ALERTA - Bono 600: Hoy inicia pago de subsidio a familias con cuentas bancarias

AC/DC los viejos saurios no se extinguen

Luis  Paucar

luispautem

01 Nov 2020 | 8:00 h
La actual formación de la banda, de izquierda a derecha: Cliff Williams, Phil Rudd, Angus Young, Brian Johnson y Stevie Young.
La actual formación de la banda, de izquierda a derecha: Cliff Williams, Phil Rudd, Angus Young, Brian Johnson y Stevie Young.

La célebre banda de hard rock que estuvo a punto de desaparecer ha lanzado esta semana su videoclip ‘Shot in the Dark’. Es una lección de cómo renacer en tiempos oscuros.

Era un pájaro herido envuelto en una sábana. El chico indisciplinado que se vistió de colegiala —y alguna vez carraspeó “I’m a wanted man, public enemy number one”— moría tendido en el asiento delantero de un auto. Su amigo lo había arropado para que descansara después de una borrachera, pero Bon Scott no despertó jamás. Era febrero de 1980 y el vocalista de AC/DC se convertía en un mito a los 33 años. Según la versión forense, lo acabó una intoxicación etílica. La leyenda negra dice que fue una sobredosis de heroína. Con Bon Scott se fue parte de esa banda de hard rock formada, siete años atrás, por los hermanos Malcolm y Angus Young.

La desintegración era el único final posible, pero bastaron dos meses de silencio para que AC/DC dictara su primera lección de cómo renacer. “Bon nos hubiera metido una patada en el trasero si dejábamos esto”, suspiró Angus. Y en abril de ese año aciago, un señor que se ganaba la vida reparando techos y parabrisas se integró a la banda para hacer historia. Brian Johnson puso voz al que terminaría por convertirse en el segundo álbum más vendido de todos los tiempos, ‘Back in Black’, una carátula enteramente negra que alcanzó los 50 millones de copias y fue superada solo por ‘Thriller’, de Michael Jackson.

Pero los ídolos también envejecen (o se corrompen) y a todo esplendor siempre le espera un ocaso. En 2015, Phil Rudd, el baterista fundador, fue condenado a arresto domiciliario por tenencia de drogas. En 2016, Cliff Williams, bajista, dijo adiós a AC/DC, anhelaba sosiego y pasar más tiempo con su familia, lejos de las luces y los recovecos.

Ese mismo año, Brian Johnson, el cantante del falsete imposible, anunció que se estaba quedando sordo. Y en 2017, la demencia senil retiró del escenario a Malcolm Young y lo condujo a un sanatorio donde falleció a los 64. Desde 2014, AC/DC no publicaba un solo disco. Suspendieron sus conciertos dos años después y se convirtieron, así, en una gran incógnita.

Su legión de devotos solo esperaba noticias de la extinción, pero ahora que el mundo se desmigaja, los veteranos han vuelto para demostrar cómo se escucha —cómo suena— el pasado. Aunque no están ni Bon Scott ni Malcolm Young, los demás constituyen la formación clásica de la banda: el recuperado Brian Johnson (73) en la voz, Cliff Williams (70) al bajo, Phil Rudd (66) en la batería, Stevie Young (63) a la guitarra y Angus Young (65) en la guitarra solista.

Su nueva canción se llama ‘Shot in the Dark’ (Un tiro en la oscuridad) e incluye, según la crítica, la fórmula de siempre. “Un juguetón riff de guitarra inicial, el golpeo rítmico de bajo/batería, la voz estrangulada de Johnson, un estribillo adherente y el nervioso solo de guitarra de Angus”, ha descrito El País.

Ese tiro en la oscuridad pertenece al álbum Power Up, que estará disponible desde el próximo 13 de noviembre. Es un bramido esperado desde 2015 pero, sobre todo, un homenaje a la memoria de Malcolm.

El videoclip se estrenó en YouTube el último lunes y da para algunas conjeturas: envejecer significa volverse aún más épico y quizás, cuando este mundo llegue a su fin, solo quedarán cucarachas, agua y AC/DC