Cómic

Mujeres que hablan en viñetas

Ni superhéroes ni mujeres despampanantes, estas ilustradoras rompen con la idea que tenemos del cómic. Ale Torres y Ana Paula Machuca le dan voz a las mujeres en sus historias. Su trabajo espera ser impreso vía crowfunding.

Juana Gallegos

Lunes, 13 de Agosto del 2018

Una mujer unicornio está enamorada de un hombre caballo. Lo desea, se desean. Son amantes ocasionales. En una de sus citas, el caballo le dice a la unicornio: "Cualquier otro sería muy feliz contigo… eres espectacular", con esta frase la rechaza sutilmente y la hermosa unicornio, que no se da cuenta que es una yegua muy especial, pues es un ser mágico, ¡es un unicornio!, piensa deprimida: "Sí, ya escuché eso antes, pero yo sí te quiero querer", y tiempo después, y con el corazón en la mano, persiste en el error y vuelve a salir con el caballo aunque él no la quiera a ella.

Esta es una de las escenas de la historieta La cita de la ilustradora trujillana Ale Torres (40), y describe un lugar común en la vida sentimental de muchas mujeres.

"¿Cuántas veces hemos caído en relaciones tóxicas con hombres que no nos quieren?", se pregunta Ale.

La unicornio es su personaje emblema y representa a aquella mujer que no se da cuenta de lo especial que es y que insiste en el desafecto.

Ale dice que no la creó con intención de aleccionar a las mujeres a quererse más. No era consciente del feminismo en ese entonces, ni siquiera había notado que su entorno, el de los historietistas, estaba poblado en mayoría por dibujantes hombres y que eran ellos los que ponían voz a los personajes femeninos.

"Al comienzo, yo quería agradar. Pensaba que al dibujar historias sobre mujeres podrían etiquetarme como una dibujante de 'cosas de mujercitas', pero finalmente me incliné por hacer un producto honesto y contar en mis historietas sobre lo que sé, y lo que sé parte de mi experiencia como mujer", confiesa esta graduada de la Escuela de Bellas de Artes de Trujillo.

Así es que hizo a las mujeres y sus dilemas cotidianos protagonistas de sus historietas como la de la unicornio.

Y es que en el mundillo del cómic no solo hay lugar para hombres encapuchados que luchan por la justicia, también hay lugar para las historias de la vida misma.

¿Historias mínimas?

Pictorama es un proyecto editorial independiente que publica solo cómics de autor, (entiéndase como tal a la producción de historias muy personales). Y este año le puso el ojo al trabajo de tres ilustradoras locales: La cita de Ale Torres, Un día de la piurana Ana Paula Machuca y Espacios de la arequipeña Leila Arenas.

No lo hizo por cumplir con la cuota de género, es decir, incluir a mujeres entre sus historietistas solo porque lo son, sino porque realmente son buenas, y porque ya es hora de que a las mujeres se les represente de otra forma en la producción del cómic nacional.

Desde la chica sexy con los pezones al aire que acompaña al perro Lito [creación de David Galliquio], hasta la chica incongruente y tonta que hace rabiar al autosuficiente Hombre que no se hacía dramas [de Jesús Cossio], Ale Torres y Ana Paula Machuca hacen un recuento del estereotipo de la mujer que se ve en el trabajo de sus colegas varones.

Pero no es una queja. Con sus ilustraciones, dicen, están haciendo que las mujeres hablen en el papel al fin, o, lo que es mejor, nos están haciendo ver el mundo desde sus ojos.

En Un día, por ejemplo, Machuca, narra el amanecer de una joven que desvelada y ansiosa sobre su futuro, sale a caminar a la calle de madrugada y relata su encuentro con personajes del paisaje cotidiano: el microbusero, el panadero, la vendedora de hierbas. La historieta, narrada con delicadeza y en tono melancólico, es un conjunto de postales de Trujillo, su ciudad adoptiva.

Ana Paula (24) dice que solo una vez sintió que su trabajo fue menospreciado por ser mujer: "Un profesor me dijo que 'dibujaba como mujercita', y en ese momento me cuestioné, pensé que mi trabajo estaba mal", dice.

Tanto Ana Paula como Ale Torres reconocen que para abrirse paso en el circuito del cómic tuvieron que hacer un doble esfuerzo.

"Si eres mujer y quieres que te reconozcan, no tienes que demostrar que eres buena, tienes que ser genial. Ahora ya no intento demostrar nada, dibujo y punto", dice Torres.

El trabajo de estas artistas podrá imprimirse si es que logran reunir la cuota del crowdfunding, el financiamiento colectivo que figura en la página www.edicionespictorama.com. Eche un vistazo.

Te puede interesar

Nuestras portadas