EN VIVO - Copa Libertadores: sigue el minuto a minuto de la final Flamengo vs. Palmeiras San Marcos - Últimas noticias del examen de admisión presencial que se realiza este sábado

Oscar Ugarteche: “Doscientos años después de la independencia, el país se está desintegrando”

Economista. Profesor e Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Filosofía e Historia. Activista LGTB.

Ugarteche señala que el Perú debería hacer un cambio de matriz energética, porque el petróleo está quedando atrás. Foto: La República
Ugarteche señala que el Perú debería hacer un cambio de matriz energética, porque el petróleo está quedando atrás. Foto: La República
La República

Oscar Ugarteche es economista, filósofo e historiador. Con esa mirada múltiple observa desde lejos –vive en México hace quince años- lo que ocurre en el Perú. Su visión va a contracorriente: para él la economía peruana no es la más afectada por la pandemia del COVID-19 en América Latina y considera que el sector privado no ha hecho lo suficiente en esta crisis. También hablamos de la demanda que el TC debe resolver acerca de poder inscribir ante el Reniec su matrimonio realizado en México con Fidel Aroche. Hace dos años que espera.

Usted dijo en una entrevista que el Perú ha tenido varias caídas económicas en su historia y que en la caída del 80 al 90 tardamos diez años en levantarnos. ¿Esta vez, con pandemia, podremos hacerlo en menos tiempo?

Hemos perdido unos 9 años con la caída, pero la recuperación se puede hacer en unos cinco, seis años, esto suponiendo una tasa de crecimiento de 3.5% estable. El Perú se ha caído igual que el promedio de América Latina. Hay países que han perdido más, como Brasil o Argentina. Y hay países que han perdido menos, como los de Centroamérica. Y han perdido menos porque en Centroamérica, el elemento remesas es muy importante en su balanza de pagos.

Con la pandemia descubrimos que el 70% de la PEA es informal, más del 50% no tiene una cuenta bancaria y un porcentaje similar no tiene una refrigeradora ¿Cómo explicar esas cifras luego de dos décadas de crecimiento?

Porque hubo un grupo de gente que se enriqueció notablemente. Sino mire lo que pasó entre Lima y el kilómetro 100 de la carretera al sur. Cuando vine a México, hace 15 años, eso estaba a medias, pero las últimas veces que he ido al Perú es sorprendente lo que hay ahí en términos de riqueza. Lo que pasa es que el Perú, cómo antes de 1968, sigue siendo un país sumamente concentrado. Y se generó mucha riqueza, y gente que se hizo muy rica. Y es una lista corta. Si ese crecimiento hubiera sido bien distribuido, eso hubiera hecho que la reducción de la pobreza fuera una cosa sólida. Lo que hubo fue una foto para la galería sobre reducción de la pobreza. ¿Cómo reduces tu 30% si has hecho crecer las exportaciones y ellas no generan empleo? El problema de la pobreza tiene que ver con empleo. Pero acá ese no es el tema.

A la fecha se habrían perdido unos seis millones de empleos por la pandemia. ¿Ese es un claro indicador de que el gobierno no manejó bien esta crisis?

No creo. Es un indicador social del tamaño de la crisis. ¿Por qué insisten en el Perú en acusar al gobierno del fracaso? Es uno de los gobiernos que tuvo éxito en el manejo de la crisis al principio. Lo que no pudo hacer, porque no tenía cómo, fue evitar el contagio cuando hay 75% de población informal…

Qué debía salir a trabajar…

¿Y cómo los frenas? Ese sigue siendo un problema de estructura. No hay estructura de salud en el Perú de hoy. ¿Por qué habría de haber esa estructura si no la ha habido nunca? Lo que pasa es que nadie quería mirar eso. Antes del año 60 no había un sistema nacional de salud. Y cuando se pudo, no se hizo. Los problemas estructurales peruanos estaban ahí y es lo que hemos visto. Es muy penoso ver que no se han modificado en más de 50 años. Y hay que dejar de echarle la culpa de todo al presidente. La discusión política en el Perú no solo es infantil sino de una falta de fraternidad alucinante. Los peruanos no nos queremos ni un poquito. No solo le tenemos miedo a lo nuevo y a lo moderno, sino que no nos queremos.

Se culpa al gobierno del alto número de contagiados y fallecidos y porque no evitó que la economía se viniera abajo.

Es que no hubiera tenido cómo. Si la universidad peruana no puede pagar un salario digno a un profesor, dime si el Estado peruano está en la capacidad de mandar profesionales a hacer seguimientos de contagios. Culpar al gobierno de los contagios me parece ridículo.

Dicen que el Perú es el más afectado de América Latina

En América Latina estamos al medio de las pérdidas. Y sí, tenemos más muertos. Pero también he visto que metieron, o hay 4,500 millones de dólares para meterle a la economía. Lo que no hay es cómo hacerlo. Ese es un problema estructural, no de este gobierno. Antes había un Sistema Nacional de Planificación ¿Quién lo desmontó? El sistema de inversión pública funcionaba bien en los setenta, ahora no tenemos sistema de inversión pública. Muchos dicen “El Estado no lo resolvió”. Bueno, y el mercado tampoco. ¿Dónde estuvo el sector privado, dinámico, para resolver los problemas de la sociedad? En ninguna parte.

Usted ha dicho que la empresa privada, que se benefició de programas como Reactiva Perú, no se ha comportado a la altura de las circunstancias. ¿Pudieron hacer más en esta crisis?

Se ha comportado como siempre: pensando que el Perú son un grupo de personas y no 30 millones de habitantes. Vi que en el Tribunal Constitucional había un tema tributario. Empresas que en medio de este desastre no querían pagar impuestos. Y esos son los mismos que dicen que no hay tal o cual cosa. Si pues, ¿con qué dinero? Somos una sociedad de castas, y el manjar blanco que hacía que las castas estuvieran pegadas, se está secando. Entonces están separándose, fraccionándose, y es lo que vemos en la crisis política: una sociedad que se está desintegrando. Pero en esta sociedad de castas los unos creen que el resto no importa. Y eso es parte de la infraternidad que tenemos. Qué manera de ser poco fraternos y poco solidarios. El Perú somos todos y si no lo vemos así, no va a haber país. Este es un país que se está desintegrando en parte por falta de fraternidad y en parte porque no hay políticas de cambio estructural profundas. Lo que yo estoy mirando es que la clase dominante, es una clase cobarde que le tiene terror a lo moderno, al tema de la igualdad, al tema de la incorporación social.

Este presidente se va en meses. El próximo va a tener que tomar medidas para enfrentar la crisis. ¿Qué debería hacer?

Si no tocamos el modelo, seguimos concentrando el ingreso y seguimos con que la gente se muere y seguimos echándole la culpa al presidente. ¿Quién es el que dice que no se puede agregar valor a lo que se produce en el país? Para atender los datos que usted ha señalado antes, hay que tomar al país en serio. Si todos somos ciudadanos iguales ante la ley, el Estado se ve obligado a tener un sistema de salud y un sistema educativo de primer nivel en todo el país. No es un tema de medidas, es un tema de concepción. Y de acuerdos. En lo que tenemos que estar de acuerdo es en qué dirección vamos.

En el mundo post-pandemia ¿Cuáles son las fortalezas del Perú? ¿Por dónde debería ir?

La principal fortaleza que tiene el Perú son los peruanos. Somos trabajadores, somos proveedores de buenos servicios. Son gente muy esforzada que apenas tienen un poco más de educación se disparan. Yo veo a los peruanos que se han quedado a trabajar en México, he visto peruanos en Europa, he visto niños peruanos adoptados por amigos, que ahora son personas de casi 40 años, que han hecho carreras notables. Tengo en mente una chica que es física nuclear, que en el Perú quizá estaría limpiando casas, y eso es un tema de educación. Lo que necesitaba era un nivel educativo alto y, cuando lo tuvo, floreció. Educa a la población y el país cambia. En los 60 con Belaunde y en los 70 con el gobierno militar hubo intentos de modernización de la educación, y a donde hemos ido a parar ahora es a las universidades chicha, a profesores que ganan centavos, y a que no haya investigación ni desarrollo. ¿Sabes que pasa en el Perú? Hay clase dominante, pero no hay clase dirigente. Creen que su billetera es el Perú, y eso es una confusión fundamental. Porque ya no se trata de derechas ni izquierdas, se trata de que 200 años después de la independencia el país se está desintegrando.

Hablando de la educación, en el Perú hay un movimiento que levanta una idea: sin ciencia no hay futuro. Por ahí deberíamos ir.

Así es. Sin ciencia no hay futuro. Y es ridículo que los peruanos estemos trabajando afuera del Perú porque las universidades no nos pueden absorber. O que yo sea SNI (Sistema Nacional de Investigadores) 3 en México y en el Perú tendría que ser profesor por horas. Eso es porque en el Perú no valoramos el conocimiento. Es un viejísimo problema. Tenemos una resistencia a lo moderno. Por eso (Jorge) Pucinelli decía en el prólogo de “Perú, problema y posibilidad” que en el Perú hay misoneísmo, es decir el miedo a lo nuevo. Y de eso sufrimos.

Hablando de lo nuevo, el cambio energético que usted plantea y el impulso a la ciencia deberían ser temas de la campaña presidencial para el 2021 en el Perú.

Así es. Antes el candidato moderno era el candidato de la izquierda. Hoy no termino de entender quién está en qué posición, porque se rompen y se dividen como toda la vida. Tampoco veo un pensamiento. Ni en la izquierda ni en la derecha. En la derecha no hubo pensamiento, lo que hubo fue poder y hubo ideología. La ideología de la derecha está mandada por Mario Vargas Llosa y Hernando de Soto, los dos ideólogos de la derecha. Y en la izquierda y el centro no veo.

Acerca del tema de su demanda ante Reniec para que inscriban su matrimonio con Fidel Aroche, el TC lleva dos años sin pronunciarse, ¿por qué cree que no lo ha hecho aún?

Porque están aterrados, no saben qué hacer. Además se produjo este movimiento que le ha mandado una carta a la presidenta del Tribunal Constitucional y han recabado firmas para que fallen. A mí no me importa en qué dirección fallen, lo que quiero es que fallen. Quiero que se hagan personas de bien. Que no hagan que haya dos sistemas legales en el Perú, para unos y para otros. ¿Por qué no se ha registrado (en el Perú) el matrimonio en México entre Fidel y yo?¿Por lo que va a decir el Cardenal, el Vaticano, mi abuelita? Qué importa lo que diga tu abuelita o el Vaticano. No estamos hablando de una decisión religiosa, sino de una decisión de derecho.

El viernes el TC decidió ver su caso en una fecha próxima, pero en audiencia reservada

Quieren discutirlo en privado. Yo apelo a la separación Iglesia Estado. Espero que el Cardenal no esté haciendo las visitas que hacía el anterior para influir sobre los jueces. Si los jueces no pueden separar sus convicciones religiosas de los principios jurídicos, que se abstengan. Yo apelo al Tribunal Constitucional del Perú, Estado laico, no al Tribunal de la Rota (Romana).

¿Qué implicancias tiene que le den la razón en el TC?

Si nos dan la razón, todos los peruanos seríamos iguales ante la ley. Se sienta un precedente que se puede aplicar en el resto del mundo. Me inclino a pensar que la justicia va a prevalecer por encima de la ideología religiosa. Todos somos iguales ante la ley, ese es el único punto. Cuando me santifiquen van a tener que rezar por la forma en que me martirizaron. (se ríe).

Economía peruana, últimas noticias.

PBI nacional caería 13% para este año, según IPE
Economía nacional se contrajo 9,82% en agosto
FMI eleva a 7,3% la proyección de crecimiento de la economía peruana para 2021