Abimael Guzmán - Crónica sobre el proceso de identificación y cremación de los restos del cabecilla terrorista
Selección peruana - La lista de convocados de Ricardo Gareca para la próxima fecha triple de las Eliminatorias

Innovador en las aulas del VRAEM

Con la crisis del COVID-19, Alcides Torres adaptó las laptops XO para enseñar a distancia. Este año consiguió celulares y tablets para sus alumnos, y ha logrado que la tecnología no sea extraña para niños de una escuela rural de Apurímac.

El profesor Torres enseña en una escuela unidocente y bilingüe ubicada en Apurímac.
El profesor Torres enseña en una escuela unidocente y bilingüe ubicada en Apurímac.
Raúl Mendoza

El año pasado, cuando se decretó la cuarentena por la llegada del COVID-19 a nuestro país, el profesor Alcides Torres debió recurrir a una solución muy práctica para poder seguir dictando clases de forma no presencial: usar las laptops XO para niños, esas de color verde y blanco que se repartieron a los escolares el 2010, y que aún tenían los alumnos de su escuela.

Alcides, de 33 años, enseña en la Institución Educativa 54479 de la comunidad de Curampa, distrito de Huaccana, provincia de Chincheros, Apurímac; una de las muchas y alejadas comunidades del VRAEM. Hace doce años que Alcides es docente de aula. También ha sido acompañante pedagógico en programas de soporte intercultural del Ministerio de Educación.

“El año pasado, a falta de dispositivos electrónicos, debimos usar las laptops XO como un portafolio digital. Son dispositivos obsoletos, pero fueron el único recurso para la educación a distancia. La interfaz del dispositivo nos permitió registrar la información de lo que observábamos en ‘Aprendo en Casa’ y compartir trabajos a través de una red malla de esas laptops, que funciona en un radio de dos kilómetros de distancia, y se pueden conectar entre sí sin Internet”, explica el maestro.

Alcides no solo les enseñó el manejo de esas laptops infantiles a sus alumnos sino también a los padres de familia, para que pudieran ayudar a su hijos. Su idea resultó tan buena que los niños podían compartir información, lecturas, tareas. Él es responsable de una escuela unidocente: enseña en castellano y quechua a una decena de alumnos de primero a sexto grado.

Durante el 2020 visitaba seguido a los escolares, pero con la segunda ola del COVID-19 debió espaciar su presencia. No obstante logró que cumplieran las metas de aprendizaje.

Seguir aprendiendo

Este 2021 la educación no presencial se prolongó y no podían seguir con las laptops XO. Necesitaban trabajar de manera más actual, con internet. Así que el maestro Alcides otra vez dio un paso adelante en el esfuerzo para que sus alumnos sigan aprendiendo: a través de sus redes realizó una convocatoria para que les donen celulares y tablets, usados o nuevos, para su clase. Tuvo éxito. Hoy todos tienen dispositivos propios.

“Este año pudimos trabajar unos meses con internet gratis, pero ahora los alumnos hacen sus recargas. Nos comunicamos por videollamada, con todos al mismo tiempo. Ellos ven ‘Aprendo en Casa’ entre las 9 y las 11 de la mañana. Me quedo media hora sistematizando todos los aspectos para la retroalimentación que voy a darles y a partir de las 11:30 me conecto con primer y segundo grado. A las 12 me conecto con tercero y cuarto y a las 12:30 con quinto y sexto grado. Cumplimos con la jornada escolar como si fueran clases presenciales”, explica.

Como muchos otros profesores Alcides ha tenido que adaptarse a la realidad. Hoy los maestros se esfuerzan para ampliar sus conocimientos digitales y dictar clases en red. Muchos hacen videos, enseñan el manejo del internet a sus alumnos, dictan desde sus casas en un aula. Adaptación es la tendencia.

Hoy Alcides está viviendo en Andahuaylas y desde allí se conecta con sus alumnos. Cada cierto tiempo hace el viaje de cuatro horas por una carretera de trocha para llegar a la comunidad. La última vez fue hace dos semanas. Les deja material educativo y conversa con ellos, a un metro de distancia. Los padres de familia y los niños tienen miedo del COVID-19, aunque en la comunidad no hay casos.

¿Siente que los chicos han aprendido y que no hay un retraso educativo?, preguntamos.

“Nos hemos adecuado a esta nueva forma de aprender. La educación a distancia es una gran posibilidad pedagógica si tienes los recursos necesarios. En educación presencial se desarrollan otras competencias. Mis alumnos están desarrollando competencias nuevas: hacen actividades de autoaprendizaje y han aprendido el uso de las tecnologías de información y comunicación”. En medio de la pandemia ha llevado educación y tecnología a sus alumnos. “Nos hemos adaptado al distanciamiento y ellos siguen aprendiendo”, cuenta.