VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo RETIRO AFP - Todo lo que debes saber sobre la ley firmada ayer por Pedro Castillo

¿Es cierto que los sismos ocurren por el cambio de estación?

Diciembre empezó con una seguidilla de sismos. Se suele asociar estos movimientos con el cambio de estación. Ya que pronto iniciará el verano, ¿hay un sustento científico en esta creencia?

Perú es un país altamente sísmico
Perú es un país altamente sísmico
La República,Juana Gallegos,

Jorge Heraud Pérez

Profesor y Director del INRAS-PUCP

«Es solo un mito que pasa de boca en boca»

Los sismos son producidos por el choque (strike & slip) o por el deslizamiento (subducción) de placas tectónicas de la corteza terrestre. Se trata de capas de roca de decenas, centenas y hasta miles de kilómetros y por lo tanto masas y energías enormes. Los fenómenos del cambio de estación están referidos a la acción atmosférica, no tienen ningún efecto en el desplazamiento de tales placas como para causar un terremoto. ¿Podríamos imaginarnos que un pequeño mosquito, que se estrella contra un enorme buque de carga, pueda ser la causa de su hundimiento? Es verdad que cada vez entendemos mejor que todo el universo está de alguna manera conectado, espacial y temporalmente, de allí ese bello verso que dice: “... arranca una flor / y explotará una estrella”, pero ni las estrellas ni los buques ni los terremotos deben preocu- parse, no son casos experimentalmente comprobables. Reconozcamos que la vinculación de la pregunta es solo un mito que pasa de boca en boca. Sin embargo, a los científicos nos toca mantener una mente abierta en las hipótesis del método científico.

Hernando Tavera

Sismólogo Director IGP

«No hay relación entre los cambios de clima y los sismos»

Sobre cada descubrimiento científico que se logra se escriben numerosos artículos y libros que sustentan tal aporte. Por ejemplo, sobre el hecho de que los animales pueden percibir con anticipación el inicio de las rup- turas en las rocas que dan origen a los sismos existen, desde la década de los setenta, gran cantidad de bibliografía. Pero sobre la relación entre los sismos y los cambios del clima y/o de las estaciones no hay nada escrito, por lo tanto, no existe ninguna relación. Son dos procesos que se desarrollan en ambientes totalmente diferentes sin ninguna conexión. Los sismos simplemente ocurren cuando deben ocurrir. Sin embargo, la tradición y las costumbres basadas en mitos muchas veces parecen dar explicaciones sobre estos procesos y fechas de ocurrencia. Contribuye a esto el hecho de que somos apegados a correlacionar en espacio y tiempo sucesos que aún no comprendemos del todo. Sería adecuado que cualquier persona, a partir de hoy, anote en un cuaderno cuántas veces cambia el clima y/o estación y ver cuándo coinciden con la ocurrencia de sismos o al revés. Quizás siempre tengamos la esperanza de que sea así, pero realmente no existe relación alguna.

Carlos Zavala

Investigador CISMID

«Lo más confiable son las redes sismográficas»

Existe una creencia popular que sostiene esa afirmación transmitida de los abuelos a los hijos y a los nietos, pero sin ningún sus- tento científico, solo basada en crónicas escritas en viejos tiempos como los relatos recopilados por Manuel de Odriozola, un historiador de crónicas del siglo XVIII. Incluso en Japón existen creencias similares con la aparición del pez bagre (Namazu) que, según algunos pobladores, aparecía cada vez que hay un tsunami. Sin embargo, no existe ninguna evidencia científica al respecto, solo que las locaciones donde ocurren los temblores son zonas de alta sismicidad. El método más confiable para recono- cer los sismos con anterioridad son las redes sismográficas, que están conformadas por instrumentos de registro distribuidos en zonas determinadas. Los acelerógrafos, por ejemplo, que registran la intensidad del movimiento lateral y vertical del suelo durante el sismo, deberían instalarse cada 500 metros, recomiendan los especialistas en geotecnia. Este tipo de redes debería seguir extendiéndose en el país ya que aún la densidad de aparatos de medición es muy baja.