Lazy loaded image

La primera línea de defensa

En tiempos de coronavirus o Covid-19 en el Perú, médicos, enfermeras y otro personal de salud son los primeros soldados en la lucha contra la pandemia que atemoriza al mundo. Aquí recogemos tres testimonios de profesionales que, a pesar del riesgo, trabajan por todos nosotros.

Raúl Mendoza
24 Mar 2020 | 13:40 h

Los aplausos que en los últimos días se han escuchado a las 8 de la noche en toda la ciudad están dedicados a médicos, enfermeras, personal de salud, miembros de las fuerzas armadas y todos aquellos que en medio de la pandemia del coronavirus velan por la seguridad de la población. Un servicio importante, por ejemplo, ha sido el Servicio de Atención Móvil de Urgencia (SAMU), que ha realizado el traslado de varios contagiados por el virus.

“Cuando nos llaman por una emergencia, existe el lógico temor, pero es nuestro deber y debemos hacerlo”, dice el médico Josué Sologuren, líder de un equipo del SAMU. A través de su línea 106, ellos atienden pacientes con insuficiencia respiratoria moderada o grave. Han debido trasladar varios casos positivos. “Con los trajes especiales se minimiza el riesgo, pero siempre debemos tener cuidado”, comenta la enfermera Silvia Zegarra.

Algunos traslados incluso se han hecho con una cápsula que aísla totalmente al paciente, un tipo de control que se usa para casos como el ébola.

El Minsa y Essalud también buscan minimizar el contagio o reducir los síntomas entre las personas con enfermedades crónicas o de avanzada edad, y desde la semana pasada tienen brigadas que van casa por casa vacunando contra el neumococo. Esperan vacunar a 2 millones de personas mayores de 60 años este año y con ello reducir el impacto del virus.

Essalud ha habilitado una línea 107, similar a la 113 del Minsa, para que la gente pueda llamar y alertar de algún caso o pedir orientación sobre la enfermedad. “Buscamos reducir la sobrecarga de otras centrales telefónicas y reducir la tasa de abandono del que llama porque no lo atienden. Del 2 al 18 de marzo hemos recibido alrededor de 45 mil llamadas”, señala Federico Tong, gerente de Atención al Asegurado de Essalud.

El Colegio Médico del Perú ha advertido que habría 80 médicos con sospecha de contagio y pedido que se profundicen las medidas de bioseguridad. Un llamado que las autoridades deben tomar muy en cuenta. Es el costo de plantarle cara al Covid-19. En ese sentido, los tres profesionales de la salud con los que hablamos tienen un llamado a la población: quédense en casa para que no aumenten los casos.

“Trasladé al primer caso sospecho"

Josué Sologuren Médico del SAMU

Desde que hubo alerta epidemiológica en Latinoamérica, había que estar preparados. En la quincena de febrero (el Covid-19) había llegado a Brasil, Ecuador, y el equipo del SAMU estaba alerta. Mi unidad fue la que trasladó al primer caso sospechoso. Fue un paciente que llegaba de Italia en un vuelo, fue el primer paciente con sintomatología respiratoria. Era el primer traslado con equipo de emergencia, y como somos unos guerreros de la salud, había que hacerlo. Fuimos protegidos con trajes tek, especial antifluidos para estos casos, completamente cubiertos: casco, lente, mascarilla, gorro y todo el equipo de bioseguridad que se aplica para epidemiología. Un equipo SAMU está compuesto por tres profesionales: un médico que puede ser general, emergenciólogo o médico especialista, con cursos de experiencia en manejo de emergencias en áreas críticas; luego un enfermero emergenciólogo, y un tercer profesional, que se encarga de la ambulancia. Al primer caso sospechoso se le hizo seguimiento y la prueba salió negativa. Luego hubo más casos sospechosos y los seguimos trasladando. Nos hemos instalado en el grupo 8, cerca del aeropuerto y esta semana hemos trasladado a varios casos positivos. Incluso hemos trasladado a parientes del caso cero, positivo para Covid-19. Tenemos turnos de 24 horas con cinco grupos ocupacionales, alertas ante cualquier tipo de sospecha o traslado de pacientes positivos. Cada vez que salgo de mi casa, tengo temor, como todos, porque somos jefes de familia, no nos sentimos héroes pero no podemos quedarnos en casa, tenemos que combatir al virus. Hay temor pero está nuestro equipo de seguridad y la fe que tenemos de que estamos haciendo el bien. La gente debe escuchar y seguir atentamente lo que dice el presidente sobre la cuarentena. Si nos quedamos en casa, como dijo un médico en Madrid, se puede evitar el contagio de hasta mil personas.

“La vocación te da fuerza”

Silvia Zegarra Enfermera emergencióloga

Entré hace dos años y medio al SAMU, soy enfermera con especialidad de emergencia y pediatría. Siempre quise trabajar en una ambulancia y ayudar a la gente. En el SAMU tuve experiencias de todo tipo, casos dramáticos, trágicos, accidentes de tránsito. Y ahora por el Covid-19 he tenido que trasladar a dos pacientes confirmados y a varios sospechosos. También he conocido al paciente cero. Mi primer contacto con un paciente positivo fue difícil, una cosa es que te digan que es un posible caso, a que te digan que es un paciente confirmado. Lo que te da fuerzas es la vocación que tienes, te hace querer que esto termine y que las personas sean responsables y se queden El 1-1-3 funciona hace 2 años, pero ahora está dedicado al tema del coronavirus. Cuando alguien llama y nos dice, por ejemplo, “buenos días, quiero descartar si soy sospechoso de corona virus...”, preguntamos si tiene antecedentes de haber viajado a países con transmisión comunitaria, si ha estado en Asia, Europa o Estados Unidos. Si ha tenido contacto con un paciente confirmado de coronavirus, y si tiene síntomas. De acuerdo a ello, con los antecedentes de si ha viajado o no, tomamos sus datos, dirección, DNI, quienes viven en la casa, si hay adultos mayores o enfermos que pudieran complicarse, se llena una ficha y la mandamos al CDC, el Centro Nacional de Epidemiología y Control de Enfermedades, ellos hacen otro chequeo, confirman en casa. Nuestra ambulancia es una unidad especializada para Covid-19, trasladamos solo pacientes confirmados e inestables. Hace dos semanas trasladamos a pacientes sospechosos, pero ahora solo trasladamos casos confirmados de su domicilio al hospital. Para trasladar a un paciente usamos un traje especial, un traje blanco con líneas (que usan en todo el mundo). Luego de cada traslado hacemos la desinfección en el hospital, los trajes, la unidad, nosotros. Y seguimos operativos. Trabajamos 24 horas y descansamos cuatro días. No siento temor por mí sino por mi familia: tengo una mamá que es adulta mayor y sobrinos pequeños. Pero eso también me da fortaleza para tener cuidado, porque me esperan en casa. Tengo diez años de experiencia, al comienzo una es intrépida, pero la experiencia te da serenidad y cuidado. La vocación de mi equipo es grande y admiro su capacidad de acción a pesar del temor lógico que siempre hay, su capacidad de empatía y las ganas de que esto acabe. Poder dar un granito de arena siempre es gratificante al final del día.

“Llegan miles de llamadas”

Roberto Ortega Médico de la línea 1-1-3

El 1-1-3 funciona hace 2 años, pero ahora está dedicado al tema del coronavirus. Cuando alguien llama y nos dice, por ejemplo, “buenos días, quiero descartar si soy sospechoso de corona virus...”, preguntamos si tiene antecedentes de haber viajado a países con transmisión comunitaria, si ha estado en Asia, Europa o Estados Unidos. Si ha tenido contacto con un paciente confirmado de coronavirus, y si tiene síntomas. De acuerdo a ello, con los antecedentes de si ha viajado o no, tomamos sus datos, dirección, DNI, quienes viven en la casa, si hay adultos mayores o enfermos que pudieran complicarse, se llena una ficha y la mandamos al CDC, el Centro Nacional de Epidemiología y Control de Enfermedades, ellos hacen otro chequeo, confirman en casa. Nuestra ambulancia es una unidad especializada para Covid-19, trasladamos solo pacientes confirmados e inestables. Hace dos semanas trasladamos a pacientes sospechosos, pero ahora solo trasladamos casos confirmados de su domicilio al hospital. Para trasladar a un paciente usamos un traje especial, un traje blanco con líneas (que usan en todo el mundo). Luego de cada traslado hacemos la desinfección en el hospital, los trajes, la unidad, nosotros. Y seguimos operativos. Trabajamos 24 horas y descansamos cuatro días. No siento temor por mí sino por mi familia: tengo una mamá que es adulta mayor y sobrinos pequeños. Pero eso también me da fortaleza para tener cuidado, porque me esperan en casa. Tengo diez años de experiencia, al comienzo una es intrépida, pero la experiencia te da serenidad y cuidado. La vocación de mi equipo es grande y admiro su capacidad de acción a pesar del temor lógico que siempre hay, su capacidad de empatía y las ganas de que esto acabe. Poder dar un granito de arena siempre es gratificante al final del día. y van. También hemos capacitado a otras centrales de apoyo del Ministerio del Interior, del ministerio de Educación, Sunat, etc. Estamos capacitando a muchas centrales. Yo en cinco horas hago cien atenciones. Estamos a full. He atendido varios casos sospechosos, varios de ellos llegados de países con trasmisión comunitaria. Le explicamos al paciente, usted es sospechoso, tiene que estar en cuarentena durante 14 días, aislado, cubiertos para usted solo, ventilar ambiente, con uso de mascarilla. Si el paciente tiene síntomas leves, puede esperar a que vayan a tomarle la muestra. Si tiene dificultad respiratoria, se ahoga, puede tener ya una neumonía, son síntomas de alarma y puede ir una ambulancia. Mi especialidad es medicina familiar y comunitaria. Hacemos turnos de doce horas. De siete a siete. Llegan miles de llamadas. Nosotros cortamos y atendemos, cortamos y atendemos. Hay un portal habilitado del Minsa que es www.gob.pe/coronavirus. Ahí hay un cuestionario de descarte del coronavirus, con varias preguntas. Puede ayudar a que no se recargue la línea 1-1-3, ahí hay mucha información a la que se puede acceder.

Video Recomendado

Lazy loaded component