Mary Trump: secretos de familia

Mary es hija de Fred Trump Jr., el hermano al que Donald siempre despreció.

A cuatro meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la sobrina de Donald Trump lanza un libro en el que revela cómo su familia, sobre todo su abuelo, moldeó la personalidad de aquel a quien llama el “hombre más peligroso del mundo”.

Óscar Miranda
12 Jul 2020 | 20:25 h

“Donald no es simplemente débil, su ego es algo frágil y debe ser reforzado en todo momento porque sabe en el fondo que no es nada de lo que dice ser”.

Con estas palabras Mary L. Trump describe a su tío Donald, el hermano menor de su padre, el presidente del país más poderoso del planeta.

Descripciones como estas abundan en el libro que la hija de Fred Trump Jr. publicará en los próximos días en los Estados Unidos, bajo el sugestivo título de “Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man” (“Demasiado y nunca suficiente: Cómo mi familia creó al hombre más peligros del mundo”).

El libro se une a la cada vez más larga lista de volúmenes que abordan la historia del magnate. Pero, a diferencia de otros como los escritos por Bob Woodward y exasesores como Ben Rhodes o John Bolton (que también saldrá en los próximos días), no se ocupa de las interioridades de Trump en la Casa Blanca, sino de la historia de su familia y de cómo la forma en que lo crió su padre, Fred Trump Sr., moldeó la personalidad del actual mandatario norteamericano.

SER UN ASESINO

La historia de Donald, de su hermano Fred Jr. y del resto de hermanos, hijos y sobrinos de la familia está marcada por la personalidad del patriarca. Fred Trump Sr, el fundador del imperio inmobiliario y un empresario implacable, era, a decir de su nieta Mary, un “sociópata” que dañó a sus hijos. Principalmente a Donald, a quien “destruyó” al interferir en su “capacidad para desarrollar y experimentar el espectro de las emociones humanas”.

En el papel, como hijo mayor, era Fred Jr. quien debía heredar la conducción del imperio, pero el padre de Mary no soportaba la presión que ejercía el patriarca, así que se alejó del negocio familiar y se hizo piloto.

Fred Trump nunca se lo perdonó y nunca perdió la oportunidad de humillarlo públicamente, sobre todo después de que se casó con Linda Clapp, una azafata a la que él despreciaba y a quien culpó cuando su hijo comenzó a tener problemas con la bebida.

“La suavidad era impensable para él”, escribe Mary sobre su abuelo, y explica que se enfurecía cada vez que Fred Jr. se disculpaba por cualquier error. “Fred quería que su hijo mayor fuera un asesino”.

Donald, en cambio, aprendió bien las lecciones. “La lección que aprendió, en su forma más básica, fue que estaba mal ser como Freddy. Fred no respetaba a su hijo, por lo que Donald tampoco lo haría”.

Donald siempre menospreció a Fred Jr., hasta el día de su muerte, en 1981, cuando Mary tenía 16 años. Y aunque siguieron asistiendo a los eventos familiares, ella y su hermano siempre se sintieron marginados del clan principal.

En 1999, cuando murió el abuelo Fred, descubrieron que los tíos los habían sacado de la herencia familiar. Comenzó una disputa legal que acabó dos años después, cuando los dos nietos aceptaron ceder su porcentaje en el imperio a cambio de una suma no revelada.

Mary Trump hace varias revelaciones en su libro. Cuenta que de muchacho su tío le pagó a un amigo para que hiciera por él la prueba estandarizada para las admisiones a las universidades. Dice que Maryanne, la hermana de Donald, lo consideraba un “payaso” que no tenía “principios. Y revela que una vez la contrató a ella para que escribiera un libro sobre él y le habló de varias mujeres a las que esperaba conquistar, pero que, después de ser rechazado, se convirtieron de repente en las “más detestables, feas y gordas que había conocido nunca”.

La noche en la que Donald Trump ganó la presidencia, Mary publicó en su cuenta de Twitter: “La peor noche de mi vida”. Y agregó: “Me aflijo por nuestro país”. (O.M)

Video Recomendado

Lazy loaded component