El desplome y las mentiras en la red

Redacción LR

Domingo, 12 de Agosto del 2018

#Encuestas. ¿Cómo se licúan 27 puntos de aprobación en las encuestas en 13 meses? ¿Cómo pasó la excandidata Keiko Fujimori de tener 41% de aprobación en los sondeos de Datum, en julio del año pasado, a 14% de respaldo esta semana? Sí, uno puede decir que mucho tiene que ver la pobrísima actuación de su grupo parlamentario, ese al que la excandidata llama "la principal fuerza democrática del país". ¿Pero es todo? Para tratar de explicar esto hay que seguir la cronología no del respaldo sino de la desaprobación de Keiko Fujimori. El rechazo a la lideresa de Fuerza Popular creció significativamente (12 puntos), entre noviembre de 2017 y enero de este año, cuando se concedió el indulto a su padre Alberto Fujimori. Su desaprobación creció otros 7 puntos entre febrero y abril de este año, cuando Jorge Barata confirmó aportes de Odebrecht a la campaña de Fuerza Popular en el 2011 y Pedro Pablo Kuczynski renunció a la presidencia del país. En los últimos tres meses, la pública pelea con su hermano Kenji, que terminó con la suspensión de este, las movilizaciones de la ciudadanía en contra de la corrupción, y la aparición de una "Señora K" (a la que el 77 de encuestados identifica como Keiko Fujimori) en los audios que implican a magistrados en actos irregulares sumaron otros 8 puntos al rechazo que ya tenía la excandidata. El periodista Juan Carlos Tafur sostiene que los devaneos del fujimorismo frente al referéndum planteado por el presidente Martín Vizcarra podrían restarle todavía más respaldo. El músculo que exhibía orgulloso el fujimorismo parece ahora lleno de esteroides.

 

#Xenofobia. ¿Somos una sociedad xenofóbica? ¿Cómo hemos llegado al punto en el que compartimos cualquier información referida a los venezolanos que arriban al Perú sin confirmarla? ¿Cómo hemos podido creer mentiras tan evidentes como que el gobierno le dará medio pasaje a los vecinos que escapan del gobierno de Nicolás Maduro y llegan a Lima? En esta edición, dos sociólogos, una psicóloga, una comunicadora, un laboralista y un experto en materia electoral tratan de responder estas interrogantes.

Te puede interesar

Nuestras portadas