Anahí de Cárdenas: “Me siento extraordinaria”

Después de superar un cáncer de mama, Anahí de Cárdenas ha vuelto a la televisión a través de El artista del año, donde demuestra su talento vocal. Al mismo tiempo, culmina la escritura de un libro, ha lanzado un videoclip musical y disfruta al máximo todos los momentos que la vida le brinda.

Tras su recuperación, una imagen reciente de Anahí en el Cusco.
Tras su recuperación, una imagen reciente de Anahí en el Cusco.
Raúl Mendoza

En noviembre de 2019, cuando le iba de lo mejor en su carrera, Anahí de Cárdenas debió parar para enfrentarse a la prueba más dura de su vida: combatir un cáncer que avanzaba silencioso en su organismo. No se dejó derrotar y ahora, a un año de terminar su tratamiento y ser dada de alta, ha regresado para demostrar su talento vocal en el programa El artista del año.

El sábado 22 pasado hizo una versión estupenda del hit ochentero de Alaska, A quién le importa, y se ganó el aplauso del jurado y del público televidente. Esa propuesta de participar en un programa de canto le llegó en el momento justo. Este año está dedicando sus mejores esfuerzos a la música. En marzo lanzó un videoclip con el tema Dignidad, el primero de varios que está preparando.

“Tengo varias canciones en camino y uno ya por salir que se llama Show Up, está en mezcla y masterización. Estoy metiéndome con fuerza a la música, llevando clases de canto, y de danza de salón en mis ratos libres para relajarme. Y estoy concentrada en El artista del año, intentando superar lo hecho cada semana”, cuenta.

La música siempre ha estado muy presente en la carrera de Anahí. Estudió piano, ha participado en varias obras musicales y en 2013 grabó un disco de diez temas de su autoría que se llamó Who’s Thats Girl? y que lanzó con Sony. Desde la universidad ya componía y ahora quiere que la gente empiece a conocerla más en ese ámbito.

“Después del disco del 2013, no seguí porque no entendía muy bien el rubro, como se movía. Y ahora más grande, con más experiencia, estoy intentándolo de nuevo porque creo que más que buscar a gente que te ayude, o te promueva, uno tiene que darse la oportunidad de cumplir sus sueños”, dice.

En su canal de Youtube uno puede encontrar el videoclip que lanzó este año, varios de su primer disco y también un miniconcierto con sus amigos, un grupo al que llaman “No hay plan B” porque -explica- cuando uno tiene un plan B, a veces no se concentra en el plan A, que es el que de verdad importa.

“Todos son actores, cantantes. Un grupo con los que empecé haciendo teatro musical, y con los que seguro voy a seguir trabajando. Es gente talentosa, en la que confío, los admiro y me gusta trabajar con ellos”, dice. Ahora que por la pandemia tiene tiempo para crear, lo aprovecha. “Es lo que intento todos los días: aprovechar mi tiempo para mi carrera, mi vida personal, mi bienestar emocional”.

Sentirme viva

-Hace unos días publicaste en tus redes que este mes (mayo) se cumplió un año desde que culminaste tu tratamiento y te dieron de alta ¿Cómo te sientes en este momento Anahí?

Ha sido increíble. Me siento extraordinaria. Y estoy muy agradecida. Poco a poco voy saliendo de esto. Aun hay cosas que tengo que hacer. Aun tengo cuatro años más de tratamiento. Pero cada vez me siento más cerca a mi meta, por decirlo así.

-Vas dejando atrás esa experiencia tan dura

Exacto. Y con ganas también de ayudar a otras personas. Así como yo he tenido la oportunidad de salir adelante con esto, quisiera ayudar a otras personas a que también lo hagan. Y justamente para eso creé mi asociación Previene Perú.

-Una experiencia tan fuerte como tener cáncer y quizá sentir la muerte cerca, te cambia ¿Qué cambió en ti después de esto Anahí?

Absolutamente todo. El mundo se ve distinto, no tienes idea. Tu perspectiva de vida, tu relación con las personas cambia. Hay un agradecimiento enorme de simplemente estar vivo. Eso se refleja en las interacciones y relaciones que tengas con todo en la vida. No solo con tu familia, con tus amigos. Simplemente salir a dar un paseo por la calle es como lo máximo.

-Disfrutas de las cosas más simples...

Empiezas a apreciar realmente las pequeñas cosas de la vida, que muchas veces pasamos por alto. Respirar. Aspirar el olor del grass recién cortado, cositas. Y dices: qué paz.

-Has contado que tu familia, tu círculo cercano, fueron un gran apoyo

Con mi familia tengo una gran relación. Mi mamá, mi papá, mi hermano, mi familia política. Todos han estado ahí para apoyarme. Ha sido una situación que ha unido a mi familia. Si ya estaban bien los lazos, los ha mejorado. Hemos mejorado el diálogo, hemos aprendido a hablar, a poner límites. Ha sido algo que nos ha enseñado mucho a todos.

-En tus redes hiciste una especie de diario de tu recuperación y la gente te respondió con mucho cariño

Si. La gente está en redes conmigo hasta el día de hoy y han sido un gran sostén. Sentía como una gran responsabilidad, como figura pública, de poder siempre dar lo mejor de mí. Y esta compañía de las personas en las buenas y en las malas, lo siento como algo bonito. El público me da tanto con su aceptación, sus aplausos, con estar pendiente, con seguirme. Hay una frase que siempre dicen los artistas: que se deben a su público. Eso es algo que yo he entendido a raíz de esto y solo tengo palabras de agradecimiento. Esto no hubiese sido lo mismo sin ellos y sin su apoyo.

Contarlo todo

La enfermedad no solo ha cambiado su perspectiva de la vida sino que ahora Anahí se ha convertido en una activista de la prevención del cáncer a través de una organización que ha creado: Previene Perú. Con ella busca darle información y educación sobre el tema a la gente. Hace un tiempo realizó un concierto en donde se recaudaron 400 mil soles. Trabajó con la Fundación Peruana de Cáncer (FPC) y el Banco de Alimentos, con quienes se unió para el evento.

“Cuando estuve enferma y llevando mi quimioterapia, me di cuenta que muchas personas nunca habían ido a hacerse un chequeo oncológico, o no sabían del autoexamen. Yo descubrí mi cáncer haciéndome un autoexamen. Era información que tenía y sentía que debía compartir”, cuenta.

En sus redes también apoya emprendimientos por los que obtiene un monto que va a Previene Perú. “Queremos seguir realizando actividades para llevar prevención y mamografías gratuitas a lugares donde hagan falta, junto con la Fundación Peruana de Cáncer. Ellos tienen un mamógrafo movil y todo eso se puede hacer”, comenta.

Anahí, cantante, actriz, bailarina, no para. Por estos días también sigue escribiendo un libro donde contará aspectos que no se vieron en sus redes sobre lo duro que fue enfrentar la enfermedad. Lo empezó a escribir apenas la diagnosticaron y, según dice, habla de todo su proceso de tratamiento y recuperación. Es como el lado B de todo lo que se conoció. “Tiene muchas historias. Es íntimo, reflexivo y personal”, dice.

Volviendo a la música, también está escribiendo una serie musical. “La música siempre está presente”, afirma. Antes ya había escrito Te de tías, comedia musical que se puede ver de manera virtual a través de Joinnus. Por eso, cuando Gisela Valcárcel, la llamó para participar del El artista del año (América TV) no lo dudó nunca.

“Fue una buena decisión estar en el show. Me ha dado mucha seguridad. Cada sábado me siento mejor, más fuerte. Me gusta lo que estoy haciendo, lo disfruto. Estoy contenta”, explica. Su máxima es: Piensa feliz, sé feliz y date un chance.