La astronauta que venció al cáncer

Hayley Arceneaux es la astronauta más joven en viajar al espacio –29 años– y, además, la primera que lo hace con una prótesis en una pierna por un cáncer que superó a los 10 años.

Hayley ha tenido un entrenamiento de seis meses para su misión
Hayley ha tenido un entrenamiento de seis meses para su misión
Raúl Mendoza

Un día del 2001, cuando Hayley Arceneaux tenía diez años, le apareció de pronto un dolor en la pierna izquierda. Al comienzo pensó que se debía a sus prácticas de taekwondo, pero con el paso de los días la molestia se hizo más intensa. Sus padres se percataron de que tenía una protuberancia por encima de la rodilla y la llevaron al médico. El diagnóstico fue demoledor: osteosarcoma, o cáncer de huesos en el fémur izquierdo.

“No quiero morir”, recuerda Hayley que le dijo a sus padres. Pero no iba a morir. Su tratamiento se inició en el Hospital de Investigación Infantil St. Jude en Memphis, Tennessee; e incluyó una docena de sesiones de quimioterapia, antes y después de la cirugía, para extraer la rodilla y parte del fémur.

“Su tumor estaba en el extremo del fémur, justo por encima de la articulación de la rodilla”, explicó el doctor Michael Neel, que realizó la cirugía. Con el tiempo debieron ponerle una prótesis que podía expandirse para no afectar su crecimiento de estatura. Le reemplazaron la rodilla y pusieron una varilla de titanio en donde estuvo su fémur.

Hayley fue una guerrera durante la terapia: fortaleciendo músculos y trabajando en su equilibrio, pasó de no poder ni levantar la pierna a caminar sin muletas en semanas. Logró superar el cáncer pero le quedó la inquietud de trabajar con niños que sufrían enfermedades vinculadas a esta enfermedad.

Con el tiempo obtuvo una licenciatura en Español, hizo breves viajes misioneros a Nicaragua y Perú, y se graduó como asistente médico en EEUU. Desde el momento en que fue dada de alta como paciente, Hayley siempre planeó regresar a St. Jude como empleada y lo consiguió. “Fue el momento más feliz de mi vida”, dijo en una entrevista publicada por la web del propio hospital.

Justamente, trabajando ahí, recibió la llamada de Space X que la ha convertido en noticia mundial. “¿Qué le parecería ser lanzada en órbita alrededor de la Tierra?”, le preguntó una voz. “¿Hablas en serio?”, respondió ella. “Si es así, muchas gracias. Sí, sí, por favor, envíenme al espacio”, volvió a decir.

Integrantes de la misión: Chris Sembroski, Hayley Arceneaux, Jared Isaacman y Sian Proctor

Inspiration 4

Casi veinte años después de superar la muerte, Hayley Arceneaux, de 29 años, se ha convertido en la astronauta más joven en viajar al espacio y, además, es la primera en hacerlo con una prótesis en una de sus piernas.

El miércoles 15 de setiembre partió en la misión Inspiration 4 de Space X. Con ella viajan el magnate Jared Isaacman, que hizo su fortuna con sistemas para procesar pagos con tarjetas de crédito, y quien financia el viaje, Sian Proctor, comunicadora científica que estuvo a punto de ser astronauta de la NASA en el 2009; y Chris Sembroski, veterano de la Fuerza Aérea de EEUU.

En rigor ninguno es astronauta profesional y solo hicieron un entrenamiento de seis meses para esta misión, por lo que los medios de todo el mundo han dado en llamarlo “el primer viaje de turistas espaciales” o de “astronautas civiles”. El empresario Isaacman invitó a sus tres acompañantes por tener historias inspiradoras. El vuelo espera recaudar US$ 200 millones para el hospital St. Jude.

Un astronauta veterano e ingeniero de la NASA, José Hernández, señaló que los cuatro tripulantes son astronautas porque “ya han alcanzado el espacio”. “¿Podrían correr algún riesgo al no ser profesionales?”, le preguntó CNN. “Los sistemas informáticos en tierra tienen el control de la nave (la cápsula Dragón). Si un sistema fallara, tienen doble y triple redundancia para corregir”, dijo.

Hayley dice que el mundo y los niños del St. Jude podrán ver “a un sobreviviente de cáncer en el espacio, a alguien como ellos”. También bromea sobre el doctor Neel, que la operó: “Podrá presumir que puso la primera prótesis artificial en el espacio”. En la misión dará una vuelta a la Tierra cada 90 minutos. El cielo no ha sido su límite.