El universo musical de Miki González

Con su proyecto Mikongo, el gran Miki González continúa abriendo nuevas rutas como artista: esta vez en la música electrónica. Además, han relanzado sus dos primeros discos, Puedes ser tú y Tantas veces, imprescindibles para melómanos y fanáticos del rock peruano.

Desde los años 80 Miki González ha recorrido diversos géneros y caminos en la música. (Foto: Difusión)
Desde los años 80 Miki González ha recorrido diversos géneros y caminos en la música. (Foto: Difusión)
Raúl Mendoza

La caña de la pluma de un ave puede servir para hacer una flauta que produzca sonidos de viento que remitan al desierto, al mar, a la costa. Ese instrumento debió escucharse hace miles de años en la ciudad de Caral, porque objetos como ese se hallaron entre sus restos. Miki González ha rescatado ese sonido y lo ha incluido en su tema Aves Marinas Remix, de su proyecto Mikongo.

Mikongo es Miki González haciendo música electrónica. Es un proyecto que inició el 2020, en pandemia, y que ha continuado este año con temas que tienen sonidos afroperuanos, andinos, amazónicos -con reminiscencias ancestrales- recogidos en su carrera como músico. En las nuevas producciones de Miki, aka Mikongo, hay ritmo, sensibilidad, conocimiento.

Los seguidores de su música pueden encontrar en distintas plataformas sus temas en versión DJ: Koro Kemboro, lanzado en octubre de 2020 con los Dengue Dengue Dengue, ZAAP XXXX en diciembre de 2020 y recientemente Aves Marinas, Q Selva, y Piko de Oro Remix, temas que lanzó en los últimos meses y que son un hipnótico homenaje a la costa, la selva y la sierra. Es un recorrido por la música peruana.

“Todos estos temas ya habían salido antes, pero los he remixado. Son del 2017. Por ejemplo, Aves marinas no había salido en dance. Este es un EP de dance que salió dentro de la pandemia. Porque pandemia o no pandemia, siempre estoy en la computadora. En este tiempo me he dedicado mucho más a la producción y a consolidar a Mikongo como artista de proyección electrónica”, dice Miki por el teléfono.

De esta nueva aventura, Miki destaca la libertad creativa que el género tiene. Lo puede hacer todo él solo, con música pregrabada o grabada en el momento, o en colaboración con otro músico. Una laptop o una consola pueden ser suficientes. Por el momento, Mikongo es un trío, con dos músicos que le dan soporte en vientos andinos y percusión afroperuana, y él haciendo la mezcla final de los temas.

“Como músico tengo un proyecto que he desarrollado los últimos treinta años, que es la identidad de las comunidades rurales de Perú. Las comunidades tienen muchas actividades rituales que involucran música. En la sierra, celebraciones de fertilidad agrícola o ganadera; y en la Amazonía pueden ser rituales de sanación con plantas. Lo que quiero transmitir es que estas actividades las hacen para ellos, son ancestrales, y cuando se popularizan y las empiezan a hacer para turistas pierden la esencia. Dentro de mi proyecto quiero transmitir esta identidad de la música que hacen las comunidades para ellos. Yo la publico con estética electrónica y de esa manera la gente entra en contacto con la cultura ancestral, pero de una manera lúdica y no académica. En los discos hay sonidos, una esencia, que estoy tratando de preservar porque con el avance de la tecnología esa herencia tiende a desaparecer. Los jóvenes de las comunidades rurales tienden a fascinarse con todo lo que hay en las redes y pierden el interés en su propia identidad. Esa herencia ancestral es irrepetible”, explica Miki sobre su trabajo.

-Has estado en las comunidades afroperuanas, andinas. Hay mucha investigación en lo que haces.

Hay un interés genuino. Hay obras de académicos fabulosas, pero se quedan en las bibliotecas, en los archivos de las universidades y no se hacen del dominio público. A través de la música electrónica yo puedo comunicar todo eso. El mensaje está ahí.

-Estás difundiendo esos sonidos...

Sobre todo el concepto detrás de esto. El concepto de la importancia de la comunidad por sobre el individualismo. Descubrir esa manera de pensar prehispánica me parece fascinante. Porque creo que eso va a desaparecer cuando el internet llegue a las comunidades.

Miki, el rockero

Puedes ser tú, el primer álbum de Miki González, apareció en 1986. Allí están su primer éxito Dímelo, dímelo y varios más que los fanáticos siempre le piden. No fue un disco superventas cuando fue lanzado, pero hoy es imprescindible en una historia del rock peruano. Tiene un condimento adicional: en la grabación -hecha en Buenos Aires- participaron Charly García, Andrés Calamaro, Miguel Abuelo. Treinta y cinco años después, hace unos días, se ha relanzado el disco en vinilo por Tutiplén Records. Semanas atrás también se había lanzado el álbum Tantas veces, de 1987, por Disco Eternos.

Miki tiene varias anécdotas sobre su primer álbum. El tema Dímelo, dímelo llegó primero a la radio Doble 9 -que no pasaba rock en español- porque el dueño, Manuel Sanguinetti, se encontró con él en una discoteca. “Yo había ido a pasar Dímelo, dímelo, para ver si le gustaba a la gente, porque iba a tocar ahí. Él lo oyó, le gustó el tema y se lo llevó a la radio”, recuerda Miki. El tema llegó al puesto 2 en Doble 9 y otras radios se interesaron en pasar la canción. El single se grabó en 45 con el sello CBS y en julio de 1985 era número 1 en las radios de todo el Perú.

Ese mes Miki fue invitado a tocar en la Feria del Hogar. Ahí le presentaron a Charly García, que ese año vino a tocar con una banda en donde estaban los integrantes de GIT y Fito Páez en teclados. Ese día se hicieron amigos. Fueron a una reunión en la casa de Felipe Lettersten, uno de los dueños de la feria, y rockearon juntos. Meses después, un ejecutivo de la disquera argentina Interdisc le propuso que Charly, que iba a ir a grabar a EEUU, pasara por Lima y grabara un disco con él. “Qué maravilla”, recuerda Miki. Pero Charly cambió de disquera y fue él quien debió ir a grabar a Buenos Aires con los músicos ya citados. Así nació Puedes ser tú.

Hoy el disco es icónico. Hubo una edición peruana y otra argentina. En el disco, además de Dímelo, dímelo, hay temas con letras políticas muy directas como ¿Dónde están? o Puedes ser tú. Era 1986, vivíamos épocas violentas y difíciles, y Miki no soslayó esa situación. Pero el disco también trae temas como Chapi García, que es una chicha con tema social y sonido Shapis en la que Charly García y Andrés Calamaro hacen coros. Y el tema Brian Meno, que parece música electrónica, aunque no lo sea según Miki.

“Comercialmente no tuvo éxito, no sonó en radios. Pero lo curioso es que el disco es como indispensable, tiene un lugar en la historia del rock peruano. La gente mide el éxito por el éxito comercial o la plata que ganas y los premios que tiene, pero hay un submundo paralelo de música que se arraiga, que es referente. No lo digo por mí, sino en general”, explica Miki. El tiempo le hizo justicia al disco.