 y desde allí no se ha detenido. En 2018 publicó Las huellas de la hidra. En 2019, su novela Solo vine para que ella me mate. Y en 2020, Cachorro, igual en el género policial.

Una tetralogía criminal del norte peruano, que Becerra conoce como pocos. “Sí, desde ahí no he parado. Ya en mi primer libro sentía que el tema de Gringasho requería un libro especial. De hecho, tiene una pequeña aparición en mi primer libro, pero es como un cameo, muy rápido, y sentía que al ser un fenómeno tan especial como el sicariato juvenil, pues requería un abordaje más específico”.

Ese es su pretexto. A través de la figura de Gringasho, aborda, investiga, le sigue la pista al fenómeno delincuencial en el norte. En el libro busca responder cómo se inició, en qué ha devenido, cuál es la situación.

Es decir, vuelve a la no ficción. “En este libro todo es real, no hay ni una gota de ficción. Cuando quiero hacer ficción escribo novelas policiales y ahí sí le pongo de mi cosecha. Como en Cachorro, inspirada en la figura de Gringasho. Pero este libro es no ficción, con testimonios, documentos, absolutamente todo es real”.

Gringasho o Alexander Pérez Gutiérrez fue uno de aquellos seres nacidos para el delito. Desde los 12 años ya se vio involucrado en la violencia. De quitarle la vida a perros callejeros y liarse a golpes en los barrios, pasó a integrar ‘Los Malditos de Río Seco’, llevado por su temerario tío, Carlos Gutiérrez, el Soli.

"Cuando Gringasho salga de la cárcel, tendrá alrededor de 30 años, muy joven para decir que se jubila y no nos va a sorprender más”, señala Charlie Becerra. Foto: archivo

A los 15 años se hizo conocido tras asesinar, en 2010, a la estudiante de computación Deysi García Tooth, porque no quería que su primo se hiciera cargo del bebé que la joven esperaba. Fue liberado por falta de pruebas.

En 2011 se le acusó de matar a tres integrantes de una banda rival. Fue capturado y encarcelado en La Floresta, de Trujillo, y un año después se fugó a balazos. Pero el amor, como el delito, no perdona. Viajó a Lima a buscar a Yasmy Marquina, llamada Gringasha, y fue atrapado en un hostal de Independencia. En junio del 2012 escapó, esta vez de Maranguita. La policía lo capturó el 2013, tras una balacera en Santa Anita. En 2018 fue a dar a Challapalca.

¿Qué piensas hoy de Gringasho? Le pregunto a su biógrafo. Becerra dice: “Una de las cosas que me ha sorprendido en su caso es el tema del azar. Cómo en su historia tiene coincidencias increíbles como encontrarse recluido con el que fuera su archienemigo, Peluca, el equivalente de Gringasho de la banda ‘Los Pulpos’”.

¿No se corre el riesgo, con el libro, de idealizar al personaje? Y responde: “El libro busca ir más allá y que la gente se dé cuenta del infierno que es vivir una vida como esta”.

¿Por qué escribir su historia? Becerra recuerda que Gringasho está en Challapalca, “que es como irse al infierno para ellos, muchos de los grandes criminales del norte han ido a morir allá... Por eso pensé: esto parece casi un final, aún a su corta vida intentó borrar sus huellas, hay que escribir su historia”.

Gringasho, personaje temible, cuya historia aún está escribiéndose. Este texto podría ayudar a seguir entendiendo por qué surgen tipos como él.