HOY - Melgar busca hacer historia en la Copa Sudamericana al enfrentar a Deportivo Cali

La historia a diario

Como para empezar con las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia, la historiadora Natalia Sobrevilla hizo realidad el sueño de digitalizar cientos de periódicos de Lambayeque, Tacna, Ayacucho, Cajamarca y Huancavelica de los siglos XIX y XX, que ahora se pueden leer en un portal acondicionado por la Librería Británica

Algunas de las cientos de portadas que se pueden ver en el portal.
Algunas de las cientos de portadas que se pueden ver en el portal.
Roberto Ochoa

“A rebuscarse, se ha dicho ¡Ya llegó la hora de armarse! ¡Quiero troncha! ¡Venga un puesto! Que para eso hay presupuesto Y caudillo á quien pegarse. Juanito quiere atrapar Lo menos un consulado. Y Pablo está esperando En meterse a legislar; Canuto no acepta nada Que no sea un Ministerio...”

El periodista y poeta Federico Blume –hijo del ingeniero que inventó un submarino durante la guerra con Chile– publicó estos versos el 8 de junio de 1895 en el diario El Sufragio, de Cajamarca. Su letra cobra actualidad ahora que estamos cerca de una campaña electoral y demuestra que el fervor político no solo tenía como epicentro a Lima, la capital.

“Una de las cosas más interesantes de todo este proyecto ha sido la posibilidad de apreciar los detalles de la vida política y social en las ciudades fuera de Lima, estos periódicos muestran la riqueza de la vida en estas provincias”, afirma la historiadora Natalia Sobrevilla Perea, gestora del proyecto Recuperación de periódicos provinciales en Perú: Lambayeque, Ayacucho, Tacna, Cajamarca y Huancavelica.

Sin duda, se trata de una de las mejores iniciativas para celebrar el Bicentenario en una circunstancia histórica singular.

Se dice que la prensa es el primer borrador de la historia. De ahí que el acceso a los periódicos nos brinde una muy útil forma de interpretar nuestros accidentados doscientos años como república.

Como cuando se lee en un diario de Chiclayo, de 1839, el primer discurso de Fiestas Patrias del mariscal Agustín Gamarra, quien resalta que en sus escasos años como país libre, el Perú está en paz con todo el mundo (menos con España), justifica la pérdida de territorios a favor de la Gran Colombia y de Bolivia, agradece el apoyo de Chile y saluda los primeros contactos con EE. UU. “Conservamos con los Estados Unidos de Norte América, la buena intelijencia (sic) que es análoga á la identidad de principios políticos. El encargado de negocios de aquel gobierno, ha manifestado sus deseos de celebrar con el Perú tratados de navegación y comercio, que regularicen y consagren las relaciones felizmente ecsistentes (sic) entre los dos países”. Si supiera en qué terminaron esas relaciones.

TRAS LOS ARCHIVOS

Todo empezó a inicios de este siglo, cuando Sobrevilla estudiaba su doctorado y estaba interesada en entender cómo funcionaba la política durante el siglo diecinueve peruano.

“Comencé por los archivos de la Universidad Católica, tanto en el Instituto Riva Agüero como los de la llamada colección X, además de los que en ese momento en que era estudiante se incorporaron como parte de la Biblioteca de Félix Denegri Luna”, cuenta. Gracias al apoyo de Cristóbal Aljovín pudo trabajar en la colección de la Universidad de San Marcos. Luego investigó a fondo las colecciones en Cusco, Arequipa y Cajamarca. Pudo comprobar que dos años antes, los historiadores Donato Amado y Luis Miguel Glave habían publicado un detallado catálogo de impresos. “Esa fue mi guía para navegar esta colección que se encuentra en el Archivo Regional del Cusco y es particularmente rica”, recuerda.

En Arequipa descubrió que los mejores archivos de diarios pertenecen a colecciones privadas, pero fue en Cajamarca donde surgió la idea de digitalizar los diarios locales.

Las colecciones cajamarquinas estaban en estado precario pese a los esfuerzos del archivo local. “Los periódicos por su naturaleza efímera son muy vulnerables y a pesar de tener todo el cuidado posible quedaba claro que el material estaba en peligro”, revela.

Sobrevilla terminó su doctorado el 2005 y pudo continuar la visita de los archivos con periódicos peruanos. Comprobó, además, que en Chile y Colombia ya se creaban colecciones digitales. En el interín estuvo en la Universidad de Yale, cuyo archivo guarda una de las mejores colecciones de impresos peruanos. Sin embargo, para acceder a esta colección hay que visitar sus instalaciones o contar con una autorización para investigar en su colección de microfilm.

Dos años después se hizo la luz cuando obtuvo una plaza en al Universidad de Kent (Reino Unido) y tuvo conocimiento del proyecto de Archivos en Peligro. El 2008 presentó una propuesta para realizar un piloto para visitar la mayor parte de archivos regionales en el Perú y hacer un diagnóstico sobre la situación en la que se encontraban sus colecciones.

Con el apoyo del fotógrafo Rodrigo Sarria López de Castilla y de la restauradora María García-Belaúnde (especializada en papel) recorrieron todos los archivos y, al mismo tiempo, dictaban capacitaciones sobre conservación y digitalización.

“Por regla general, cuanto más antiguos los periódicos mejor la calidad del papel. A mediados del proceso, Marina junto a Liz Villacorta dieron capacitaciones sobre cómo mantener los periódicos en el mejor estado posible. Entregamos además materiales de conservación para que pudieran mantener los ejemplares que se encontraban en mayor peligro en las mejores condiciones posibles”, dice la investigadora.

En el primer proyecto piloto visitaron Tacna, Moquegua, Trujillo, Chiclayo, Piura, Puno, Ayacucho y Cajamarca. Descartaron los de Cusco, Puno y Arequipa porque sus archivos están mejor conservados. “En el norte optamos por digitalizar la colección de Lambayeque, que es realmente muy especial ya que contiene una serie de diarios satíricos que no se conocen mucho. Uno de ellos tiene el título extraordinario de El Diablo”, revela.

También encontró una buena colección en Ayacucho, pero no pudo acceder a la que guarda el convento de San Francisco. Comprobó, además, que Tacna tiene una de las mejores colecciones de periódicos.

En Lima recibió el apoyo del entonces director de la Biblioteca Nacional, Ramón Mujica, para organizar un gran evento de capacitación en el que también participó el personal de archivo de La República, El Comercio y El Peruano.

Así las cosas, Sobrevilla reconoce que su “ilusión es que esto sea solo un primer paso a un esfuerzo mucho más amplio por crear un portal digital de la prensa peruana. Que sea un repositorio donde recreemos de manera digital todas las colecciones que están ahora repartidas por el mundo y en diferentes bibliotecas. Cuando pensamos en el pasado, debemos pensar también en el presente ya que la única manera de crear un mejor futuro es desarrollando una mejor práctica de la política, algo que solo podremos lograr conociendo como ha funcionado la política peruana desde los inicios de la república, algo que se ve con mucha claridad en estos periódicos”. (La colección completa se puede leer en https://eap.bl.uk/)