MINSA - Vacunación contra la COVID-19 a niños inicia este lunes 24 de enero

Parte de Guerra: La firma del acta de la independencia (en el acto)

El general San Martín, a los pocos días de la ocupación de la capital por el Ejército Libertador, y muy consciente del poder de los símbolos, dispuso que los vecinos notables de Lima voluntariamente firmaran el acta de la Independencia a partir del 15 de julio de 1821. En un gesto simbólico, igualmente elocuente, el actual alcalde de Lima, Jorge Muñoz, invitó a suscribir el mismo texto a “todos los vecinos que quieran reafirmar los valores de ser libres e independientes, además de liberarnos de algunas cosas más que no nos permiten ser una sociedad más fraterna”, uno de los gestos patrióticos más íntimos del Bicentenario.

TÚNEL DEL TIEMPO..
El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, ante el libro de acta de la independencia original. El documento histórico se conserva en la bóveda de la Municipalidad de Lima. Fabricado de papel de algodón, el acta fue firmada por 3,504 vecinos criollos de la Ciudad de los Reyes, entre ellos más de un Muñoz.
TÚNEL DEL TIEMPO.. El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, ante el libro de acta de la independencia original. El documento histórico se conserva en la bóveda de la Municipalidad de Lima. Fabricado de papel de algodón, el acta fue firmada por 3,504 vecinos criollos de la Ciudad de los Reyes, entre ellos más de un Muñoz.
Domingo LR

Escribe: Cécile Michaud*

Desde Ica, Huamanga, Huancayo, Huaura, Pasco, Huánuco, hasta Lambayeque, Trujillo, Piura, Cajamarca, Tumbes y Chachapoyas, en estos últimos meses, desde octubre de 1820, para ser exactos, la expedición libertadora del general José de San Martín ha alcanzado en todas partes la victoria patriota en el moribundo virreinato del Perú.

Directora de la maestría en Historia del Arte y Curaduría de la Pontificia Universidad Católica del Perú, su última publicación se titula Arte antes de la historia. Para una historia del arte andino antiguo (2020)

Las negociaciones fallidas entre San Martín y el virrey José de La Serna en Punchauca, en mayo y junio de este año, han conducido finalmente a que el virrey abandonara la Ciudad de los Reyes a principios de julio. El general San Martín, pese a haber buscado ingresar de incógnito en Lima –entró solo y de noche– hace unos pocos días, fue reconocido de inmediato por nuestro pueblo, y desde entonces, entre cohetes, las mujeres le gritamos “vivas”, buscamos abrazarlo y nos arrodillamos a su paso. Hace dos días, el general ha pedido al ayuntamiento convocar a un cabildo abierto para que, según su exigencia, “vecinos honrados” expresaran si están a favor de la independencia del Perú. El día de ayer, 15 de julio de 1821, notables y vecinos de la ciudad firmaron el acta de nuestra Independencia y la multitud está reunida en la plaza para presenciar y celebrar este extraordinario episodio de nuestra historia. En el tumulto, el busto y las armas del rey han sufrido gran destrucción.

En el acta se puede leer:

“En la ciudad de Los Reyes, el quince de julio de mil ochocientos veintiuno… Don José de San Martín, el día de ayer, cuyo tenor se ha leído, he impuesto de su contenido reducido a que las personas de conocida probidad, luces y patriotismo que habitan en esta Capital, expresen si la opinión general se halla decidida por la Independencia, cuyo voto le sirviese de norte al expresado Sr. General para proceder a la jura de ella. Todos los Srs. concurrentes, por sí y satisfechos, de la opinión de los habitantes de la Capital, dijeron: Que la voluntad general está decidida por la Independencia del Perú de la dominación española y de cualquiera otra extranjera….”

Se ha decidido que el acta quedaría abierta para que la pudieran firmar muchos más vecinos de la ciudad y así escribir juntos el inicio de una nueva historia. Desde los antiguos tinteros labrados de plata, brillantes en la penumbra del cabildo, chorrea ahora la tinta de nuestra libertad, y sus colores resplandecerán pronto en nuestra bandera nacional. El general San Martín, ya el pasado 21 de octubre en Pisco, había decretado su apariencia: “de seda o lienzo, de ocho pies de largo y seis de ancho, dividida por líneas diagonales en cuatro campos, blancos los dos de los extremos superior e inferior, y encarnados los laterales; con una corona de laurel ovalada, y dentro de ella un sol, saliendo por detrás de sierras escarpadas que se elevan sobre un mar tranquilo.” ¿Qué habrá estado exactamente en la mente del general para escoger estos colores y símbolos? La corona de laurel, sin duda, es la de la victoria, la misma que ceñía las cabezas de los héroes de la antigua Grecia y que ahora enaltece ante nuestros ojos llenos de ilusión la de nuestros libertadores. Sea como fuere, el general San Martín mandará prestamente este diseño al Cabildo de Lima para que la bandera surgida de su ilustre mente sea izada, por primera vez, durante la ceremonia de Proclamación de la Independencia de nuestra nación, este mismo 28 de julio del año 1821.

(*) Directora de la maestría en Historia del Arte y Curaduría de la Pontificia Universidad Católica del Perú, su última publicación se titula Arte antes de la historia. Para una historia del arte andino antiguo (2020).

Cronología de la independencia del Perú 1821

24 de Jun Bolívar vence en Carabobo y libera a Venezuela.

5 de Jul José de la Serna nombra gobernador de Lima al marqués de Montemira.

6 de Jul El virrey José de la Serna abandona la ciudad de Lima. 9 de Jul Ingreso de San Martín a Lima.

12 de Jul El gobierno provisional decreta la libertad de los hijos de esclavos y da un reglamento de comercio que grava las mercaderías extranjeras y nacionales, suprime las aduanas terrestres, exonera de derechos el azogue, los libros, instrumentos científicos y toda clase de maquinaria. Se prohíbe la exportación de plata y oro, se grava la plata amonedada.

15 de Jul En cabildo abierto se jura la independencia y se firma el acta respectiva.

18 de Jul San Martín envía al cabildo limeño el diseño de la bandera para la proclamación de la independencia.

21 de Jul Francisco Antonio de Zela muere en un calabozo del Castillo de San Lorenzo de Chagres, en Panamá.