Un teleférico frente al mar

Además del nuevo Palacio de Bellas Artes y el parque Bicentenario, Miraflores planea construir el primer teleférico de Lima, que estará conectado a un nuevo complejo deportivo en las playas de la Costa Verde.

El teleférico servirá para integrar las ciclovías de la Costa Verde con las del
malecón miraflorino.
El teleférico servirá para integrar las ciclovías de la Costa Verde con las del malecón miraflorino.
Roberto Ochoa

Miraflores debe ser la municipalidad peruana que más esfuerzos realiza para celebrar a lo grande el Bicentenario de la emancipación.

A la anunciada transformación del local municipal en un imponente Palacio de las Bellas Artes, que será inaugurado con la exposición de 200 artistas plásticos peruanos, se suma la construcción del denominado Parque del Bicentenario, ubicado en la Quebrada de Armendáriz, que contará con un jardín botánico y se integrará al circuito turístico del enorme malecón miraflorino. Sin duda, un nuevo referente para la capital peruana.

El teleférico servirá para integrar las ciclovías de la Costa Verde con las del malecón miraflorino. Fotografía: Félix Contreras

Además se anuncia la próxima inauguración del primer teleférico de Lima metropolitana, que estará conectado a un complejo deportivo que también se viene construyendo en la playa Redondo, siempre en Miraflores.

“El teleférico y el complejo deportivo forman parte de mi plan de gestión municipal”, asegura el alcalde de Miraflores, Luis Molina.

El burgomaestre recordó que a comienzos de su gestión firmó una alianza estratégica con varias empresas privadas, nacionales y extranjeras, para que puedan invertir en el distrito.

“El teleférico costará 35 millones de soles y otros 10 millones de soles el complejo deportivo. Es una inversión que no le costará a la municipalidad”, afirma el alcalde miraflorino.

Como se sabe, el primer teleférico turístico construido en el Perú es el que une la estación de Tingo con el complejo arqueológico de la fortaleza de Kuélap, en la región Amazonas.

En Miraflores también se aplicará el mismo sistema, pero constará con dos telecabinas con capacidad para quince pasajeros cada una y la posibilidad de cargar bicicletas, skates, patinetas eléctricas y tablas de surf. Aún no se ha calculado cuanto costará el pasaje, pero sí se sabe que tendrá un trayecto de 350 metros, desde la estación, en el perímetro del parque Domodossola (donde se encuentra la iglesia Virgen de Fátima y el local del Colegio Médico del Perú) hasta el complejo deportivo de playa Redondo, a menos de cien metros de la playa Makaha y del restaurante la Rosa Náutica (ver infografía).

Los técnicos consultados calculan que cada viaje durará no mas de tres minutos y se podrá trasladar 300 pasajeros por hora de ida y vuelta.

“Lo mejor es que el parque Domodossola no sufrirá ninguna alteración, pues los 300 metros cuadrados que ocupará la estación del teleférico serán construidos en el mismo barranco, para no afectar las veredas, ciclovías y áreas verdes del malecón. No quita la vista, no afecta ni invade el parque, usa el acantilado y no afecta el impacto paisajístico”, asegura el alcalde Molina.

El parque no se toca

La estación del teleférico en el parque Domodossola estará ubicada muy cerca del nuevo ingreso que, también en el acantilado, tendrá el nuevo Parque Bicentenario.

El alcalde Molina reveló además que se tiene pensado ampliar el servicio del teleférico para conectarlo con otras playas de la Costa Verde y con la estación del Metropolitano en Chorrillos.

Como se recordará, en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones duermen el sueño de los justos dos proyectos de teleférico que se proyectaron como solución al terrible tráfico vehicular que afecta a San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado del Perú. Ambas obras también fueron promocionadas por el alcalde Lima, pero su ejecución quedó en veremos. Mientras tanto, ciudades como Medellín, en Colombia, y El Alto, en Bolivia, han demostrado la enorme utilidad de los teleféricos para solucionar graves problemas de transporte público.

“Con el teleférico y el complejo deportivo se pondrá en valor el sector miraflorino de la Costa Verde y será un nuevo referente turístico de Lima”, agregó el alcalde Molina.