¿Quién es el Joker?

El villano más importante de los cómics de Batman llega al cine encarnado por el actor Joaquin Phoenix. ¿Cuál es la historia del personaje en las viñetas?

Viñeta de The Killing Joke, una de las historietas que cuenta el origen del villano.

Viñeta de The Killing Joke, una de las historietas que cuenta el origen del villano.

Emilio Camacho
16 09 2019 | 17:43h

En época de ‘codinomes’ o alias, los superhéroes tienen mucho que decir. Mantener identidades secretas es parte esencial de su trabajo, aunque a veces aquello sea un poco ridículo. Superman se puso lentes y se hizo llamar Clark Kent. Cuando no reparte patadas a sus enemigos, Batman lo pasa bomba en cocteles y fiestas nocturnas bajo el nombre de Bruce Wayne. Aquaman es el soberano de los sietes mares, pero en tierra es Arthur Curry, hijo del encargado de un faro costero.

Con los supervillanos pasa lo mismo. La excepción a la regla es Lex Luthor. El genio, magnate e inventor nunca ocultó su calva con una máscara o cosa parecida. Pero todos los demás prefieren la discreción. Actúan como usuarios de Tinder, nadie usa su nombre real, aunque tarde o temprano terminan revelándolo.

El que se ha mantenido firme con eso de ser un anónimo conocido es el Joker, el payaso homicida más célebre de las historietas de DC Comics. Nadie sabe su nombre. Ni siquiera su principal enemigo: Batman.

Creado en abril de 1940 por Bill Finger, Bob Kane y Jerry Robinson, el villano hizo su primera aparición con el look que ha mantenido hasta hoy: pelo verde, piel blanca, labios color carmesí y una sonrisa macabra. Su debut estuvo a la altura de su leyenda: mató a cuatro personajes ficticios, desafió las habilidades detectivescas del murciélago y, aunque mal herido, logró escapar. Pero del origen o de su nombre no hubo nada.

Once años después, en el número 168 de Detective Comics, de 1951, los lectores recién podrían conocer algo del que para entonces ya era el enemigo más importante de Batman. El mismo villano reveló que, antes de convertirse en el Joker, trabajaba como ayudante en un laboratorio químico. Hasta que decidió robar un millón de dólares bajo la identidad de Capucha Roja (Red Hood), un ladrón enmascarado bastante mediocre. Tras enfrentarse a Batman y Robin, cayó a una piscina de desechos tóxicos y su cuerpo sufrió cambios drásticos. Su piel se puso blanca, el pelo mutó al verde que todos conocemos, y su cordura se quebró. Había nacido el “Príncipe payaso del crimen”. Pero algo faltaba en esa historia. No había un nombre. Ni familia. El personaje seguía siendo un misterio. Un caso irresuelto en la lista de pendientes de Batman.

Hasta 1988. El año que el Papa hizo su segunda visita al Perú y en el que el primer gobierno aprista llevó la inflación a la estratósfera, los británicos Brian Bolland (dibujos) y Alan Moore (guión) contaron la historia más importante del personaje: La broma asesina (The killing joke). En esencia, ese cómic no nació como un origen del Joker. Era una exploración a la extraña relación entre Batman y su némesis. De hecho, la historia termina con ambos riendo bajo la lluvia, en una de las escenas más inusuales de la pareja de adversarios. Pero antes de llegar a ese punto culminante, Alan Moore trató de darle un motivo al payaso asesino. ¿Qué lo había convertido en el Joker? Sí, un baño de residuos químicos le dio su extraña apariencia. Pero lo que lo convirtió en villano fue el rechazo. El Joker de Moore había sido un gris comediante, lleno de deudas, casado, y con un hijo por nacer. Ante su situación apremiante y la posterior muerte de Jeannie, su esposa, se enroló en una carrera criminal como Capucha Roja y enloqueció al sufrir el mismo accidente contado en Detective Comics 168.

Jack Napier

Un año después, en 1989, DC usó por primera vez un nombre para el Joker. En Batman, la película de Tim Burton en la que Jack Nicholson daba vida al príncipe del crimen, fue bautizado como Jack Napier. Pero ese alias nunca entró a la continuidad del personaje en las historietas. En sus 79 años, el villano ha hecho de las suyas sin que nadie supiera su identidad real. Este año, DC ensayará un nuevo nombre. En Joker, la película que protagoniza Joaquin Phoenix, el villano llevará el alias de Arthur Fleck. ¿Será su identidad definitiva o una nueva broma del payaso homicida?


Video Recomendado