Perfil

Diego Olórtegui, un peruano en el universo Marvel

La película Infinity War, de Marvel Studios, es un éxito mundial. Diego Olórtegui es un peruano que conoce al dedillo a los personajes de esta saga: su trabajo consiste en dibujar sus aventuras.


Raúl Mendoza

Domingo, 29 de Abril del 2018

Un cazatalentos de Marvel vio su trabajo en una página donde ilustradores y artistas de todo el mundo muestran sus obras y no dudó en contactarlo. "He visto tus trabajos y me ha encantado tu estilo. Es muy dinámico y nos gustaría que hagas una prueba para nosotros", le escribió. Esa fue la primera comunicación del dibujante peruano Diego Olórtegui con la más grande corporación de cómics del mundo.

Era el año 2015. Él quedó sorprendido y emocionado. Por supuesto que aceptó. Le mandaron un guion de cuatro páginas con una historia de The X-Men. "Tenía que hacerla para que ellos vieran mi estilo y la narración gráfica de esas páginas". Les gustó. Y poco después le enviaron un segundo guion con una historia de Starlord, líder de los Guardianes de la Galaxia, en una pelea contra Thanos, uno de los mayores villanos del universo Marvel.

Diego les envió ese segundo encargo y unas semanas después –coincidentemente el día de su cumpleaños– lo contactaron ofreciéndole su primer trabajo oficial para ellos. Esta vez dibujó las páginas interiores de A year of Marvels: The Incredible N° 3, una historia sobre Iron Man y Nova publicada el 2016. Fue lo primero que hizo para ellos. Desde entonces no ha parado. Ha tenido entre manos varias historias más: Slapstick, Ms. Marvel, She Hulk, entre otros personajes.

"Con Slapstick, un personaje creado el 92, querían hacer un relanzamiento. Me ofrecieron hacer una serie de seis números y fue un cómic para formato impreso y digital. Usualmente uno trabaja todos los dibujos de una página en un mismo plano, pero aquí tenía que trabajar cada uno por separado porque iba a tener forma interactiva. Trabajé casi un año en eso", cuenta. Su trabajo le gusta pero es súper exigente: entre encargo y encargo apenas se toma un descanso de una o dos semanas.

 

Dibujante precoz

 

Cuenta Diego, sentado en la sala de su casa, que los dibujos animados le gustaron desde muy chico. "De niño descubrí en los años 90 las series animadas de Batman, Spiderman, La Liga de la Justicia Ilimitada y otros programas que me inspiraron". Su primer cómic se lo compró su papá para que no se aburriera en un viaje. Se llamaba Doom Patrol (La patrulla condenada). Era de DC Cómics y tenía ilustraciones muy detalladas. No se aburrió para nada.

El dibujo se le dio casi en paralelo. Su hermano mayor le enseñó los primeros trucos para hacer sus primeros monigotes con bolitas y palitos, y después ya empezó a dibujar con notable talento. Ya desde los primeros años del colegio los compañeros y maestros se quedaban sorprendidos con sus dibujos. "Él tiene que estudiar en Bellas Artes" o "tienen que cuidar su mano izquierda", le decían los profesores a su mamá muy en serio. Él dibuja con la izquierda.

Diego es básicamente un autodidacta. "Nunca he tenido un aprendizaje formal, no estudié en Bellas Artes o en un instituto para aprender a dibujar. Todo ocurrió desde chico: prendía la televisión, veía Thundercats y los dibujaba, veía Transformers y los dibujaba. Y así: Batman, Spiderman, X-Men. Desde muy chico empecé a desarrollar un estilo propio", cuenta.

Aunque desde el colegio ya ganaba los concursos de dibujo, cuando salió de allí Diego no se acercó al circuito de dibujantes de cómics, no participó en fanzines de ilustración, ni publicó en ninguna revista. Era un adolescente que todavía no estaba seguro sobre lo que quería hacer. Eso sí, ya hacía sus propias historias sobre personajes de Marvel o DC, o de animes japoneses. Por esas épocas se puso a estudiar animación 3D porque estaba vinculado a lo que le gustaba.

"En un principio iba a estudiar arquitectura pero opté por lo del 3D. Así pasé a producciones más elaboradas de comerciales, pero me aburrí y me pasé a publicidad. Ahí también me aburrí porque no me llenaba: creo que con esa infancia de ver cosas tan emocionantes en los cómics, hacer un comercial de detergente o de una tienda por departamentos no me parecía emocionante para nada", dice.

Entonces renunció a su trabajo y comenzó a hacer ilustraciones de superhéroes de DC, de Marvel, a dibujar páginas de manera más profesional, según los formatos que usan las grandes casas editoras. También buscó ponerse en contacto con guionistas de afuera o gente interesada en producir historias para ofrecer a editoriales importantes. Mientras tanto, colgó varias de sus obras en Devianart, un portal donde artistas de todo el mundo muestran su trabajo. Era el 2015. Fue entonces que recibió el e-mail de Marvel.

 

Mundo infinito

 

En los dos últimos años, Diego se ha encargado de ilustrar historias de personajes importantes del universo Marvel. Aparte de la serie de seis números de Slapstick, también ha trabajado una historia sobre Giant Man en Secret Empire, Brave New World #1. Luego ha participado en Ms. Marvel 23-25. Esta heroína apareció por primera vez con el nombre de Kamala Khan el 2013 y es el primer personaje musulmán de Marvel. Tiene su propia serie desde el 2014.

Olórtegui también ha ilustrado She Hulk 163 y su último trabajo, vinculado al estreno de la película Infinity War en todos los cines del mundo, es sobre la Capitana Marvel. "Cuando salió, por ejemplo, la película Civil War, dentro del universo de los cómics se lanzó un evento que es Civil War 2, que sirve para contar más historias y también como impulso para la película. Ahora que se ha estrenado Infinity War, sale otro evento en cómic que se llama Infinity Countdown y yo me encargo de Capitana Marvel Infinity Countdown", explica. No es poca cosa: el personaje tiene importancia en la saga de Infinity War, la película. El cómic saldrá el 31 de mayo.

Diego es hoy el único artista peruano del cómic que trabaja para Marvel y uno de los que ha llegado más lejos. En el Perú ha acompañado algunos proyectos pero no puede comprometerse mucho porque su vínculo con Marvel absorbe su tiempo. Él dibuja y entinta las historias que le encargan. "Yo les envío la versión final. Otro artista se encarga de darle el color, y otro más de la portada", cuenta. Hasta ahora ha hecho dos portadas para una serie de Star Wars, pedidas por Marvel y supervisadas por Lucas Films.

Cuando recibe un encargo, dependiendo de la urgencia, trabaja de 9 de la mañana hasta la 1 de la mañana, de lunes a domingo. "Eso no me deja mucho tiempo, pero tengo algunos amigos en el medio de los cómics", cuenta. Justamente el 6 de mayo se presentará en el Festival por el Día del Cómic en el Campo de Marte. Más allá de Marvel tiene un proyecto personal desde hace dos años junto a Trevor Talbot, un guionista amigo: Datura, un comic de sci-fi sobre una joven cazarrecompensas.

"Diego, ¿cómo definirías tu estilo?". "Está influenciado por artistas que me gustan y lo veo como muy expresivo, súper dinámico, fluctuando entre el realismo y el cartoon", dice. Entre los dibujantes que lo han influenciado están John Romita Jr. (que trabajó con Marvel y hoy en DC), Ryan Ottley (el creador de Invincible) o Sean Gordon Murphi (famoso por sus trabajos en blanco y negro). "Me gustan los que trabajan, como yo, a la manera tradicional: a lápiz, con tintas, la plumilla, el papel y todo eso".


Te puede interesar


Nuestras portadas