Microblading

La nueva tendencia en micropigmentación para tener cejas siempre perfectas.

 

 

Redacción LR

Domingo, 16 de Septiembre del 2018

El microblading es una técnica de tatuado semipermanente para dar una forma especial a nuestras cejas. Consiste en ir dibujando una a una, y de manera muy minuciosa, líneas que simulan ser pelos. A diferencia del difuminado u otros métodos de delineado, este novedoso procedimiento tiene como resultado cejas de apariencia excepcionalmente natural que, además, lucen tupidas, con volumen y bien definidas.

Antes de pasar por el tratamiento es importante tener en cuenta lo siguiente:

1. Elige un especialista y un lugar adecuados. Quien vaya a aplicarte el microblading debe contar con experiencia comprobada, pues no querrás un acabado poco profesional o con el que no te sientas a gusto. Es importante que esa persona cuente con condiciones de higiene y asepsia óptimas.

2. Asegúrate de optar por el diseño correcto. Es mejor si dejas que lo proponga el especialista. Pídele al menos tres pruebas de trazo en tu rostro para poder elegir con seguridad. Tómate fotos con cada prueba y luego realiza un lifting de pigmento. Luego compáralas y decídete por la que más te guste. Recuerda que el resultado será poco modificable durante al menos un año.

3. Atiende los cuidados inmediatos. En los días posteriores al tatuado, usa cremas con SPF para proteger tus cejas del sol. Además, cúbrelas con vaselina varias veces al día durante una semana, mantenlas secas, evita frotarlas con toallas o algodones y no les apliques productos cosméticos que puedan deteriorar el pigmento. Dependiendo de tu tipo de piel o tus características particulares, es posible que recibas algunas otras recomendaciones del tatuador.

Antes de aplicar el “tatuaje pelo por pelo”, es necesario realizar un test que garantice que el tratamiento no produce reacciones alérgicas sobre nuestra piel. Es algo rutinario, una cuestión de salud y seguridad, que es siempre recomendable. Por otro lado, los expertos de la piel indican que, si sufres de diabetes, tomas medicamentos anticoagulantes, presentas algún tipo de alergia o tienes antecedentes de queloides, es mejor que no te sometas al tratamiento. 

Te puede interesar

Nuestras portadas