Gustavo Rosell: “Estamos dejando vacunas suficientes para atender a toda la población”

Rosell señala que ha mejorado la percepción de las personas sobre las vacunas porque han visto que es un proceso muy seguro.

Aceptación. Rosell señala que ha mejorado la percepción de las personas sobre las vacunas porque han visto que es un proceso muy seguro.
Aceptación. Rosell señala que ha mejorado la percepción de las personas sobre las vacunas porque han visto que es un proceso muy seguro.
Raúl Mendoza

El viceministro de Salud Pública, Gustavo Rosell, es una de las personas que más conoce del proceso de vacunación que se realiza en el Perú. Ha ocupado dos veces ese cargo, incluso se contagió del COVID-19 y conoce de primera mano la incertidumbre que el virus provoca en los pacientes y en sus familias. Hablamos con él y aquí hace un balance de las acciones que el Ministerio de Salud (MINSA) ha realizado en su lucha contra el letal coronavirus.

Cuando llegue el 28 de julio y tome la posta el nuevo gobierno, ¿cuantos millones de peruanos van a estar vacunados?

El plan de vacunación ha tenido algunas modificaciones porque la meta oficial para julio era de 4.5 millones de peruanos protegidos contra el COVID-19. Entre ellos los mayores de 60 años y personas con comorbilidades. Esa es nuestra meta inicial. Con primera dosis hemos superado los cinco millones a la fecha y en segunda dosis tenemos 3.4 millones 455 mil peruanos protegidos, pero esperamos superar esa meta de 4.5 millones.

¿Y la cobertura va a llegar hasta los mayores de 40 años?

Hasta lo que hemos programado son mayores de 45 años. En Lima estamos avanzando, pero tenemos que ir coordinando con las regiones para que haya un avance uniforme. Si bien hay regiones que van a avanzar hasta los 40 años, como Arequipa y Tacna, hay otras regiones que están terminando los 60 años y recién vamos a abrir con ellos los 50 años. Hay dos condiciones importantes: una es el nivel de avance que tengan las regiones respecto a la programación que tienen de su población mayor de 60 años, y luego de 50 años; y el segundo factor es la cantidad de vacunas que va llegando al país. Nuestra capacidad de vacunación es mucho mayor de la que estamos haciendo actualmente, pero está restringida en parte por la disponibilidad de las vacunas que llegan semanalmente.

¿Qué cantidad de vacunas confirmadas, ya pactadas, le deja este gobierno al próximo? ¿Serán suficientes para vacunar este año a toda la población?

Nuestra población es de 24.5 millones de personas mayores de 18 años, sin embargo al incorporar a los adolescentes mayores de 12 a 17 años estamos introduciendo tres millones adicionales, lo que nos daría si queremos redondear, casi 28 millones. Ya hemos protegido 3.4 millones, y vamos a suponer que cumplimos nuestra meta de vacunar a 4.5 millones. Entonces lo que se necesitaría para el otro gobierno sería 48 millones de dosis. Estamos dejando 49 millones, suficiente para que puedan atender a toda la población incluyendo a los adolescentes. Para agosto-diciembre vamos a dejar 49 millones 115 mil 700 dosis, aparte de las dosis que que van a llegar en las últimas semanas de julio. El 27 es cambio de gobierno, el 25 está llegando la última dotación de Pfizer, y también estarían llegando las dosis de Sinopharm. Si sumamos eso, sería alrededor de 50 millones (de vacunas) que le estamos dejando al próximo gobierno.

Eso asegura que el siguiente gobierno podrá continuar con el cronograma de vacunación, las campañas y todas las medidas que se han tomado hasta ahora

Lo importante es que, cuando se han dado los contratos, la dotación de vacunas fue incrementándose. Y la mayor cantidad de vacunas van a llegar en el último trimestre, que coincide con las poblaciones más grandes. El siguiente gobierno lo que tendrá que hacer es mejorar, incrementar, la capacidad para que la vacunación sea más rápida incluso.

En algunas regiones se está vacunando a población menor al promedio. En Tacna ya están en los 40 años ¿A qué se debe?

Ahí hay dos momentos. Un momento en que algunas regiones han recibido la vacuna AstraZeneca. Se les brindó para el total de su población mayor de 60 años, entonces ellos tuvieron la disponibilidad para en un solo envío avanzar su vacunación. Nosotros no podemos tener la vacuna almacenada, llega la vacuna y tenemos que hacer todos los esfuerzos para que llegue a las personas. Entonces acá hemos avanzado más rápido, estamos hablando de Apurímac, Huancavelica, Ayacucho. Y por otro lado, cuando ya nos hemos uniformizado a nivel nacional, hemos dado autorización a Arequipa, que en las últimas semanas ha sido la región que ha tenido un incremento de casos y fallecidos. Y Tacna, por ser una zona de riesgo, de frontera, se le autorizó, siendo Tacna más pequeño, con un buen sistema de vacunación.

A própósito de la variante Delta, ¿es inminente una tercera ola del COVID-19? ¿Cuál es la situación de esa variante en el Perú?

Lo primero es que siempre tenemos que estar preparados, es mejor tener los recursos y no necesitarlos; que no tenerlos y necesitarlos. En todos los países hay una tercera ola, entonces, ¿por qué no habría una tercera ola en el país? Además, cada región tiene su propio comportamiento y aquí tenemos que trabajar muy fino con los gobiernos regionales. La tercera ola no necesariamente podría empezar por Lima, podría empezar por cualquier región. Respecto a la variante Delta, identificamos los primeros casos en Arequipa, los dos primeros en mayo, y luego un tercer caso de una persona que vivía en el mismo distrito pero no era parte de la familia que se había estudiado. Luego, en Lima identificamos a una persona en el mes de junio y le hicimos el rastreo a todos sus contactos, antes y despúes, e identificamos cinco casos positivos. La mayoría de ellos en Comas. En la actualidad tenemos nueve casos Delta positivos. Es una variante que se expande muy rápidamente. En otros países, incluyendo países desarrollados, la variante Delta termina siendo la variante predominante. El Perú es el único lugar del mundo, donde está compitiendo con la variante Lambda. Estamos viendo cómo se comporta. Esto nos lleva a seguir fortaleciendo las medidas de prevención, a lo cual se suma la vacunación desde luego.

¿Se han preparado escenarios para una tercera ola, medidas que van a dejar a sus sucesores?

Así es. Nosotros hemos elaborado un plan de prevención, primero de contención de esta segunda ola y luego de la tercera ola. El plan ya está elaborado y en ejecución. Contempla ocho objetivos, entre ellos el tercero es el de la vacunación. Y obviamente fortalecer desde el primer nivel de atención hasta la capacidad de respuesta pasando por el fortalecimiento de recursos humanos. Y esto se lo estamos dejando ya al siguiente gobierno. Pero no solo eso, ya lo estamos implementando y financiando. Porque obviamente tenemos que estar mejor preparados que lo que estuvimos para esta segunda ola y la primera ola. Porque no queremos seguir sumando más fallecidos, más personas en UCI, más hospitalizados, tenemos que hacer lo posible por evitarlo y contenerlo desde los primeros síntomas. Ese es el esfuerzo que estamos haciendo y debemos transmitir al siguiente gobierno.

Algunas voces dicen que el ministro de Salud Oscar Ugarte debería continuar con el próximo gobierno. ¿En su caso, si lo convocaran, se quedaría?

Yo vengo trabajando en el Ministerio de Salud desde el año 2001. He pasado por varios cargos, he sido dos veces director general, y esta es la segunda vez que ocupo el viceministerio. Y siempre vamos a estar a disposición del país independientemente del cargo que tengamos. En realidad el cargo es irrelevante, sino qué es lo que podemos hacer por nuestro país desde el lugar en donde estemos. Esas decisiones no pasan por nosotros, pero la disposición a trabajar siempre va estar en los que somos parte de esta familia de la salud pública. Y que además, como en mi caso, que yo he estado enfermo de COVID, trabajando por los conciudadanos, y tenemos la sensibilidad para evitar este sufrimiento a las familias del país.

A propósito de que faltan pocos días para el 28 de julio, ¿cómo se prepara el proceso de transferencia?

Normalmente se forma una comisión de ambos lados, ya eso está normado, con lo que significa la entrega documentaria de información. Nosotros queremos ir más allá: queremos que las nuevas personas que asuman acompañen el proceso desde el primer momento para que sepan cómo se hacen los procedimientos. Por ejemplo, en cuanto a la vacunación hemos hecho una ruta desde cómo se negocian los contratos, cómo llega esa vacuna al país, cómo se distribuye, cómo se manejan los protocolos, cómo se maneja el padrón, como se manejan los centros de vacunación, las lecciones aprendidas, porque no todo es positivo hay cosas que hemos tenido que ir superando en el camino, y que nos acompañen para que ellos no solo vean cómo se hace sino que propongan mejoras.

Hay gente que no se quiere vacunar por diversas razones, entre ellas por las llamadas fake news o noticias falsas que siembran la duda sobre las vacunas

Nosotros medimos la aceptación de la vacuna desde el inicio del proceso a través de compañías encuestadoras y la buena noticia es que hemos mejorado muchísimo la aceptación de las personas porque ya han visto que el proceso camina, que es un proceso seguro, que la vacuna no produce reacciones adversas severas. Sin embargo, hay un grupo de personas que desde siempre ha sido renuente a la vacunación. Pero nosotros seguimos con este proceso comunicacional para explicarles a estas personas qué es mito y qué es verdad sobre las vacunas. Desde que llega la primera vacuna en el siglo XVIII ya había antivacunas. Esto ya tiene varios siglos y ahora se suman algunos grupos religiosos en algunos lugares. Aquí el tema importante es información, comunicación y educación. Lleguemos primero a los que quieren y a los que no quieren, estamos en este proceso de educación. Vamos a abrir la Vacunatón, donde va a haber mucha información, y estamos trabajando redes sociales. Lamentablemente el fenómeno de la desinformación, los fake news nos toma mucho tiempo, pero hay que asumirlo. Es parte de cómo enfrentamos la pandemia generando una corriente de opinión positiva.

También hay un alto porcentaje que no ha vuelto por la segunda dosis ¿A qué se debe?

Estamos analizando ese tema. Alrededor del 70% de las personas que han recibido la primera dosis han recibido la segunda y tenemos un 30% que estamos haciendo seguimiento. Una parte es porque no se han registrado. Hemos identificado personas vacunadas que no están siendo registradas, porque estamos vacunando más rápido de lo que registramos. Entonces, a través de este decreto de urgencia que hemos sacado estamos contratando registradores. Así como va a haber una Vacunatón, tenemos que hacer una Registratón para incrementar nuestro registro. Ahí vamos a cerrar la brecha. Sin embargo, sí hay personas que piensan que con una sola vacuna ya es suficiente, parece que no han interiorizado el tema de la segunda dosis a pesar de que con la primera vacuna se le da un carnet y se le dice “en 21 días venga usted a vacunarse”. Tenemos todos los datos de personas que se han vacunado, a ellos los vamos a ir a visitar, estamos contratando brigadas específicas y trabajando con las regiones, para que salgan a buscarlos. Hay un segundo grupo que ha viajado. Sobre todo adultos mayores que llegaron a vacunarse en Lima pero son, por ejemplo, de Ayacucho, entonces cuando regresaron a Ayacucho no encontraron la vacuna Pfizer, y no se le puede dar una segunda dosis con otra vacuna. Tenemos unas 7 mil a 8 mil perso- nas de este tipo de caso. O se vacunaron en Ayacucho con Astrazeneca y ahora están en Lima. Lo que hemos visto es que nos manden la vacuna desde allá y los vacunamos en Lima. Es un trabajo de hormiga y muy personalizado. Y un tercer grupo, personas que se pusieron su primera dosis y se enfermaron. Y ya no se pudieron aplicar la segunda dosis. Están esperando los 90 días, los tenemos monitoreados para que completen su segunda dosis o iniciar una revacunación dependiendo del caso.

La vacunación se aceleró recién cuando empezaron a llegar las vacunas. Aparte de eso ¿cuáles han sido los principales problemas de todo este proceso de vacunación?

Nosotros tratamos de diseñar el proceso de la manera más organizada posible. Hicimos un padrón universal, basado en el padrón de Reniec. Este padrón fue cotejado con los padrones del Minsa, de Essalud, de Susalud, para cotejar el tema de dónde están viviendo las personas, para programarlos lo más cercano a sus domicilios. El primer reto fue que muchas personas no están viviendo donde dice su DNI, muchos están en otros lugares. Eso lo hemos ido afinando. Hemos tratado de incorporar la mayor cantidad de regiones para que podamos tener un solo padrón, pero es todavía una tarea pendiente. El segundo reto es que las personas cumplan con los horarios y los días que se les había programado. Aquí es un aprendizaje porque la demanda se comporta muy diferente a la oferta planificada. Nos preguntaban porque tenemos largas colas y en realidad nosotros programamos de acuerdo a nuestra capacidad de aforo y de producción de cada centro de vacunación. Desde el inicio las personas escuchaban por los medios “toca vacunar a los de 80 años”, y teníamos una cola de todos los de 80 años y además venían de diferentes distritos. Ocurrió en Lima, Arequipa, Piura, La Libertad. Entendemos que los adultos mayores no tienen las competencias o no están acostumbrados a leer pantallas digitales, pero lo importante es vacunarlos. Tratamos de manejar las colas, conseguir sillas de ruedas, baños, que son importantes, y siempre estuvimos prestos a que la gente se concentre en lugares abiertos donde esté Defensoría, Contraloría, Fiscalía. Escuchábamos sus recomendaciones, ampliamos los centros. En Lima empezamos con 11, a la semana ya teníamos 45 y ahora tenemos casi 70. La idea era esa, pero no se trata del número de centros sino del número de brigadas. También duplicamos y triplicamos nuestras brigadas. Pero ahora los de 50 si pueden acceder a una página web, pedimos que respeten los horarios y este grupo como pertenece a la PEA, lo que quiere es vacunarse lo más temprano posible, vienen temprano y al medio día tenemos los centros de vacunación vacíos. Donde más carga tenemos son los fines de semana. Entonces otro diseño que hemos hecho es el Vacunatón, para las personas que por diferentes motivos no han acudido en sus días puedan tener acceso durante 36 horas continuas y podamos recuperar a todos los que les falta su segunda dosis.

Y ahora ya están cerrando su gestión con una medida potente como la Vacunatón, que va a hacerse tres fines de semana seguidos

Así es. Los últimos tres fines de semana. Empezamos este fin de semana, que va a ser 10 y 11 de julio, luego el 17 y 18, y cerramos el 24 y 25. Lo más importante para nosotros de estas vacunatones es que todas las personas de los grupos etarios que ya se han vacunado y que por alguna razón no han recibido su primera dosis acudan. Tenemos 36 horas ininterrumpidas de trabajo y 21 centros de vacunación en Lima con todas las condiciones para que puedan acudir y no haya pretexto de los horarios. Esperamos que en cada Vacunatón tengamos 200 mil vacunados, es factible. Lo hemos hecho antes. Se han programado horarios para evitar amontonamiento, pero a partir de las 4 de la tarde prácticamente está libre. A partir de esa hora hasta la madrugada invitamos a la gente a que acuda.

Se está hablando de un eventual retorno a clases semipresenciales de los escolares ¿Cuál es su posición?

Como epidemiólogo lo que queremos es que nuestros alumnos y nuestros maestros tengan el menor riesgo de infectarse, para eso tenemos que vacunar a toda la comunidad educativa. Hasta ahora hemos avanzado con más de 22 mil profesores y en cuanto vayamos bajando las edades vamos a ir protegiendo a personas que pertenecen a la docencia. Ya habíamos vacunado a los docentes mayores de 60 años, ahora de 50, pero nos falta un grupo importante que son los alumnos, que son los que más transmiten. Por eso el reto del siguiente gobierno, y seguramente lo va a asumir con bastante responsabilidad, es vacunar a los estudiantes. Nosotros estamos en contacto permanente con las empresas, me reúno cada quince días con los presidentes o los representantes de Pfizer, Sinopharm, Covax Facility, tenemos reuniones para acelerar la llegada de vacunas pero también para recibir información. Pfizer está haciendo un estudio en niños mayores de cinco años. Tendremos algunas noticias alrededor de setiembre y de acuerdo a los resultados podríamos vacunar tanto a los alumnos de secundaria como de primaria. Creo que ello daría mayor confianza a los padres de familia para pensar que el próximo año podríamos estar hablando de clases presenciales o semipresenciales en la mayoría de escuelas públicas y privadas.