PARO DE TRANSPORTISTAS DEL 4 DE JULIO - ¿quiénes se suman a la protesta y cuáles son sus exigencias? DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Suspenden temporalmente visitas al museo y monumento

Parte de Guerra: Miller, el sobreviviente

¡Victoria en el sur! En solo 15 minutos de combate, el ejército patriota con más de 300 hombres de infantería junto a 60 milicianos montados y 70 miembros de los granaderos a caballo, al mando del comandante inglés Guillermo Miller, logró el 22 de mayo una importante victoria en Mirave, Tacna, sobre las fuerzas realistas al mando del general José Santo de la Hera, que contaba con unos 400 soldados. El triunfo fortaleció la posición patriota en la mesa de negociaciones en Lima.

El combate de Mirave, Tacna, fue el primer importante triunfo en territorio peruano del militar británico Guillermo Miller. La insignia inmortalizó a los victoriosos. La caballería de Miller también sellaría el triunfo patriota en Junín y Ayacucho. Murió en el Perú en 1861. Tenía dos balas alojadas en el hígado.
El combate de Mirave, Tacna, fue el primer importante triunfo en territorio peruano del militar británico Guillermo Miller. La insignia inmortalizó a los victoriosos. La caballería de Miller también sellaría el triunfo patriota en Junín y Ayacucho. Murió en el Perú en 1861. Tenía dos balas alojadas en el hígado.
Domingo LR

Escribe: Patricio A. Alvarado Luna*

Gracias a los consejos del almirante Thomas Cochrane, el general José de San Martín autorizó una expedición militar al sur del Perú a fin de interrumpir las comunicaciones realistas entre Lima y las provincias del sur. Esta expedición estuvo compuesta por 500 miembros de la infantería del Batallón n.° 4 de Chile y 100 miembros de la caballería al mando del comandante Miller. El 13 de marzo partió de Huacho y desembarcó en las costas de Paracas el 21 del mismo mes.

Tras ocupar Chincha, sostuvo una serie de pequeñas acciones militares con una avanzada realista que había sido enviada por el virrey José de La Serna desde Lima al mando del general Andrés García Camba. Sin embargo, debido a las enfermedades que azotaban la región, ambos ejércitos permanecieron a la defensiva y no se llegó a entablar un combate de gran magnitud.

(*) Magíster en Historia por la PUCP, miembro del Instituto Riva Agüero y candidato a doctor en Historia Iberolatinoamericana en la Universidad de Colonia, Alemania. Ha escrito principalmente sobre el ejército realista durante la independencia. Su primer libro es Virreyes en armas (Lima: IRA, 2020)

De los 600 hombres que componían la expedición, 28 murieron en un mes y otros 180 fueron a parar al hospital. La mayor parte de los enfermos fueron trasladados a Huacho, mientras que la tropa restante se encontraba débil y enfermiza. Debido a la pérdida de algunos hombres, Miller tuvo que aumentar sus fuerzas con esclavos que habían huido de las haciendas aledañas de Pisco. Estos esclavos fueron enrolados en las filas del ejército y sirvieron también como guías para el ejército.

A fin de evitar mayores bajas a causa de las enfermedades, Miller ordenó el reembarco de sus tropas en dirección al puerto de Arica, lo cual se dio el 22 de abril. Una vez ahí, desembarcó y avanzó hacia la ciudad de Tacna, la cual ocupó sin mayores dificultades.

Frente a los movimientos de Miller, el general realista Juan Ramírez mandó tres destacamentos para hacerles frente. Uno de ellos salió de Puno y otro de La Paz. Ambos debían unirse en Tacna con uno último, proveniente de Arequipa al mando del coronel De la Hera.

El arribo a Mirave

Preocupado porque La Hera reciba estos refuerzos, Miller emprendió la marcha con 310 miembros de la infantería del Batallón n.° 4 de Chile, 60 milicianos montados reclutados en Tacna y 70 miembros de los Granaderos a caballo con la misión de atacarlos separadamente y siendo La Hera su primer objetivo.

Como guía tuvo al teniente coronel Bernardo Landa, moqueguano de 50 años de edad y exmiembro del ejército realista. Gracias a él, Miller y su ejército llegaron el 20 de mayo a Buena Vista, situada al pie de la cordillera. Tras tener conocimiento que el coronel De la Hera había modificado su ruta y marchaba hacia Ticapampa, Miller decidió dirigirse a Mirave a fin de impedir que el destacamento de De la Hera lograse unirse con los realistas provenientes de La Paz y Oruro.

La marcha desde Buena Vista a Mirave fue de 15 leguas por un desierto pedregoso. El general independentista optó por no decirle a nadie a dónde se dirigían, salvo al coronel Landa. Tras 18 horas, las fuerzas de Miller arribaron, sin saberlo, al punto donde los realistas habían establecido su campamento la noche anterior. Los realistas no esperaban un ataque ni sabían de la proximidad del enemigo porque el camino de Sama a Mirave era considerado “impracticable” para las tropas. Descubiertos debido a un descuido, Miller y sus hombres tuvieron que retirarse y, debido al ataque realista, perdieron un oficial y 17 soldados. La noche fue de mucha ansiedad, pues se ignoraba la naturaleza del terreno y la posición que ocupaban los realistas.

La breve batalla

La batalla no se dio hasta las 4 de la mañana del 22 de mayo, momento en que el general Miller se decidió a atacar. La aurora descubrió a las tropas combatientes de ambos bandos unas frente a las otras y a solo dos tiros de fusil de distancia, en una ladera de media milla de ancho. El ejército independentista atacó con celeridad, lo que frustró los intentos realistas para apoderarse de una loma que tenían a su izquierda. La contienda solo duró 15 minutos, dejando un saldo de 96 muertos y 156 prisioneros realistas, logrando escapar solo 60 miembros de la infantería y 80 caballos. Asimismo, fueron tomadas 400 mulas, mientras que las bajas patriotas, entre muertos y heridos fueron de 25 individuos.

Las consecuencias

La victoria de Miller hizo que los realistas que habían llegado a ayudar a De la Hera desde Puno y La Paz, tras ver lo acontecido y que el ejército independentista se preparaba para atacarlos, optaran por retirarse. Para la tarde, Miller continuó con la persecución de los pocos soldados que habían podido escapar en dirección a Moquegua.

(*) Magíster en Historia por la PUCP, miembro del Instituto Riva Agüero y candidato a doctor en Historia Iberolatinoamericana en la Universidad de Colonia, Alemania. Ha escrito principalmente sobre el ejército realista durante la independencia. Su primer libro es Virreyes en armas (Lima: IRA, 2020)

Cronología de la independencia del Perú 1821

7 de abr. Victoria bolivariana de Bomboná.

21 de abr. Llega al Perú el comisionado español Manuel Abreu. Segunda campaña de Álvarez de Arenales a la sierra.

4-18 de may. Los negociadores del general San Martín y del virrey La Serna se reúnen en Punchauca. Se negocia un armisticio vigente hasta el 4 de junio. San Martín propuso el establecimiento de una monarquía con un príncipe español, previo reconocimiento de la independencia del Perú. No hubo acuerdo.

20 de may. Combate de Mirave en Puno. Victoria de Miller. Arenales ocupa Jauja.

23 de may. Se firma un armisticio entre realistas y patriotas. Arenales ocupa Tarma.

24 de may. El general Antonio José de Sucre vence al jefe realista Aymerich en Pichincha.

1 de jun. Batalla de Higos Urco, cerca de Chachapoyas.

2 de jun. Entrevista de San Martín con La Serna en Punchauca.

Fuente: M. Guerra, coord., Cronología de la independencia del Perú, 2016.

►Edición y coordinación: Marco Zileri. Diseño: brian tejeda. Fuente: foto del grabado de Miller en el propio despacho con el que llegó.

Lo más visto de Domingo

Maestros de la resiliencia

Nelson Manrique: “Ha sido un error de la izquierda no zanjar con la corrupción”

Genio de la programación