Lazy loaded image

Brechas que no se cierran

El informe Perú, Brechas de Género 2019, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), señala que las diferencias entre hombres y mujeres en el Perú, en distintos ámbitos, aun son considerables. ¿Sabía, por ejemplo, que en zonas rurales, el 41% de mujeres no tiene ingresos? Hay más cifras sorprendentes.

Raúl Mendoza
10 Mar 2020 | 12:43 h

En las elecciones municipales de 2018 en el Perú solo 81 mujeres fueron elegidas como alcaldesas (4.32%), frente a 1,793 alcaldes varones (95.68%). Una cifra para el asombro si consideramos que el número de mujeres en el Perú supera los quince millones y constituye más de la mitad de la población peruana. La situación se hace más llamativa si consideramos que actualmente no hay ninguna mujer a cargo de un gobierno regional.

Los datos aparecen en el informe Perú, Brechas de Género 2019, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). “En el país no existe una masa crítica de mujeres en los cargos más altos del poder local. Lo que muestra las dificultades que existen para generar condiciones que favorezcan una mayor participación de las mujeres en el ámbito gubernamental donde se toman las decisiones y se manejan los recursos locales”, dice el documento.

Mientras la presencia de mujeres en los gabinetes ministeriales depende de la decisión presidencial, por lo que no hay una constante, la participación femenina en el Parlamento ha aumentado, aunque no lo suficiente, en los últimos veinte años. Se ha pasado de un 20%, en el Congreso 2000-2001, a un 28.5% en el Congreso disuelto por el presidente Martín Vizcarra en setiembre de 2019.

La congresista Indira Huilca señala que eso se ha debido a que en los últimos veinte años hemos tenido una ‘ley de cuotas’ que establecía que por lo menos el 30% de la lista debía estar integrado por mujeres.

“Digamos que el efecto de esa ley es que después de 20 años recién estamos llegando al porcentaje mínimo que se buscaba. Eso te dice cuánto hacen falta mecanismos afirmativos para que las mujeres tengan espacio en las listas de candidatos y sean electas. Y necesitamos mecanismos aún más efectivos para lograr que la representación sea paritaria”, explica.

También señala que en ámbitos como el nacional, las cifras sobre participación de mujeres en la política son ridículas.

“Un 5% de mujeres alcaldesas electas en el país, en el siglo XXI, no habla de que a las mujeres no les interesa participar ni que no les guste la política, lo que nos dice es que la oferta de candidaturas es mínima. Eso va ligado a la necesidad de que haya democracia interna en los partidos. Mientras no haya esos mecanismos, la participación de las mujeres va a estar mediada por su cercanía al líder del partido o cuánta plata tiene para hacer campaña u otros factores que no tienen que ver con sus méritos”, apunta.

Ingresos fantasma

El documento de INEI también trae un dato revelador en el capítulo de ingresos entre hombres y mujeres: en el Perú, al año 2018, el 29% de las mujeres de 14 y más años de edad no tienen ingresos propios. Esta cifra aumenta entre las mujeres del área rural, donde el 41% de ellas no tienen ingresos. En cuanto a los hombres, solo el 12% -una cifra muy inferior- no tenía ingresos. ¿A qué se debe eso? ¿Cuáles son los factores?

La economista Jazmina Bjeletic, gerente de estrategia de clientes de Financiera Confianza, da respuestas: entre las razones está la maternidad y el que las mujeres son las que más trabajan en el hogar. Hay diferencias muy marcadas en el tiempo que invierte la mujer en el hogar que un hombre.

“El problema se acentúa por la brecha que también existe en cuanto a educación entre mujeres y hombres. Solo un 22% de niñas en zonas rurales asisten al colegio. Y solo un 35% de ellas termina el colegio. Por eso la brecha se hace más grande en zonas rurales”, comenta.

En todas las regiones, la proporción de mujeres sin ingresos propios es superior a la de los hombres. Es casi de tres veces en el departamento de San Martín, Apurímac, Amazonas, Cajamarca y Huancavelica. En los demás departamentos -a excepción de Puno- la proporción de mujeres sin ingresos propios es más del doble que el registrado en hombres. "Las regiones donde hay mayor diferencia de ingresos, son las regiones más pobres o más rurales. El machismo también es un factor para que esto ocurra. Y también hay estas diferencias tan marcadas en departamentos que no son tan pobres pero que tienen un fuerte componente de actividad minera.

Ahí los hombres ganan mucho más que las mujeres", dice.

La ejecutiva señala que las brechas salariales a favor de los hombres todavía están muy marcadas en el Perú y somos uno de los países de la región más rezagados en el tema. En el Perú, las mujeres ganan entre el 70 y el 74% de lo que ganan sus pares varones.

“Un punto central para cerrar esa brecha es la educación y en ese sentido se ha avanzado. Y otro punto que va a ayudar a que esto se cierre es que la inclusión de mujeres al sistema financiero se ha incrementado. Nosotros somos una microfinanciera que tiene más porcentaje de clientes mujeres que hombres. Por información recogida de ellos sabemos que con el apoyo privado, su situación mejora en dos años en un 33%”, explica Bjeletic.

No poder leer

La educación es clave para la igualdad de género. “Al año 2018, el analfabetismo afecta al 8,3% de las peruanas de 15 y más años de edad, cifra superior en casi tres veces a la de los hombres (2,9%), lo que indica la persistencia de la brecha”, dice el documento del INEI.

Esta cifra se profundiza en el segmento de las mujeres adultas mayores: el 25% de todo este universo -de 60 años a más- son analfabetas. En el caso de los hombres adultos mayores la tasa de analfabetismo alcanza el 7,2%, tres veces menos.

“En el Perú, se ha avanzado [...] hacia la paridad entre mujeres y hombres en lo que concierne al acceso a la educación, así lo demuestran las estadísticas educacionales. [...] Persisten en el país obstáculos que impiden la realización plena del derecho humano a la educación para las mujeres, que va mucho más allá del acceso. Entre los mismos, se cuentan el trabajo infantil (en especial el trabajo en el hogar), matrimonios tempranos, embarazos precoces, la situación de pobreza, entre otras causas”, comenta el INEI.

El analfabetismo también afecta a las mujeres que tienen como lengua materna una lengua nativa. En espacios rurales, el analfabetismo en este segmento llega a alcanzar el 33% en las mujeres, por un 9% de los hombres. La región con mayor tasa de analfabetismo es Apurímac: 22% de mujeres no saben leer, mientras que entre los hombres llegan a 5.9%.

El documento Perú, Brechas de Género 2019, tiene 572 páginas de información, cifras y cuadros estadísticos. Es la radiografia más detallada de las diferencias entre hombres y mujeres que todavía existen en el Perú. Lo que deja en claro es que, aunque hay algunos avances, aun estamos muy lejos de ser una una sociedad igualitaria. Las brechas de género todavía tardarán en cerrarse.

Video Recomendado

Lazy loaded component